Llamamos a la Comunidad Nacional a Pronunciarse y Exigir un Plan Nacional de Vacunación Eficiente

Basta de Mentiras e Improvisación: Denunciamos el manejo irresponsable de la Pandemia por el Gobierno Nacional

BASTA DE MENTIRAS E IMPROVISACIÓN

DENUNCIAMOS EL MANEJO IRRESPONSABLE DE LA PANDEMIA

POR EL GOBIERNO NACIONAL

 

LLAMAMOS A LA COMUNIDAD NACIONAL A PRONUNCIARSE

Y EXIGIR UN PLAN NACIONAL DE VACUNACIÓN EFICIENTE

---------------------------------------------------------------------------------------------------

Estamos conscientes de la gravedad de la pandemia que azota al mundo desde hace más de año y medio y ha producido millones de afectados. En Venezuela, las cifras oficiales señalan que para el 11 de julio se habían reportado 283 mil personas enfermas, con más de tres mil doscientos fallecidos. Diversas fuentes científicas, académicas y populares han señalado la poca confiabilidad de esas cifras. La realidad es mucho mayor, todos conocemos multitud de personas que han enfermado y muerto de COVID y que nunca han aparecido en los reportes oficiales. Ese subregistro de casos y muertes viene acompañado de una política informativa que oculta la realidad, y trata de sacar provecho político a la epidemia. Venezuela y el mundo han sido testigos de los shows mediáticos en los cuales el presidente Maduro ha anunciado una molécula que mata al coronavirus, unas góticas milagrosas que lo curan, un esquema de cuarentena que combina una semana de rigidez y una flexibilidad sin ninguna base científica, y los múltiples anuncios que desde noviembre del año pasado pregonan la adquisición de vacunas para desarrollar una masiva campaña de vacunación, que solo se ha expresado en unas pocas vacunas aplicadas muy desordenadamente. Muchas mentiras y manipulación.

En noviembre del 2020, hace ya más de ocho meses el presidente Maduro anunciaba al país la  adquisición de diez millones de vacunas rusas para iniciar una vacunación masiva en el primer trimestre del año 2021[i]. ¿Dónde están esas vacunas? Pareciera que apenas ha llegado un 10 % de ellas, que servirían para colocar la primera dosis a solo un millón de personas, y además hemos sido testigos de que muchas se usaron para vacunar a la elite política y militar dirigente y sus amigos. Son pocas las que han llegado realmente a la mayoría del pueblo.

Todos sabemos que existe un grave problema nacional para la adquisición de las vacunas para enfrentar la pandemia, -pero siendo vacunas rusas y chinas- las que se están aplicando, no basta la tesis del bloqueo y las sanciones para explicar el déficit de vacunas, y el desorden y falta de planificación en la distribución y aplicación de las mismas. La causa fundamental es la improvisación e irresponsabilidad que caracterizan a este gobierno.

Para colmo de males, en Venezuela no se conoce el Plan Nacional de Vacunación. Tampoco se sabe la cantidad de vacunas aplicadas, pero según estimados nacionales e internacionales, incluida OPS, es de las más bajas del continente, el gobierno miente descaradamente al señalar que se ha vacunado al 11 % de la población[ii]. Si revisamos la página web del Ministerio de Salud da pena, ni una palabra sobre plan de vacunación, ni cifras de vacunados, y lo único que aparece es un penoso llamado a tener paciencia[iii]. Esto es un irrespeto a la población.

Sin duda, uno de los problemas fundamentales en el manejo de la pandemia a nivel nacional, ha sido la ausencia total de información pertinente y adecuada para conocer su dinámica. La información epidemiológica disponible es absolutamente insuficiente. El secuestro de la información epidemiológica de que es objeto Venezuela desde el 2016 es vergonzoso. Además, ya no se informa el número de pruebas diagnósticas que se realizan, sabemos que hay una seria carencia de insumos, pero ocultar la información no es la solución. ES INDISPENSABLE CONTAR CON INFORMACIÓN MÁS PRECISA Y TRANSPARENTE. 

Otro hecho inaceptable es el silencio gubernamental ante el severo impacto de la pandemia en los trabajadores de la salud. Sabemos de cientos de médicos, enfermeras y otros trabajadores de salud que han fallecido de COVID y el silencio gubernamental ante este hecho es abrumador.

ES URGENTE UN PLAN DE VACUNACIÓN INMEDIATO Y MASIVO

Vale señalar, que teniendo Venezuela una población mayor de 15 años de aproximadamente 20 millones de habitantes, se requerirían 28 millones de dosis si queremos inmunizar al 70 % de la población, en la perspectiva de alcanzar una inmunidad poblacional. Sin embargo, las ofertas y ofrecimientos posibles (incluido COVAX) alcanzan sólo a 18 millones de dosis, lo que deja un déficit de 10 millones de vacunas, mientras la epidemia sigue haciendo estragos en la población.

Que es lo que vemos en la realidad: largas colas para vacunarse, parálisis de muchos centros de vacunación por déficit de vacunas, incertidumbre de miles de personas que se colocaron la primera dosis y ahora no saben ni cuándo ni dónde se colocaran la segunda dosis, y sobre todo el desconcierto de millones de personas que desean y necesitan vacunarse y no saben cómo hacerlo. Es dramático saber que muchas muertes pudieran haber sido evitadas, si hubiésemos contado con unas autoridades responsables que hubiesen construido consensuadamente un plan nacional de vacunación.

Otro tema de gran importancia es el anuncio de la utilización de la llamada vacuna cubana ABDALA, que sin poner en duda su posible eficacia, que quedará demostrada cuando cumpla los protocolos internacionales y sea publicada en una revista científica, hay que señalar lo siguiente: Hasta ahora ABDALA es un candidato vacunal, es decir no ha alcanzado los pasos suficientes para llegar a ser considerada vacuna. Pero el gobierno manipula la información al catalogar de vacuna a un producto que no lo es. Y además, muy grave e irresponsable el anuncio del presidente Maduro de que con ese “candidato vacunal” se inmunizará a niños y jóvenes como parte de un plan de regreso a clases en octubre próximo[iv], porque si bien la ABDALA podría recibir su certificación de vacuna, será solo para mayores de 18 años. Los ensayos clínicos para menores de 18 años apenas están en curso y tardaran meses en darse a conocer y eventualmente aprobarse. Por lo tanto el gobierno de nuevo miente y manipula. Lo cual además de inaceptable expresa irresponsabilidad y ligereza.

La situación que hemos descrito es inaceptable y requiere una rectificación del gobierno nacional. La epidemia y la vacunación, y en general la salud y enfermedad de la población no debe ser parte del juego político nacional al que nos tienen acostumbrado. Se requiere una respuesta contundente, que incorpore a todos los sectores de la población. Llamamos a la comunidad nacional, a sus organizaciones sociales y políticas a exigir al gobierno ese cambio, que se traduzca en:

  1. Presentación urgente del Plan Nacional de Vacunación, que sea analizado, discutido y concertado con el país. La vacunación no puede ni debe ser partidizada, debe ser un esfuerzo en el que participen todos los sectores de la vida nacional, y ser visto como parte de la reconstrucción y recuperación del país. Los trabajadores de la salud, las universidades, academias y sociedades científicas, tienen un papel que debe ser reconocido y valorado en ese sentido. En ese plan es indispensable dar una real prioridad a los trabajadores de la salud, que se han visto terriblemente afectados por la pandemia. La vacunación nacional, masiva y gratuita debe comenzar de inmediato.
  1. Transparencia en la información. El Ministerio de Salud debe informar exhaustivamente sobre la vacunación, incluyendo censo de vacunados, centros de vacunación, y además, la información epidemiológica necesaria para comprender la evolución de la pandemia. La información epidemiológica debe ser considerada un bien público indispensable para el análisis de la situación de salud y la toma de decisiones. EXIGIMOS AL GOBIERNO NACIONAL LA PUBLICACIÓN DE LOS BOLETINES EPIDEMIOLÓGICOS en particular los relacionados con la pandemia.

La Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución  y el Grupo de Pensamiento Crítico conscientes del papel que deben jugar en el diseño de una propuesta de reconstrucción nacional, ofrece estas consideraciones al gobierno y al pueblo de Venezuela, con la esperanza de que pueda contribuir a enrumbar las acciones necesarias para combatir la pandemia.

Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución:

Santiago Arconada, Juan García, Edgardo Lander, Roberto López, Gustavo Márquez Marín, Oly Millán, Esteban Mosonyi, Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio.

Grupo de Pensamiento Crítico:

Corteza Agüero, Oscar Feo, Javier Biardeau, Eduardo Calderón, Mariano Crespo, Roberto López, Janis Lazdins, José León, Jesús Puerta, Franco Silvio, Jesús Urbina.

_______________________________

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1344 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas