Porque lo quiso Chávez elegimos a Maduro y ahora qué

Mi percepción sobre nuestra situación actual no está alejada del grueso de los que piensan que el gobierno nacional está braceando en un mar soterrado y que le deja poco margen de maniobra ante el futuro, y sólo es cuestión de tiempo para que la gestión del Estado se vea seriamente afectado por la evidente necesidad de recursos con los que puede hacer que la suerte cambie y se mantenga a su favor. El Covid-19 y la pandemia, así como la conmemoración de los dos siglos de la gesta independentista que puso fin en el siglo XIX al imperio español y su política de dominación sobre sus provincias, a las que le dio un trato de colonias. Fue la mayor derrota en trescientos años que el genio de las dificultades le propinara con el Ejército Libertador que se extendió desde Argentina hasta México. Maduro asumió la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, llevado por los votos de los chavistas, porque fue la última petición en vida del Comandante Presidente, líder indiscutible del proceso de cambios de la revolución cívico militar, que puso fin a los cuarenta años del bipartidismo, pero la canalla, sumisa al nuevo imperio gringo, secundaron la sentencia de venir por Chávez luego de que se encargaran de Saddam Hussein, y Gadafi, y como suele ocurrir, los funcionarios estadounidenses al empeñar la palabra deben cumplirla sine qua non, es su imagen frente a los electores, y no puede mentir y ponerse a hablar paja, como se dice en criollo, y lo cumplieron al pie de la letra, con la sentencia de eliminarlo físicamente, como lo hicieron con los anteriores nombrados. Recordemos un poco de la historia de los EEUU, y contemos cuantos presidentes en el ejercicio de sus mandatos no fueron despachados de este mundo cuando cruzaron la línea de no retorno. El último JFK, del cual, como en el caso de Hugo Chávez, sigue en el fondo del olvido; a rey muerto, rey puesto dice el refrán popular, es decir, en política no hay vacío de poder, automáticamente es llenado y continua el sistema con sus causas y sus efectos, como si se tratara de un fenómeno físico natural.

Así pagan los traidores a las causas populares, la historia es prolífica en casos reiterados, por lo que no debería levantar ronchas en nadie, puesto que el poder no admite obstáculos que traten de impedir su avance, y también sabemos que al combinarse los tres factores determinantes de la real política, Estado, Iglesia y Ejército, lo demás es pan comido, puesto que son los tres factores fundamentales para el control y la dominación desde el poder, del mundo que hemos conocido hasta ahora, y lo continuará siendo, aunque no por mucho tiempo; pues ya se notan las fisuras del entero sistema que se ha sostenido incólume por lo menos desde la última era que acaba de concluir. El ingreso al tercer milenio de la cristiandad, digamos que octavo desde que se instauran los cimientos de la que será Occidente, es inminente que los cambios de paradigma serán de tal perturbación, que conmocionarán como nunca antes, al entero planeta, donde los 8 mil millones de habitantes, cifra a la que llegaremos antes de que se cumpla la hecatombe, a menos que los muchos que somos los que podemos cambiar el curso de colisión, detectemos al verdadero y único enemigo global, y revirtamos el final de nuestra especie humana. sobrevivirán muy pocos, ente ellos los no humanos y los trashumanos. Esto no es que vaya a ocurrir mañana, pero la fecha que propuesta por los pocos que manejan los hilos a su antojo, dan como fecha no más allá del 2050. Nosotros no jugamos en las grandes ligas a nivel de tecnología, pero no es muy diferente para la mayoría de los países como los que Bolívar libertó y con su ejemplo fue inspiración para muchos líderes en el mundo entero que supieron de él y lo estudiaron con ahínco. No en balde finalmente Europa reconoció la valía del hombre de las dificultades, del genio de América del Sur, el faro de luz que se irradió para disipar las sombras del oscurantismo, insuflando de un espíritu de rebeldía a los pobres de este mundo gobernado por ricos, el fenómeno es universal y se mantiene como ayer, a través de la manipulación, el engaño, la bipolaridad antagónica que se muestra como un santo de día, y un demonio en la noche, para dominar a los débiles.

La mayoría está anonadada ante la realidad de los hechos que se confirman a diario, lo que ayer eran sospechas, hoy son verdades del tamaño del Chimborazo, hay poco margen desde donde se pueda maniobrar en asuntos humanos los errores políticos salen caros, y no tardan en salir de sus madrigueras, mostrando sus rabos de paja, sus uñas en el rabo, sus costuras por donde se les ve el bojote por mucho que se tongoneen. Hoy se habla de geopolítica, de geoestrategia, de tácticas y doctrinas aprendidas en las cátedras magistrales de los mejores maestros, entre los más preclaros el propio Simón Bolívar, una enciclopedia que resume a los clásicos, los escolásticos, los renacentistas, los ilustrados, a la modernidad, que deja hecha la más lograda y universal proeza que hombre alguno pudo lograr desde César a Napoleón, y mientras más se lo estudia, más gratas sorpresas nos asombran por su claridad de clarividente, de profeta frente a las tormentas que acicatearon su vida y lo formaron para las miles de batallas que libró en su existencia. Con Carabobo apenas se emprende la batalla de las batallas que libro Bolívar con Bolívar, y siendo aceptado como el único e indiscutible líder de todo el continente americano, para dirigir los destinos que aguardaron trescientos años, en que se preparó el molde del titán que llevará a cabo lo que nadie antes ni después alcanzará a lograr en los anales de la historia de este planeta. El molde y el modelo aún tienen vigencia, pero no hay quien pueda endosarlo, habría que crear un nuevo mundo y empezar de cero.

Dicho esto, me voy a referir a lo más actual de nuestra realidad candente y en pleno desarrollo, tratando de atar cabos y realizar un análisis crítico de la situación que se nos plantea desde las altas esferas del poder, y que dejan muchas preguntas en el aire a partir de la entrevista concedida por el presidente Maduro a Erik Schatzker del canal Bloomberg, en la que insistió que la relación de Venezuela con la sociedad estadounidense es buena, por lo que espera reconstruir los caminos del diálogo, entendimiento y cooperación en su conjunto, y en especial que "Aspiramos reconstruir las relaciones con las elites gobernantes de Washington (…), esperamos algún día recomponer los caminos del diálogo y del entendimiento". Algo que en diplomacia es una señal del tamaño del SOS de un náufrago que se encuentra ya agotado en una pequeña isla rodeada de tiburones, y en la que apenas si cuenta con unas palmeras y más nada. No creo en realidad que sea la situación de Venezuela, pero sí la de un hombre de la política nacional, que declara que espera alguna señal clara por parte de Biden Joe, presidente del enemigo número uno del proceso bolivariano chavista, socialista, revolucionario, antiimperialista. Cómo se entiende entonces que se quiera reconstruir las relaciones de la nación del Socialismo del siglo XXI, y el hegemon de Occidente que se bate a duelo con China, Rusia, Irán, Cuba, y el resto de países del tercer mundo, en medio de la peor y mortífera pandemia como recurso bélico de 5a y 6a generación. Apunta Maduro que "Ya nosotros hemos demostrado que es posible ganar-ganar, lo sabe el sector financiero: los tenedores de bonos, con los cuales tuvimos una relación impecable, (…) mientras no haya sanciones y persecuciones, igual lo saben el sector petrolero, cultural, social y político", pero eso fue antes de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por los gobiernos de EEUU, de Bush Jr., Obama, Trump, y sostiene Joe Biden.

Maduro declaró que Venezuela no está aislada, no entiendo, o es chicha, o es limonada, las cosas no pueden ser y no ser al mismo tiempo; cómo que es eso que es la percepción de la campaña mediática mundial. No es menos cierto que "Venezuela tiene grandes amigos y aliados en el mundo" como lo afirma Nico, quien reflexionó acerca de la necesidad de darle un impulso a la economía nacional a través de la inversión extranjera, calificando de urgente para dinamizar la golpeada economía del país, - por causa del bloqueo – y la persecución a la venta de productos venezolanos en el exterior, por la que se ha visto afectada. Confiesa Maduro que ha permitido que circulen los dólares y que florezcan las empresas privadas, por lo que hace la petición pública directamente a Biden y en su mensaje dice que "Es hora de un acuerdo, insistió Maduro durante la entrevista, y que no cederá si el gobierno de EE.UU. sigue apuntando con una pistola proverbial a su cabeza. Cualquier exigencia de cambios en la política interna es «game over», pues «Nos convertiríamos en una colonia, nos convertiríamos en un protectorado», dice, y que «Ningún país del mundo -ningún país, y menos Venezuela- está dispuesto a arrodillarse y traicionar su legado». Nuestra nación bolivariana tiene grandes lazos de amistad y cooperación en América Latina desde la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América -Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP)-, con África y Asia. Sostiene que el siglo XXI es un mundo del desarrollo de las nuevas potencias, convirtiéndose en un mundo multipolar, donde Venezuela se articula con los polos emergentes, y que "el mundo es más allá de Occidente, occidente debe entender que el mundo es más allá, Estados Unidos debe entender que el mundo ha crecido". Puntualizó que está abierto a reconstruir las relaciones con la élite gobernante de los Estados Unidos y reestablecer el diálogo y respeto. Augura que "Todos los elementos que estamos analizando indican que este año Venezuela regresa a la senda del crecimiento económico... Más temprano que tarde el bolívar volverá a ocupar un papel fuerte y preponderante en la vida económica y comercial del país." Me pregunto, será más de lo mismo o es lo mismo y más, porque la verdad es que el asunto es muy delicado para la Nación.

Por otra parte, está el otro diálogo entre dialogantes de postín, gobierno y oposición, oposición y gobierno, es lo que hemos tenido y con lo que hemos cargado desde 2013. Ahora es el turno de Josep Borrell, Alto Representante de la Política Exterior de la Unión Europea (UE), aprovechando el Foro Diplomático de Antalya en Turquía, en la que sostuvo una reunión con Jorge Arreaza, el ministro de Relaciones Exteriores para un proceso de diálogo político impulsado por el Gobierno y la oposición en Venezuela, y en la que se mencionó el asunto de las relaciones bilaterales UE-Venezuela y la política nacional; ciertamente la única vía en el proceso democrático es el diálogo político, pero el antagonismo es tal que nada está favoreciendo al pueblo que es quien sufre entre los dos polos de poder que se reparten las rentas del país, y nadie rinde cuentas claras, enfrascados en una batalla campal casi con visos de las libradas a propósito de las batallas entre realistas y republicanos, hoy derecha e izquierda, que tampoco dice mucho al respecto, por cuanto a que estos conceptos han perdido vigencia, hoy es el pragmatismo el que se impone en las altas esferas, mientras el pueblo, la mayoría del pueblo está resignado y se deja vapulear por los eufemismos con los que cuentan los políticos para sus discursos desteñidos y sin calor, puro fuego fatuo. El soberano aguanta callado, es paciente, pero es rebelde, y no creemos que tolerará un nuevo paquetazo, que nos llevó a los días nefastos del pasado reciente, que propiciaron que precisamente salieran de sus cuarteles los soldados de la patria a ponerle orden al país que se desmoronaba por una situación de ceguera política, que destruyó la economía nacional, y la corrupción se apropio de las rentas de todos los venezolanos y las venezolanas. Habrá un «resultado negociado» en previsión de las elecciones de noviembre. En tanto que la ONU y sus socios humanitarios pide apoyo para atender a 4,5 millones de personas en Venezuela a través del Plan de Respuesta Humanitaria de 2021que la Organización estiman que se requieren 708,1 millones de dólares en atención de las personas más vulnerables del país, según Jan Harfst, coordinador residente de las NU y Coordinador Humanitario encargado en Venezuela, dice que «El plan busca dar continuidad y ampliar el impacto de la respuesta humanitaria en Venezuela. A lo largo de 2020, alcanzamos a 4,9 millones de personas con algún tipo de asistencia». El ente multilateral pidió a quienes contribuyeron con casi 258 millones de dólares, aportar para este año su apoyo en atención a las necesidades más urgentes, en «un nuevo contexto marcado por la pandemia y de llegar con asistencia a la población más vulnerable, entre la que se encuentran mujeres, niñas, niños y adolescentes».

Con escasas sonrisas y pocos gestos de cortesía a la entrada de Villa la Grange, mansión del siglo XVIII en la orilla sur del lago Leman, en Suiza, se llevó a cabo la Cumbre bilateral de alto nivel entre Putin y Biden, presidentes de Rusia y Estados Unidos. Se dieron la mano y entraron en medio de saludados protocolares, los recibió el presidente Parmelin, y les dio la bienvenida a Ginebra, manifestándole a ambos, al «Señor presidente de la Federación de Rusia, señor presidente de Estados Unidos, en nombre del gobierno suizo, quisiera darles la bienvenida a Ginebra, la ciudad de la paz. El honor y el placer para Suiza es acogerlos para la cumbre, la tradición de buenos oficios promueve el diálogo y el entendimiento mutuo. Deseándoles a ambos un diálogo fructífero en interés de sus países y el mundo. Mis mejores deseos y "adiós". La cumbre bilateral se dio por iniciada flanqueados por Anthony Bliken y Serguéi Lavrov, ministros de Exteriores; Biden expresó a Putin que prefiere estar cara a cara para tratar cuestiones comunes y resolver problemas pendientes porque «Se han acumulado muchas cuestiones en las relaciones ruso-estadounidenses. Espero que nuestro encuentro sea productivo», y el líder ruso le respondió «Señor presidente, quisiera agradecerle su iniciativa de celebrar esta reunión». Se estimaron que los mandatarios discutirían sus asuntos por unas cinco horas de varias rondas. Al culminar no parece que hablen a la prensa por separado donde emitirán los resultados de la cumbre. Los temas: desarme nuclear, conflictos en el ciberespacio, envío de ayuda humanitaria a Siria, reanudación de las relaciones consulares y cambio climático; se espera que lleguen a consensos y acuerdos; otros asuntos, Ucrania, represión en Bielorrusia y el trato hacia la oposición en Rusia. Seguramente habrán tocado la situación de Venezuela, y si habrá un diálogo Maduro Biden.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 933 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franco Orlando

Franco Orlando

Más artículos de este autor