Las ZEE acabaron con la revolución, es hora del desengaño

Una técnica vieja para evitar un dolor es infringir otro equivalente pero en otro lado. Mi tía, cuando nos inyectaba, justo cuando iba a enterrar la aguja nos daba un chicotazo en el brazo para que más o menos olvidáramos del pinchazo. De igual forma, para distraernos de la Ley de ZEE derogan la Ley OHC, y viceversa (dependiendo del punto de vista, si eres obrero petrolero o si eres mano de obra barata, sin más); también deben seguir persiguiendo a Ramírez; Diosdado nos promete "volver a Chávez"; Bobby Cepeda calumnia a Maduro y se forma un escándalo…, y así, por el estilo, habrán todavía muchos más chicotazos, hasta que toque el fin definitivo a la 5ta. República, sin mucho dolor.

Una posible investigación de la Asamblea Nacional sobre el caso Ramírez tendría una doble función: distracción, y apartar, todo lo que se pueda del país, al principal enemigo de la privatización de PDVSA y de las privatizaciones, al principal enemigo político de las "derechas unidas" (incluida la derecha madurista), el único chavista, que queda de los ex ministros, o por lo menos el más resuelto, dispuesto a continuar con el legado socialista de Chávez. Mientras se debate en la asamblea, el tiempo que dure ese show, se irá afinando todo lo relativo a las zonas económicas especiales y la fórmula adecuada para derogar la ley Orgánica de hidrocarburos (LOHC). ¡Las petroleras esperan por eso! Dentro de las garantías que ofrece la Ley de ZEE lo más importante es anular esa ley, no bastaría con suspenderla... Bien, mientras Hermann Escarrá busca la manera de derogar la Ley de Hidrocarburos y violar la constitución (que el mismo pícaro ayudó a redactar), con toda la plasticidad que le otorga su oficio de sofista, mientras tanto, se estaría debatiendo el cómo acabar con Ramírez, en una asamblea nacional "unida", en el consenso de los renegados.

Haciendo eco en una comunidad que ya no sabe qué ni en quién creer, se publica una extraña noticia como si fuera verdad pero con pinta de mentira, que recoge palabras del cantante Bobby Cepeda donde parece que en broma dijo que cobró a maduro 60 mil dólares por cantar en el cumpleaños de Maduro. Ante "la infamia cometida al presidente", la gente se olvida de lo que "dicen por ahí" de las ZEE, de la entrega del país y de sus trabajadores a los capitalistas –también esta "calumnia develada" autoriza moralmente al gobierno seguir asediando a los medios críticos independientes y de la oposición –. Al mismo tiempo, en otro lado, se adelanta, con la oferta de las elecciones, la "descentralización" efectiva del gobierno en feudos, en pequeños Estados y zonas económicas especiales. Mientras nos pasmamos por los chicotazos, nos clavan la aguja de las elecciones regionales, la fórmula para la "paz" de Maduro, la cual esconde una palea de pirañas capitalistas que nos dejarán en el hueso y la destrucción del país.

Luego, según Fernando Saldivia Najul https://www.youtube.com/watch?v=CwQpNDbg5Zw Diosdado Cabello promete en su último programa volver a Chávez… ¡si ganamos las elecciones! ¡Esta ha sido la promesa más hipócrita de todas conocidas de felón alguno, la oferta más desesperada de alguien tan reputado en este gobierno traidor! Como también, nos dice Saldivia, lo hizo Maduro hace unos años (Prensa Presidencial @PresidencialVen; "¡Hay que volver a Chávez! El que recuperó las empresas, el que sembró y forjó la economía social. ¡Este es el modelo nuestro!". 9:39 p. m. · 12 sept. 2017).

Si prometen (y han prometido) "volver a Chávez" es porque admiten que han estado sin él hasta ahora, ¿acaso será muy difícil entender esta lógica, muy clara que se ve expresada en castellano? ¡Hay que decirlo así!, considerando los sensibles que son los maduristas, que sienten que calumnian a sus líderes, hay que andar con cuidado con el corazón de estos hombres.

En este momento los candidatos reclaman descentralización (en Anzoátegui), los gobernadores solicitan sus zonas especiales (en el Zulia); esta tendencia será más fuerte de aquí a las elecciones, las zonas especiales será el gran estimulante para las candidaturas, será la forma madurista de "pacificar" el país, dar a cada quién "según su capital". Seremos una cuarta república (quizás una tercera) pacificada, al estilo del tirano J V Gómez. Y será este el tema de discusión dentro de los "diálogos secretos". Noruega puede reclamar transparencia o que sean televisados los diálogos, ¡puede decir misa!, pero la ley (la ley antibloqueo) permite, ¡obliga! a la confidencialidad, el gobierno no tiene por qué seguir exponiéndose en público, a pesar de que ya nadie les cree, ¡hace rato que el socialismo se vendió por un plato de lentejas! (y para las mayorías esto ha sido literal)

En resumen, estas elecciones serán la gran rebatiña del país, la convocatoria de todos los oportunistas que deseen ir "a la aventura del encuentro seguro con el dorado"; la descentralización del poder, la disolución de la unidad territorial, la fragmentación definitiva de nuestra sociedad y de nuestro territorio, y por razones de fuerza mayor: ¡el billete, "billete Mon, billete", diría el malandro aquel!

El gobierno tiene amaestrada a la juventud del PSUV de tal manera que no puede decir ni pensar otra cosa que antes no se haya escrito en un libreto; en TV se los ve respondiendo preguntas como autómatas. Los adultos no son muy diferentes, es como si en ese partido todo el mundo pensara con libertad pero que al hablar en público se le entumeciera la boca y solo pudieran repetir las palabras de maduro; hay algo que los traiciona (¿qué será?). Mientras el partido de Chávez no sepa distinguir entre lealtad a Chávez y lealtad a Maduro, entre socialismo y ZEE, no sepa optar entre socialismo o barbarie, esclavitud, será una ruina de partido, un conjunto de clientes, una masa de carnetizados (que, curiosamente, como en su mayoría no salen a votar, siempre descubren la farsa: 7 millones de carnetizados y vota un millón y medio, habrá que ver cuántos votan en estas elecciones, de los 8 millones de clientes carnetizados).

Si todavía queda alguien decente en ese partido es tiempo de denunciar el fiasco de la Zonas Económica de miseria y esclavitud, en nombre de Chávez y su partido. Ya lo han hecho algunos pero a distancia del partido, éste dirigido como la santa inquisición, por Maduro y Diosdado.

¡ES TIEMPO DE VOLVER A CHÁVEZ!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 857 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: