Saber es poder



Como venezolano, uno más como Maduro o el Comandante Chávez, asesinado por los traidores del verdadero proceso de cambio revolucionario, y puesto que siempre me he considerado uno solo e íngrimo rebelde de causas perdidas, por ácrata, es decir anarquista libertario y solitario, pero con plena y total libertad de conciencia, que ha contribuido con el pueblo, el país, la nación y principalmente la patria chica y de toda la humanidad, porque creo fervientemente que el socialismo, el comunismo, y cualquier verdadero cambio sólo y principalmente se da en uno y después en la realidad concreta, aquí afuera, pero radicalmente, y no a cuenta gota, que es parte de la manipulación y la enajenación mental a la que nos someten los que gobiernan de espalda al soberano constituido, no constituyente, pues la revolución es o no es, se tiene vida o no se tiene, se está enfermo o se está sano, se respira o no se respira, eso es lo radical de los procesos, que no se basan en solo blablabla, y esperanzas basadas en credos fatuos, ideología barata, de arriba hacia abajo, esperando simpre porque alguien que está arriba resuelva a quienes nos mantienen abajo sea el Estado, sea la Iglesia, sea el amo y propietario que se hace con la administración de los recursos que son de todos y todas, sin distingo de ningún tipo, pero fíjense si estoy herrado y divago, si el indio no sigue siendo el último, el campesino sometido a los terratenientes, el obrero a los patronos, los trabajadores todos al sistema capitalista, porque es éste el que impera en el país, y no solo se trata de imperialismo, que para lo mismo da que sea gringo, chino, ruso, de la comunidad europea y para de contar. Esto es historia no es cuento ni poesía.

De corazón que no logro la calma debida frente a tanto engaño, a tanta mentira, y todo por desconocimiento de causa, pues solo vemos los efectos, y después de más de décadas desde aquél por ahora truncado, se le arruga a uno el corazón por tanta corrupción y desatención de la real y verdadera realidad, en una sociedad como la nuestra, donde los ricos son más ricos, y el resto, porque hasta la clase media, desapareció, o peor, fue subsumida por la clase pobre, que somos la mayoría, hoy el menos del 20% tiene más que el 80% de la población venezolana, y pero aún en el mundo, donde el 1% tiene más que el 99% del total de la población mundial, es decir, 800.000, tiene más que 6.200.000.000, en el mundo, no es esto inconcebible. Desde cuándo ocurre esto, no es con los gringos del siglo XX, ni con los españoles del siglo XV, ni los germanos o los romanos, los griegos o los mesopotámicos o egipcios.

Es decir, ocurre, desde que hay hombre y mujer sobre la superficie terrestre. Entonces, cómo, una pregunta de las mil lochas, es que hoy, aquí y ahora, en este domingo con fecha y hora precisas del año 21 del siglo XXI, el del presunto por supuesto Socialismo del homónimo, seguimos con los mismos sermones y nada avanza realmente por lo antes señalado. Es que tampoco seguimos siendo una sociedad estratificada y pero segregada, llena de rancheríos, se acuerdan de los primeros implantados por los invasores que fundaron el primero de todos en estos terrenos de toromaimas y de caribes entre otras etnias del valle frente al Guaraira Repano. Y por cierto tomados de nuevo por los forajidos armados, armados por quienes tienen el imperio de las armas, sino cómo se explica, de quienes viven de la revolución, no por la revolución.

Acaso no saben que hay tanto barrio de pobres, de extrema pobreza, como también barrios de clase media, y barrios de gente rica. Soy de los que han vivido las experiencias de tantas ocurrencias y sobre todo los de los últimos 60 años de mi Venezuela querida, amada y vapuleada por tanto santón haciendo milagros con escapulario ajeno, sobre todo el que cargaba Chávez, beneficiándose a más no poder, tratándose de venderse como los salvadores de la patria que no es de ellos sino de cada uno, de cada una de los hombres y mujeres que a diario hace que las cosas se muevan, aunque de manera incierta y caótica, donde hay especulación, corrupción, malversación, y como no es de extrañar, no una, sino varias Venezuela, la de los que se mantienen arriba de quienes están en el medio, todos ellos sobre las cabezas, los hombros y las espaldas del resto.

Me disculparán los que tienen la sensibilidad a flor de piel, y piensan visceralmente, como ya lo han demostrado anteriormente, incluso atentando contra mí personalmente y poniendo en riesgo a mi familia, lo que es sagrado y debe ser rechazado sin miramientos por quienes se dicen ser gente racional y lógica, pero debo decirlo con mucho respeto siguen siendo ignorantes funcionales, que son aquellos que no practican lo que predican, y solo llevan hábitos de monjes y son reptiles, como los desnudó Chávez en entrevista televisada, cuando se refirió a ellos públicamente y a mi criterio fue la gota que desbordó el vaso de los no humanos, que son en realidad quienes controlan la oscuridad y el mantenernos en la ignorancia total frente a estos temas sensibles, de los que se prefiere dejárselo a los curas, brujos y esotéricos del ramo.

Creo que no estamos solos, que hay malos, pero los buenos somos mayoría, solo que no lo queremos aceptar y por eso ocurre lo que hasta ahora, donde el miedo se ha ido convirtiendo en esa camisa de fuerza que se nos impone en el cuerpo, la mente, el es espíritu y la psiquis. Solo habrá cambio real y verdadero si tú asumes como el que más hacerlo que sea posible. De lo contrario seguirá siendo como hasta ahora viene siendo.

Recuerda, no hay pasado, no hay futuro, solo presente, es ahora que todo ocurre, porque solo quien observa se da cuenta, el resto sigue dormido, sigue dentro de la matrix, del sistema, por cierto, el que nace en el siglo XI en Europa y es el que está por clausurar para dar paso a lo que vendrá de la mano de quienes o imponen el Nuevo Orden Global, o el verdadero cambio para la entera humanidad.

Es el cambio de la era a la que también hizo referencia el lucero que nos vino a señalar el sendero por el que debíamos transitar, que por cierto se ha desviado nuevamente. Repito, está en ti hacer que lo que deba ocurrir ocurra, tú lo crees y tú lo creas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 559 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franco Orlando

Franco Orlando

Más artículos de este autor