Del PRV-FALN a Tercer Camino

"Definido nuestro Partido como la herramienta para la toma del poder político por parte de la clase obrera y demás clases explotadas y empobrecidas, viene a llenar el vacío político que durante cuatro décadas había existido, pero que sólo a fines de 1965 y comienzos de 1966 y como producto de la crisis de la revolución venezolana, se había evidenciado ostensiblemente. He allí pues, las raíces inmediatas de la aparición de una vanguardia revolucionaria, marxista-leninista que, forjada al calor de la lucha de clases y de su más alta expresión: la guerra, moldea su filosofía política y su estructura organizativa." Historia del PRV * 41º Aniversario de su creación * Abril 1966/ Abril 2007

Eran las décadas de mediados de los 60 y el transcurso hasta inicios del siglo XXI, de aquellos farragosos y cruentos momentos de combate cuerpo a cuerpo contra las bien entrenadas y dotadas Fuerza Armada Nacional, por parte de los gobiernos de la IV, de adecos y copeyanos que asumieron que Venezuela debía ser un apéndice de los EEUU, traicionando los legados de hombres y mujeres que lucharon por concretar la independencia total de las garras de todo imperialismo, al cual se había vuelto, luego de un siglo de luchas. El propio Congreso Nacional era un nicho de corrupción y entreguismo por parte de los políticos sobornados por las chequeras del Departamento de Estado, que luego del 23 de enero del 58, se instalaron en las bases y cuarteles de la República, desde donde años después los sacó el Comandante Chávez y el pueblo de Venezuela, amparado por la nueva CRBV; augurando los verdaderos cambios de rumbo y de ingreso a una nueva era en la cual se echarían del Socialismo del siglo XXI. Pero es historia reciente, y volviendo a los años hace ya 55 años, cuando en toda América latina se escuchaban los sables con las Internacional de las espadas, cuando los regímenes de fuerza eran instaurados por el Departamento de Estado a través de golpes de Estado perpetrados sin orden ni concierto, donde los oficiales estaban al mando de sus jefes de las Escuelas de las Américas, infiltrados desde las embajadas y consulados de EEUU en el país, cuando en la IV República, los gobiernos fungían como neocolonias ahora anglosajonas, en cuanto a la sumisión directa a los controles y supervisión en los cuarteles y comandancias, por parte de agentes extranjeros, oficiales que despachaban directamente desde las instalaciones militares nacionales.

Eran tiempos en los cuales la subversión de los hombres y mujeres rebeldes de a pie, se entregaban en cuerpo y alma, enfrentando con las armas al enemigo, y a los gobiernos entreguistas de todo el continente. Así se actuaba por parte de las organizaciones que como el Partido de la Revolución Venezolana, y su brazo de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (PRV-FALN), aglutinaban a viejos líderes y cuadros que se habían escindido del Partido Comunista de Venezuela (PCV), para formar tienda aparte, constituyendo los elementos de amarre de los frentes guerrilleros José Leonardo Chirinos, en el estado Falcón, y el Simón Bolívar, en el Estado Lara. Quienes asumieron las responsabilidades de la lucha armada, para enfrentar a los gobiernos corruptos. Su principal Comandante Douglas Ignacio Bravo Mora, y demás líderes, entre otros Fabricio Ojeda, a quien cabe el mérito de haberle puesto el nombre al movimiento que abogaba por la clase obrera, desde la metodología marxista-leninista, con la cual se interpretaba entonces la realidad nacional y la internacional entre las izquierdas. Aquello fueron años de inusitada violencia institucional por los gobiernos de la cuarta, bajo la supervisión permanente del Pentágono y los servicios secretos y de espionaje, CIA incluida, que preparaban y entrenaban a sus escuadrones de la muerte y exterminio en América, interviniendo con la excusa del avance del comunismo y del socialismo, en países con una historia ancestral en los cuales se practicaron tales ideologías antes de que se dieran las colonizaciones del siglo XV.

El tan mentado progreso era solo una zanahoria que desde las clases dominantes se le suministraba a los pueblos en vías de desarrollo, para cautivarlos y sacarles el mayor provecho y recursos. Ante tales escenarios, las organizaciones guerrilleras político-militares, fueron conformándose, incorporando una graneado y nutrido contingente de hombres y mujeres de extracción popular, y militantes de las diferentes clases sociales; que comienzan a darse a conocer al enfrentarse a los regímenes genocidas del betancurismo y el gobierno de Leoni; años de torturas y desapariciones de dirigentes de todos los estratos de la sociedad. Aquellos jóvenes de edad, pero también de espíritu y voluntad libertaria, verán la luz del PRV un día como hoy, pero de 1966, que guiados por una independencia programática que se fundaba en la concepción y prácticas científicas y de la tecnología en boga, con una dinámica cultural que era puntal en el continente, con expresiones genuinas del folklore y los técnicos y profesionales que de día estudiaban y de noche se reunían para planear las acciones tendientes a servir de aldabón de la revolución en Venezuela y el mundo. Desde las facultades y escuelas se diseminaban las teorías y el «Proyecto utópico- herético para la creación de una nueva civilización». Entre otras consignas que abrazaban una historia de luchas populares clandestinas, se afirmaban por la «Liberación nacional y el socialismo», y desde las FALN, el grito se alzaba por "luchar y vencer", hasta lograr la plena y definitiva libertad, frente a sus adversarios y enemigos tanto del capitalismo de Estado, como del privado; manteniendo una conducta de «herejes» ante la sovietización en Latinoamérica y El Caribe, pues no se podía pretender una independencia, que no tuviera su plena autonomía e independencia.

Era la escuela en la que se formaban los cuadros y la militancia del PRV, cuyas fuentes fueron el Partido Comunistas de Venezuela, y una formación de sus dirigentes tanto dentro, como fuera del país. Eran otros tiempos, en los cuales no podía dejarse escapar la más mínima oportunidad, todas y todos debían adquirir una profunda formación ideológica, estudiar y prepararse para enfrentar al enemigo, interno y externo, en un contexto internacional, en el cual el enemigo real a vencer era como lo es hoy, el imperialismo norteamericano, a los explotadores del obrero, del campesino, del indio, del pueblo todo, al que se le niega sus derechos y reivindicaciones. Un riguroso entrenamiento por una causa común de liberación de las garras del liberalismo rampante, y la injerencia y el intervencionismo de las potencias y la burguesía, que se venía apropiando de los bienes, servicios y recursos nacionales, con la anuencia de los partidos políticos de la guanábana, donde se reproducían las mismas estructuras, de las que no estaban exentas las organizaciones de las izquierdas, en peligro constante de desvíos hacia falsas ideologías. Congeniaban con una democracia que se derivaba del pensamiento anarquista de Mijaíl Bakunin y de Rudolf Bahro, era el socialismo que incorporaba al movimiento obrero y las alianzas estratégicas con los profesionales y técnicos, productores y estudiantes, integrando las empresas venezolanas y los capitales nacionales, con esa pasión a el vigor de aquél Mayo francés, que retornaban a los gloriosos días iniciales de la Revolución que puso en vigencia los derechos de los hombres y la humanidad, truncada por la canalla infiltrada, para revertir los cambios, cuando los pueblos no asumen su responsabilidad histórica de mantenerse sin desmayar en el control de sus logros y triunfos que tanto han costado.

El Órgano Ideológico del PRV, La Revista Fuego, en un manifiesto que publicó el 15 de marzo, al celebrar el IV aniversario de su fundación del "Frente Guerrillero José Leonardo Chirinos" reseñaba el surgimiento del movimiento insurreccional en Venezuela de la mano del pueblo en armas, en una lucha frontal en el propio terreno de la patria mancillada. Entonces surge el Manifiesto de Iracara, reflejando las ondas diferencias entre los comunistas y las izquierdas, cuyos máximos representantes fueron Jesús Faria, Gustavo Machado, Pompeyo Márquez, Freddy Muñoz, Teodoro Petkoff, y otros comandantes, que, junto a Douglas Bravo, exponían las razones para no abandonar las armas. Elegido el Comité Central y a su vez un Buró Político, queda éste como Secretario General, y Fabricio Ojeda, Andrés Pasquier, Felipe Malaver, Gregorio Lunar Marquez, Luben Petkoff, Francisco Prada, Nery Carrillo y Joel Linares y otros en el Comité Central. Elías Manuitt Camero, Freddy Carquéz, Nicolás Hurtado Barrios, Lino Martinez, Baltasar Ojeda, Gaspar Rojo, Alirio Chirinos, Octavio Acosta Bello, Hely Pérez y Leonardo Quintana.

La misma Revista Fuego traza aquel deslinde de la corriente insurreccional y quienes asumían replegarse de la lucha armada, con nuevos métodos en la acción política: "Habiendo la práctica deslindada los campos, el ala izquierda debía aceptar el reto lanzado por la historia: Construir un partido capaz de interpretar la realidad venezolana y proyectar las luchas hacia la Liberación Nacional y el Socialismo". Fueron en los días 22 y 23 de abril del 66 cuando nace el PRV-FALN, como brazo armado para seguir en el combate desde esta estructura militar. Fue el criterio expedito con el cual Douglas Bravo, Ángel J Márquez, Alí Rodríguez Araque, Julio Chirino, Kleber Ramírez, Argelia Melet, Leonardo González, Fabricio Ojeda, Armando Chino Daza, Elegido Sibada Magoya, Andrés Pasquier, Felipe Malaver, Luben Petkoff, Francisco Prada y Doris Francia y demás miembros, organizaron la Primera Conferencia Nacional. Se ventilaban dos enfoques bien distintos y categóricos en los campos de "La ideología burguesa y pequeña burguesa, frente a la ideología proletaria, marxista leninista". Nada fácil resultó todo aquello, puesto que hubo pérdidas importantes e insustituibles durante los años que siguieron, con las bajas de Félix Faria, Luis Vera Betancourt, Fabricio Aristiguieta, Fabricio Ojeda y Nicolás Hurtado, caídos en combate, o asesinados al ser delatados, según se ha podido corroborar por testimonios en décadas pasadas, que los entregaron a los servicios de inteligencia militares y de seguridad de Estado, donde los torturaron y asesinaron.

Sus nombres pasaron a llenar las páginas heroicas de quienes dieron sus vidas por los más nobles ideales humanos, y los movimientos guerrilleros como les ha correspondido en toda la historia de Venezuela, han sido reconocidos por propios y extraños, cuando de Políticos y Combatientes con mayúsculas, entraron a los anales de la historia de la nación.

Douglas Bravo, líder emblemático del PRV-FALN, hace poco partió físicamente hacia otras trincheras de luchas, dejó huella en el pensamiento revolucionario y claridad del papel del internacionalismo obrero. Más reciente formó una organización política legal, Ruptura y una revista homónima. Sus miembros echaron raíces en las fuerzas armadas, algunos de forma encubierta, algunos en retiro; pero en su momento tuvieron participación en operaciones como el secuestro de Carlos Domínguez Chávez, junio del 72 y la fuga de cuadros militares recluidos en el Cuartel San Carlos, de donde se evadieron el 18 de enero del 75. Su dinámica y evolución continuó por otros derroteros, con crisis internas que casi los lleva a la extinción; y se reactivan como la organización "Tercer Camino o Tercer Ejército" en julio del 85. En contra del gobierno de CAP II durante los 90, la dirección del partido político crea el "Frente Patriótico" fachada legal que busca mover a las masas, pero el ala más intelectual de la organización, Ernesto Mayz Vallenilla, Juan Liscano, Arturo Uslar Pietri y otros, lleva a que se disolviera, cuando los Comités de Ayuda a Presos Políticos de febrero y noviembre del 92. En el grupo político Tercer Camino trabajaron entre otros desde distintas instituciones públicas y privadas, escritores y teóricos como Hugo Chávez, Adán Chávez, Tarek W Saab, Nicolás Maduro, Luisa Ortega D, Germán Ferrer, Rafael Ramírez, Saúl Ortega y Rafael Uzcátegui, entre otras personalidades del mundo y diversos campos del quehacer nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 752 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franco Orlando

Franco Orlando

Más artículos de este autor