Izquierdas: confusión, desconcierto y fatalismo (II de II)

siemprelibertario@gmail.com

Izquierdas: confusión, desconcierto y fatalismo (I de II)

Veamos rápidamente; Hugo Chávez junto a otros cuatro comandantes dirigieron el alzamiento del 4F-1992, fue un alzamiento militar importante porque a pesar de que careció al momento de apoyo popular, le propino una estratégica estocada al puntofijismo. Una vez que Chávez asume públicamente "por ahora" la derrota del movimiento militar, el pueblo de mil maneras distintas se identificó con aquel militar que asumía la responsabilidad del fracasado golpe, en un país donde la clase política gobernante no se responsabilizaba de nada, absolutamente de nada.

Si es cierto, que años antes del 4F, distintos movimientos, partidos e individualidades de izquierdas conocían el trabajo que Hugo Chávez realizaba en el interior de las fuerzas armadas, no es menos cierto que Chávez Frías, Arias Cárdenas y demás comandantes del MBR-200 no invitaron a las izquierdas para el levantamiento militar. Las razones de esta no invitación se encuentran explicadas en las distintas entrevistas brindadas por Chávez, Arias y Urdaneta Hernández a diversos periodistas e investigadores sociales.

El hecho de que las izquierdas que apoyaron electoralmente a Chávez desde 1998, hasta su muerte, llegaran cada una por su lado, con una fuerza muy menguada, sin propuestas para gobernar el país, permitió que el partido militar (MBR-200) se fortaleciera y ubicara a sus principales cuadros militares (sin ninguna o muy poca formación ideo-política) en cargos de importancia estratégica tanto en el partido (MVR) como en las instancias de poder gubernamental. Los dirigentes de las izquierdas que fueron convocados a asumir responsabilidades dentro del gobierno presidido por Hugo Chávez, lo hicieron de manera individual, los partidos donde ellos militaban no los invitaron a ser parte del gobierno y menos aún los convidaron a discutir los planes para gobernar.   Chávez, jamás consultó a sus aliados integrados en el Gran Polo Patriótico. Los partidos eran convidados de piedra. Así vimos pasar, por variados ministerios a destacados dirigentes y militantes de partidos de izquierdas, sin que las organizaciones en que militaban tuvieran incidencia real, ni hablar de las individualidades, técnicos e intelectuales de izquierda que ejercieron cargos gubernamentales. Chávez los echaba y los recogía cuando a él le parecía: los despidos del cargo, sus reenganches y enrosques no eran consultados ni discutidos con nadie.

Esa situación fue tolerada y a veces hasta aplaudida por algunos partidos de las izquierdas, sus dirigentes callaban so pretexto de no confrontar al líder, aunque se sabía que en silencio lloraban su desdicha de no ser consultados, de no ser tomados en cuenta a la hora de las grandes decisiones. Cuando Chávez convoca a conformar el Psuv, gran parte de los dirigentes de movimientos y partidos de izquierdas corrieron a ponerse firrrmes al nuevo partido. En el Psuv confluyeron sin chistar, sin mucha discusión quienes en el pasado se negaban a unirse por "razones estratégicas" (marxistas, leninistas, trotskistas, anarquistas, "progresistas", socialdemócratas). Ese llamado hizo que todos los partidos y movimientos de izquierda se debilitarán aún más de lo que ya estaban, un alto porcentaje de sus dirigentes y militantes corrieron a anotarse en el Psuv, incluso, algunos partidos y movimientos desaparecieron, se autoliquidaron. Una vez que muere Hugo Chávez los militares se van imponiendo no solo en cargos de gobernanza de carácter nacional sino que asumen cargos de dirección partidista y de elección popular (alcaldes, gobernadores, diputados). Los militantes de las izquierdas que asumen tímida o abiertamente alguna crítica van siendo relegados, removidos de sus cargos (recuerdan a Luis Tascon, el primer expulsado del Psuv por "indisciplinado"*). Las elecciones internas en el Psuv son canceladas, congeladas hasta nuevo aviso, se impone la cooptación y casi todos los ministros que acompañaron a Chávez fueron despedidos sin previo aviso. Solo quedaron quienes de manera acrítica se cuadraron firrrmes ante un desconocido "comando político-militar de la revolución", mientras tanto el GPP perdía aceleradamente su poco y ya desteñido colorido.

Toda esta situación fue acelerando la confusión, el desconcierto y el fatalismo de individualidades, movimientos y partidos de izquierdas. Algunos giraron hacia la derecha, otros se refugiaron en la crítica solitaria, hubo quienes renunciaron al socialismo o se fueron a militar en iglesias cristianas protestantes, mientras otros que se reclaman de izquierda reproducen los códigos, símbolos y claves de las derechas. En su narrativa observamos un discurso que no hace más que copiar ¿involuntariamente? el lenguaje de la derecha; así los vemos u oímos hablar de: enchufados, chavomaduristas, narcodictadura, el galáctico, gobierno de transición, elecciones libres, etc, etc... Repiten el discurso con punto y coma contra Cuba, sin reconocer los aportes que en distintas ciencias y disciplinas le ha tributado los cubanos a la humanidad. Reconocer los avances de Cuba en distintas áreas y materias necesariamente no significa ser procubano, en lo personal, jamás me he considerado procubano, mis inicios de militancia en las izquierdas fue cuando a los diez años de edad, era pregonero de "El Punto", un periódico que publicaba el Movimiento al Socialismo -MAS- y antes de salir a venderlo me lo leía todito. Allí me encontraba con lecturas nada procubanas (algunas las entendía, otras no) que de una u otra manera fueron influyendo en mi formación política-ideológica. Cuando ingreso a estudiar educación media me encuentro, conozco afortunadamente a la gente del movimiento político ruptura y precisamente en esa estructura político-organizativa, asumo con mayor conciencia el estudio sobre el socialismo. Para finales de los años ´70 e inicio de los ´80 en el PRV-Ruptura se desata un rico, fructífero y apasionado debate en torno a: ¿Cuál Partido, Cuál Socialismo?.  Discusión que no solo pone en duda el "socialismo realmente existente" sino que con argumentos bien solidos critica los socialismos existentes, incluyendo por supuesto, el socialismo cubano, donde entre otras cosas existe el partido-estado-guía que impone sus criterios al resto de la sociedad. La discusión de los "herejes-utópicos" que cuestiona al "socialismo realmente existente" y al modelo leninista de organización impactó, influyó de manera significativa en mi formación como militante de izquierda y por supuesto en torno al socialismo cubano: eso, no significa de manera alguna -como ya lo he señalado- que no reconozca los avances, que a pesar de los pesares, ha tenido Cuba.

Regresando al tema que me ocupa, considero necesario que quienes confrontamos política e ideológicamente al régimen corpomilitarista en lugar de estar copiando y reproduciendo el discurso, los símbolos, las claves de las derechas, debemos es desnudar sin ambigüedad dicho discurso y trabajar para crear todos los días las bases, las condiciones que permitan el rearme político-ideológico del pueblo: de ese pueblo que de una u otra manera una vez se identificó y creyó en Chávez, y que hoy se encuentra sin orientación para la lucha. No se trata de "quitarse ese chip chavista" y cambiarlo por "el chip de la derecha". Se trata de entender la imperiosa necesidad de no convertirse en validador/reproductor del discurso y los símbolos de la derecha que gobierna ni de la derecha que "polariza" bajo las órdenes del imperio, así como tampoco caer en discusiones y señalamientos estériles que lejos de unir, dividen y alejan a la gente, crea escepticismo, desesperanza.  Esto no implica obviar la discusión, sino profundizarla para crear, para acordar y avanzar con mentalidad de poder y triunfar. De lo contrario, la confusión, el desconcierto y el fatalismo ganará terreno y terminará por liquidar la pocas instancias organizativas que se reclaman de izquierda. Se trata de una confrontación en un escenario donde hay que emerger para clarificar e impedir que tanto la oposición disfrazada de izquierda progobierno como la oposición de derecha, ambas dirigidas por imperios en el mismo plan de la logica del capital, continuen imponiendo a como dé lugar su orientación neoliberal acentuada en su eje Extrativista Global, con sus Zonas Economicas Especiales ya demarcadas en nuestra Patria por iniciativa del actual gobierno: todo un plan mortal en el marco de la Lógica del Capital contra la existencia de la Humanidad y la Madre Tierra.  Un plan que tiene como brillante ejemplo de explotación criminal: el denominado Arco Minero del Orinoco [https://www.ecopoliticavenezuela.org/2021/02/24/5-anos-del-decreto-que-instituyo-el-arco-minero-del-orinoco-en-venezuela/], ya en ejecución y reforzado por la reciente Ley Antibloqueo.

Una sociedad anticapitalista es posible construir, si se hace desde abajo y desde la izquierda!!!

Junto al Pueblo Luchar Hasta Vencer!!!

_____________________________________________

* Este hecho ocurrió antes de la partida física de Hugo Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 787 veces.



Freiman Páez García

Apure-Venezuela. Revolucionario socialista, marxista, sociólogo: solidario con los pueblos en lucha por su soberanía y la construcción del socialismo

 gabansabanero@yahoo.es      @freimanpaez

Visite el perfil de Freiman Páez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: