¡Caza indios a la vuelta de la esquina!


Los territorios indígenas se han visto asechados por factores externos que hasta hace poco tiempo catalogaban las zonas originarias como monte y culebra. Es impresionante el encuentro de culturas en estos sitios que guardan mucho de nuestra historias y en donde yacen incalculables recursos naturales, de ahí se desprende la amenaza más grande de los pueblos y comunidades indígenas en los últimos tiempos.

Es el territorio del estado Bolívar que le aporta al país, los ingresos para el sostenimiento económico de la vida de la nación. Lo estratégico del estado Bolívar ha hecho que toda Venezuela mire hacia el sur, principalmente los factores de poder y en menor impacto el ciudadano comun. Esto debe llamar a reflexión a los guayaneses y en particular a la dirigencia de los pueblos y comunidades indígenas, donde el estado Bolívar jugaría un papel preponderante para afianzar los principios de reconocimiento y respeto.

En este territorio bendecido por nuestro creador tenemos espacio para todos y todas, lejos de la supremacía y racismo del que hace referencia los principios capitalista. Razón por la que se hace necesario la creación de politicas públicas que generen espacios de entendimiento en igualdad de condiciones por el bien de neustra patria.

La sociedad venezolana ha sufrido un impacto negativo como consecuencia de los efectos multifactorial impuesta por la élite internacional y se ha sentido desde la familia mas pudiente hasta el hogar mas humilde. Todo ello promovido de forma descarada por una clase política disociada, sin visión y sin principios patriotas.

Los pueblos y comunidades indígenas en la actualidad sufren tales efectos y consecuencias. Sin embargo es oportuno reconocer la alta conciencia de nuestro pueblo y la sabiduría con la que se ha manejado tales adversidades. Aunque existe un mal que recorre nuestros territorios y comunidades, me refiero al seguimiento que se le hace a pueblos, comunidades e incluso individualidades indígenas para sacar provecho, vulnerando en algunos casos los derechos del débil jurídico, en el acceso a bienes y servicios.

Un nuevo fenómeno social estaría en desarrollo, si desde determinado punto de vista de algunos factores de la sociedad se asume a los pueblos, comunidades e individualidades indígenas, como mercancía o canal de acceso a intereses ajenos a los colectivos. Los caza indios (indígenas) estarían a la vuelta de la esquina.

Ante estos embates, el fortalecimiento de la institucionalidad propia y en consecuencia el reconocimiento y respeto a las organizaciones indígenas garantes de derechos colectivos e individuales de los pueblos y comunidades indígenas.

¡La historia la escribe el vencedor!


@PedroRequenaVe


Esta nota ha sido leída aproximadamente 748 veces.



Pedro Requena


Visite el perfil de Pedro Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: