Del pernil…solo el olor

La brisa va y viene con olores agradables que pasan por el espacio de la urbanización, en donde vive Rosana, chavista a rabiar, y nadie le podía quitar la idea de que esos olores eran de pernil en proceso de cocción a la leña o al horno. Con su boca aguada, como los perros de Pavlov, imagina tener la sensación de comerse un pedazo de casabe o de un bollito aliñado, mientras los olores penetran hasta su cerebro el sabor de un pedazo de pernil, pero, después de haberlo "masticado suavemente", cae en la realidad, cuando al tragar solo lo que pasa por su garganta, es saliva. De inmediato se ubica en la realidad y se pregunta: Y ¿Cómo lo obtuvieron?¿Cómo llegaron esos perniles allí, si los encargados de distribuirlos dejaron correr la voz, antes del 24 que los mismos eran para las bases de misiones? O ¿Será invento de quienes los distribuyen para justificar quitar el pernil a algunas personas o a urbanizaciones, para negociarlos a otros o para venderlos a precios especulativos, como si eso es de ellos? No es la primera vez, ya había sucedido en años anteriores. Siempre comienzan a correr la voz de lo que va a pasar, como para que la gente de las comunidades se acostumbre a la idea y se conforme con tal situación.

Sin embargo, algunas comunidades ya estaban al tanto de la situación, porque a pesar de todo, los milicianos, agentes infiltrados del pueblo en los Clap, ya habían informado de la llegada al depósito de una gandola llena de perniles que se fueron desapareciendo en la medida en que iban apareciendo en sus instalaciones, mensajeros de las autoridades locales, alcalde, alcaldesa, diputados o cualquier político cercano a estos, a retirar cantidades de perniles a su nombre. Siendo así, es imposible pensar que los perniles alcancen para distribuirlos equitativamente, si se supone que una vez retirados los mismos, a partir de allí, se desprende un racimo de personas que los obtienen, porque son muy allegados a las autoridades; otros, porque pagaron en dólares; otros, porque las autoridades siempre le están haciendo favores o adulándoles a los pudientes del pueblo o a los enemigos políticos por si acaso el mundo da vuelta y le toca pasar por la mala a él; otros para los amigos de sus hijos que a su vez tienen amigos que son amigos de otros amigos que también comen perniles. Total que el pernil que según el presidente era de cochinos que comenzaron a engordar desde enero de 2020, pero no se sabe dónde fueron a parar, según refiere Rosana.

¡Déjalos quietos! Hoy por mi mañana por ti. El mundo da muchas vueltas. Ahora es cuando vienen elecciones para este país. Vienen las de gobernadores, después la de alcaldes, comentó Rosana, herida en su amor por la revolución. Se han visto cosas. "Por tres kilos de pernil en una época tan mala, perderlos puede significar la diferencia en próximas elecciones, porque si para comer hay que votar, también para votar hay que comer, he allí el dilema" No digas eso Rosana, le dice su amiga; si alguien del gobierno te escucha, es posible que hasta te regalen el cochinito para que tu lo engordes. Pero, bueno, dice Rosana, ¿Por qué carajo sale el presidente hablando cosas que no va a cumplir, o es que no le hacen caso?

Supongo que Rosana se refiere a las palabras que por tv, el 16 de diciembre dijo Maduro respecto al pernil. "…ahora hay que hacer una distribución correcta y que nadie me especule con el precio del pernil del pueblo. Quien especule (dirigiéndose a la vicepresidenta) me le aplica todo el peso de la ley, llámese como se llame y esté donde esté, porque hay unos vagabunditos por allí que quieren especular con el precio del pernil pa meterse unos dineritos y ese pernil se lo mando yo al pueblo. Nadie tiene derecho a robar y a especular al pueblo con el pernil de los CLAP. Métanle lupa y me mantienen informado, llámese como se llame y esté donde esté, tenga el cargo que tenga, me tienen informado, porque eso es sagrado vale. Eso es un regalo de San Nicolás Maduro al pueblo…para su cena navideña"

Creo que Rosana tiene razón de quejarse y decir que, del pernil…solo el olor. En fin Rosana, no tuvo cena navideña, supone que ya están buscando a los culpables de privarla de la misma, a pesar de decir ¡ya para que!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1420 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor