Sobre Fajardo, Bolívar y Guaicaipuro

De indios y brutos a un académico inteligente

No hay peor demonio que el que se cree santo, ni nadie más torpe que el que se proclama inteligente para despreciar al indio, al negro y a las mujeres. Por eso no soy un hombre culto ni un intelectual: no soy un cerebro descolgado sin corazón, decía Eduardo Galeano. Después expresaba a propósito de Bolivia y el arribo de Evo al poder: nuestras repúblicas en América, pasando por los Estados Unidos dejaron por fuera a los indios, a los negros y a las mujeres.

  • Hay que pelear ideológicamente, hasta por el nombre de una calle, decía el Maestro Antonio Gramsci, desde la Cárcel. Muchos le dirían que había cosas más importantes, ante una crisis, que cambiar nombres de calles y autopistas. Pero las crisis pasan y estos nombres permanecen. Así le dijo Salvador de La Plaza a César Rengifo: Haga su Mural de Amalivacá en el Centro Simón Bolívar de Caracas, que la dictadura de Pérez Jiménez pasa y su obra permanecerá para las nuevas generaciones. Y así fue.

VARGAS LLOSA RECIBIÓ EL NOBEL DE LITERATURA PARA APOYAR EL GOLPE CONTRA EVO

En la década del 80 escribí un artículo titulado "De los incultos al culto Vargas Llosa" en respuesta a un artículo de este sujeto del diario El Nacional titulado "El nacionalismo es la cultura de los incultos", donde pateaba al pueblo mapuche, acusándolo de echarle la culpa de su desgracia al extranjero (El Nacional 10 de enero: 1982). Traté de responderle por la prensa de Venezuela y como siempre, no tuve cabida. Le contesté por la revista "Pueblo Indio" del Consejo Indio de Sudamérica, Lima, Perú (Año II. N°2, marzo-abril.1982.p.21-25), dirigida por el hermano indio Salvador Palomino Flores. La historia demostró con creces que Vargas Llosa era un patán anti-indígena y anti-peruano al servicio de los más podridos intereses. Recibió el premio nobel de Literatura para apuntalar últimamente con todo el descaro racista y fascista, el golpe de Estado contra el Presidente electo Evo Morales Ayma por parte del imperialismo norteamericano, la OEA, la Unión Europea, las oligarquías blancas y pseudo-blancas locales, legitimadas por ultra-fanáticas pseudo-religiones made in USA, que han puesto en retroceso a las teologías de la liberación en Brasil, Bolivia, Chile, Argentina, Ecuador, Colombia, Venezuela y Centroamérica a pesar de que tenemos un Papa Sudamericano y de avanzada, el Papa Francisco y la sangre mártir del pastor protestante Martín Luther King, todavía está fresca y recorre las calles de Norteamérica en esta pandemia, los crímenes de la policía blanca de Donald Trump contra la afrodescendencia.

BOLIVIA ESTE DOMINGO APLASTÓ A LOS GESTORES DEL APARTHEID NAZI-FASCISTA

El pueblo boliviano este domingo 18 fue contundente en su respuesta a los intelectuales tipo Vargas Llosa, los Guillermo Morón, los Carlos Rangel y sus similares,… (piti-yanquis unos, hispanocéntricos otros, quienes siguen pensando que "el indio es el cáncer de América").

Eduardo Galeano y nuestro buen amigo, el poeta Gustavo Pereira, entre otros, irónicamente han hablado bastante sobre la supuesta "ignorancia," "brutalidad" y "salvajismo" de estos indios del Paraíso Terrenal. Mientras los inteligentes, premios nobel y otros aspirantes, se siguen quitando las máscaras sin escrúpulos. Estos Nobel, cada vez más devaluados. Se lo han dado a Obama, a Santos y a tantos otros demonios para que le hagan a los pueblos la justa y santa guerra. Hay que pedirlo ahora para Trump y Bolsonaro, Uribe, los fantoches del Grupo de Lima, guardianes de la Casa de Pizarro; para la dictadora de Bolivia, para Piñera y la Bachelet por su pinochetazo "de transición" sin Pinochet, con el beneplácito de la Escuela de las Américas. La lámpara del cuerpo y espejo del alma han apagado estos nazis chilenos en muchos jóvenes, con el silencio de la "comunidad internacional" y de ciertos periodistas tarifados.

SOBRE FAJARDO, BOLÍVAR Y GUAICAIPURO: ES CON USTED, EL ACADÉMICO INTELIGENTE

Hace algún tiempo escribí unas notas preguntando: ¿Son los welser, Francisco Fajardo, Diego de Losada más venezolanos que Guaicaipuro? En días recientes, cuando el Presidente Nicolás Maduro anuncia que la llamada Autopista Francisco Fajardo se llamará AUTOPISTA CACIQUE GUAICAIPURO a lo largo de 27 kilómetros, que atraviesa de este a oeste el valle de los Toromaimas, al pie del Waraira Repano o valle de Caracas, sale un vocero del colonialismo más rancio a plantear que Francisco Fajardo era más venezolano que Bolívar, quien era blanco criollo y que Guaicaipuro, porque este, no era "mestizo"(?). Túpac Amaru II era descendiente por la vía materna de Francisco Pizarro y sin embargo, eso no le impidió seguir siendo El Hijo del Sol. Los wayuu son más mestizos que mucha gente de los barrios pobres de Maracaibo y sin embargo, no por eso dejan de tener la pertenencia wayuu por la vía materna. Durante los siglos XVII y XVIII los wayuu se mestizaron con media Europa y con los mismos afros cimarroneros. El mestizaje biológico es como los astros, inclina, pero no obliga, no determina la posición histórica y social: aunque la sociedad de castas buscaba determinar planificando el lugar social de cada sector dominado, manipulando el supuesto origen "bastardo" y el color de la piel. De allí la escala –no mecánica- de indios y afros entre los más pobres entre los pobres, secundados por blancos de orilla. La dialéctica etnia/clase en la sociedad de castas de la colonia.

GUAICAIPURO Y BOLÍVAR: ¿MENOS PARECIDO A UN VENEZOLANO DE HOY QUE FRANCISCO FAJARDO?

Hace gala el académico aludido de un racismo biologicista al colocar tanto al originario, como al blanco criollo independentista y Libertador y al mestizo Fajardo al servicio de la conquista, por encima de su papel histórico y social. La llamada mezcla biológica vasconceliana, es la que identifica en sí misma una venezolanidad patriarcal que ha tejido en medio milenio un largo proceso de exterminio en todo el continente, difícil por demás de desentenderse de 15 milenios de poblamiento anterior a la llegada del hombre blanco en el territorio de la Capitanía General de Venezuela, hoy República Bolivariana de Venezuela. En síntesis, lo que interesa a esa ideología "mestiza" [des-mestizante] en provecho del blanco, es el proceso de des-indianización, para negarlo de raíz y en su aliento de vida, como sujeto originario del territorio y presentar las tierras invadidas como "tierras de nadie", por tanto, "descubiertas", "despobladas" o "poco pobladas", con unos "indios sin alma" que se confunden con los animales y las plantas, cuando no, con el mundo mineral (dado que el discurso shamánico integra mineral, planta y vida animal en el proceso de unidad paritaria y cuatripartita hacia lo más diversificante, de humanización y personalización individual y colectiva en alianza con la naturaleza). Que nada tiene que ver con el mito del "eterno retorno" ya que el viaje circular es una linealidad en espiral, que no parte del mismo punto para llegar al mismo punto.

CUIDADO CON EL FUNDAMENTALISMO MESTIZO VASCONCELIANO, LA OTRA CARA DE LA MONEDA DE LA RAZA PURA DE HITLER

Recordemos a los alemanes que están esparcidos por múltiples países, que la sangre es más importante que el pasaporte. (Llamado hitleriano a sus connacionales en otros países).

De aquella racialización descomunal se articula aquel irrespeto del "Día de la Raza" y el proceso antroporracista de racialización de la política y la filosofía, las ciencias, las artes, la religión, la vida cotidiana y espiritual, lo ordinario y lo extraordinario, en su entronque del Estado patriarcal con la modernidad como el supuesto "fin de la historia" y "fin de la política": ideología del fin de las ideologías, puerta de entrada al Paraíso Terrenal del capitalismo neoliberal, ya vislumbrado por San Cristoforo Colombus, el marino esclavista más santo y más inteligente del planeta. Que cuando puso un pies en tierra ¿qué hizo? Puso el otro(1492-98).La continuidad de esta cantaleta es la misma "Planta Insolente", que en 1902 tuvo que enfrentar el patriota Cipriano Castro, contra el bloqueo de nuestras costas por las potencias europeas, como lo hacen hoy Obama y Trump.

EL PRESIDENTE NICOLÁS MADURO SE HACE ECO DE UNA DEMANDA DE MEDIO SIGLO EN MEDIO MILENIO DE ENVILECIMIENTO

Debemos dejar claro que el Presidente Nicolás Maduro hace este pronunciamiento el 12 de octubre, Día de la Resistencia Indígena haciéndose eco de una serie de demandas de los pueblos indígenas y movimientos sociales desde hace algún tiempo: más de 40 años desde el Proyecto Guaicaipuro al Panteón Nacional y el primer Congreso Indígena Nacional de Pozo de Rosas (Los Teques,1989: "Descolonizarnos para ver de nuevo lo que hay en este otro lado del océano"). Demanda que también se discutió en distintos escenarios populares y en distintas instituciones públicas…(fundapatrimonio, fundarte, Comisión Metropolitana de Historia de la Alcaldía Mayor presidida por Arístides Medina(gestión de Juan Barreto), el historiador de Caracas Mario Sanoja, el Centro Nacional de Historia, con Pedro Calzadilla y con Alexander Torres, Min Educación, Instituto Nacional de Idiomas Indígenas con sus Presidentes, Karyn Herrera y Jorge Pocaterra fundador de la Dirección de Educ Indígena con el Ministro Aristóbulo y el Vice Armando Rojas, Min Indígena con su ministras Nicia, Aloha y Yamilet Mirabal, Cátedra Intercultural César Rengifo, con Roberto Urbano, Norma Spinosi, Marianne Araujo, Rafael Bueno, Nelson Guzmán, Irving Vivas,Osman Llavaneras, Orlando Camacaro y Rosa Martínez. Comisión Presidencial contra el racismo con Silvia Arratia, Yolanda Arguello y Luisin de Curiepe. Organizaciones de base de CONIVE. Asamblea Nacional Constituyente y su Presidente Diosdado Cabello Rondón y otros directivos como Tania Díaz y Gladys Requena. Villa del Cine con Anthony Gómez, Lisset Torres y Luis Alberto La Mata. Comisión Permanente de pueblos indígenas de la ANC con sus Presidentas Clara Vidal y Noelí Pocaterra, Cátedra Intercultural de saberes ancestrales/inventamos o erramos (Funda-IDEA y su Presidente Héctor Constant, con su equipo de Espartaco Martinez,Yulimar Hernández y otros afines). Escuela de Cuencas que siembran agua, con Livio Rangel, Luisa Sequera y Aníbal Carrasco. Le Ronca el Mambo, con Layo, Zelaica y Efraín Duran. Los Alcaldes de Guaicaipuro desde Raúl Pagés, Raúl Salmerón y Wisely Alvarez. Cronistas de Guaicaipuro, desde Aníbal Laydera, Ildefonso Leal, Chito Aguilar y Manuel Almeida. Humoristas como Aureliano González, José Sant Roz y Roberto Urbano-Taylor. Los Nichos Lingüísticos, desde Omar González, Manuel Larreal, José Farías, Nelson Rodríguez Varela, y María Elena Pérez. La Dirección General de interculturalidad, desde Jorge Pocaterra, César Quintero, Ileana Ruiz, Karyn Herrera hasta la actualidad con Elianys Palmar. Cronistas comunales de Los Altos Mirandinos. El debate sobre colonialismo y pan-modernidad, desde Luis Bigott, Gregorio Pérez Almeida, los morochos Gutiérrez, Erik y Héctor Gutiérrez. La Academia de la Lengua, con Juan Krisólogo (warao), Horacio Biord Castillo y Mario Torrealba Lossi. La de la Historia con Héctor Bencomo Barrios, Ildefonso Leal y Mario Sanoja. El Frente Bolivariano de la Cancillería, con Ana Marcano y Mirian Castellanos. El Instituto Pedro Gual con su director Enrique Acuña. El debate ha sido arrecho en múltiples escenarios de distintas tendencias (más allá y más acá de derechas e izquierdas, la descolonización nos implica a todos y todas, incluso más allá de las disidencias internas, sin dejar de mencionar en justicia a Gustavo Márquez y Ana Elisa Osorio, entre otros). Alguna vez me comentaban el Maestro Esteban Emilio Mosonyi y la Maestra Marie Claude Mattei Muller, que es difícil encontrar un país de América donde se haya dado un debate tan fuerte sobre el mestizaje en tanto ideología de dominación hispano céntrica, como en Venezuela…. Arquitectos de la descolonización como el Maestro Fruto Vivas, su compañera Soraya y un grueso grupo de Alumnos. Recuerdo incluso haber conversado mucho de la traición del mestizo Francisco Fajardo con el Maestro y buen amigo Miguel Acosta Saignes en la quinta Quetzalcóatl. O con los Maestros Marcial Ramos Guedez y Chucho García. Por eso decidimos no darle nombre y apellido al académico aludido en este borrador, para dejarlo como figura representativa de la ideología mestiza del fundamentalismo hispano-centrista más elemental. Es el parámetro cultural dominante, asistido de esa autosuficiencia del positivismo académico, rancio, mantuano y reaccionario. Y con poses aristocráticos en el culto a la limpieza de sangre al calco europeo.

ES COMÚN A CIERTOS INTELECTUALES LLAMAR IGNORANTES A INDIOS, NEGROS Y MUJERES

. Este aludido académico de renombre y de peso en el quehacer universitario, aparte de llamarnos "ignorantes", como se le llama comúnmente a los indios, a los negros y a las mujeres, plantea que Guaicaipuro y Bolívar, son apenas "semillas" de la venezolanidad, mientras que Francisco Fajardo es presentado como el prototipo de un venezolano de pura cepa y ya maduro, de hoy y ya realizado (con flores y frutos en una conquista que despobló y desojó la Margarita- Waikerí de Las Perlas de Cubagua, todo el Caribe y las costas de Tierra Firme, como lo denunció en el siglo XVI Fray Bartolomé de Las Casas: ¿leyenda negra?¿o realidad constatada histórica y socialmente?). En vano insiste el académico fundamentalista en que Francisco Fajardo no fue ni conquistador, ni colonizador, ni hombre al servicio de la conquista, cuando puso su idioma indígena al servicio de la penetración hispánica a estas tierras de la región centro-norte de Venezuela y cuya conquista dio por resultado el despoblamiento originario. Pero nosotros somos los ignorantes según su pluma al servicio de la neo-conquista. Se parece al gacetillero de Caracas al servicio de Monteverde, José Domingo Díaz. ¿Entonces, si no era usurpador por qué Guaicaipuro y los Caciques Aliados se enfrentaron a Francisco Fajardo, a Juan Rodríguez Suárez, Diego García de Paredes, Pedro de Miranda y Diego de Losada y sus perros mastini come indios? ¿Qué cargo le había dado el Gobernador del Tocuyo a Francisco Fajardo? ¿Era un inocente mestizo- y su madre Isabel- al margen de la conquista del Centro y del genocidio? Revise la historia. Recuerde que Fajardo "el mestizo" muere de manos de sus mismos padrastros de la conquista, cuando aparece el Dorado en Los Teques. Es la suerte de los traidores a sus propios orígenes maternos. El gobernador Pablo Collado no confió más en "el mestizo" desde que apareció el oro en Los Teques. A pesar de haberle halagado la vanidad fundando en el litoral central La Villa del Collado. Guaicaipuro venía alertando a los Caciques Aliados para que Fajardo no los confundiera hablándole en su mismo idioma.

Guaicaipuro y Bolívar son –para él- semillas, pero la tierra fértil son los y las malinches como Isabel y Fajardo, caldo de cultivo para nuevas esclavitudes y servidumbres. Lo cual constituye un proyecto castrado de nacionalidad, carente de dialéctica interna y sin acceso a los procesos interculturales de resistencia y emancipación indígena y bolivariana hacia el socialismo del siglo XXI.

Como la conquista comenzó por Margarita -que dicho sea de paso, no lo olviden, la Independencia también- se ha manoseado al antojo colonial la identidad waikerí margariteña para presentar a la malinche Cacica Isabel y a su hijo Francisco Fajardo al servicio de la dominación extranjera, como los prototipos de la herencia waikerí y del mestizaje, cuando en el fondo representaron el proceso de genocidio del pueblo waikerí y la auto-negación de la madre indígena al colocarse como la malinche de México, al servicio de lo que Darcy Ribeiro llamó "el castigo del gentío materno" (el presentar en la sala de la casa el retrato del padre blanco como padrote y conquistador y esconder en la cocina el retrato de la madre india o negra): Resaltamos, que alguien maniobró para ponerle Francisco Fajardo a la comunidad indígena de los pocos sobrevivientes del genocidio waikerí de Margarita ¡qué ironía!. Región donde la toponimia indígena está más atropellada que en cualquier otro lugar de Venezuela. Hasta el nombre caribe de Las Tetas de María Guevara aparece en waikerí en Elegías de Varones Ilustres. La llamada Academia de la Historia de Margarita, aparece muy ofendida cuando se denuncia el exterminio waikerí y caribe de las islas y las costas de Tierra Firme: ¿por qué no vela por la toponimia, la antroponimia y la etnonimia waikerí y particularmente por la descendencia waikerí de los margariteños de hoy en vez de actuar como agentes de las viejas y nuevas conquistas? ¿Puede esto ser representativo de un mestizaje dignificante de nuestros pueblos y culturas? Si la pregunta se la hacemos al apóstol cubano José Martí, nos hablará con indignación de aquellos que se avergüenzan de una Madre India y rinden tributo en forma unilateral al padre extranjero.(No se puede reivindicar al Padre, negando la Madre india, como primera Madre de América. "América no caminará sin el indio", dice el apóstol cubano).

Pero vayamos más lejos todavía: Si Guaicaipuro es el prototipo de nuestra indianidad como símbolo representativo de los pueblos y caciques de la resistencia y emancipación indígena, José Leonardo Chirino, de madre indígena, zambo desde el punto de vista racial (indio y negro), es el prototipo de la afrovenezolanidad.

DE LA ESTAMPA RACIAL Y CULTURAL AL COMPROMISO HISTÓRICO Y SOCIAL CONCRETO

Ahora bien, amigo académico: lo que le da al "mestizo" José Leonardo Chirino ese puesto digno en la formación de nuestra nacionalidad, no es únicamente la configuración racial, la condición de zambo, indio y negro (o afrovenezolano), sino su papel y compromiso en la historia, en la continuidad de los cimarronajes y en sus alianzas secretas con los pueblos indígenas en pro de la resistencia y la insurgencia, la liberación y la independencia. Es el compromiso etnohistórico y de clase. Como el del Negro Miguel y Guiomar en alianza con los Jirahara en 1552. O el de la india Ana Soto.

Usted quedará con una duda: ¿por qué

meter "entre comillas" la palabra "mestizo" para calificar a José Leonardo Chirino? ¿Cuál es la duda? Le respondo:

La duda es suya: para usted José Leonado Chirino no es "un mestizo" de india y negro porque lo que valida el mestizaje es la mezcla con el blanco europeo (cultura dominante). Y por allí va también Germán Carrera Damas con aquello de sociedades en proceso de implantación: el mestizaje comienza en el blanqueamiento y termina en el blanco: alfa y omega. De allí que ese proceso desigual de mestizaje des-mestizante en provecho del blanco es el que usted defiende –consciente o inconscientemente- en la figura de Francisco Fajardo para negar el indio tanto en Francisco Fajardo como en José Leonardo Chirino. No le extrañe por eso, que un afrodescendiente como el camarada Reinaldo Bolívar o la diputada María León como mujer, también le pidieran al Presidente Maduro el cambio de nombre de la descomunal autopista por el nombre de Guaicaipuro. Ya lo habían hecho Noelí Pocaterra, Gloria Marrero, Yoama Paredes, Mercedes Otero, Marcia Fuenmayor, Lisset Torres, María Eugenia Piñero, Alejandrina Reyes, Erólida Rey, Blanca Sánchez, Yolanda Arguello, Mónica González, María Toledo, Nora Castañeda, Marelis Pérez Marcano y Lidices Navas, Nieves Valdez, Iraida Vargas, María Elena Pérez y la Alcaldesa de Caracas Érika Farías, entre otras. O la de Guaicaipuro Wisely Álvarez. Destacamos que la sociedad de castas de la colonia acostumbró al negro africano, desde un principio a entender "el mestizaje", sólo con el blanco y hacia el blanqueamiento; y donde reconocerse también en el indio, es como "ver hacia atrás", según la ideología de la raza cósmica del blanqueamiento, con el riesgo de convertirse en estatua de sal como la mujer de Lot.

GUAICAIPURO Y BOLÍVAR NO SON SEMILLAS SEMBRADAS EN TIERRA AJENA

Guaicaipuro y Bolívar, para este intelectual academicista a ultranza, son "semillas" a secas, ni siquiera en germen, con raíces propias en tierras de nadie. Mientras que Francisco Fajardo sería la flor y nata, flor y fruto de la "auténtica" venezolanidad. En el fondo, prioriza la conquista y la colonización sobre la Independencia, la soberanía y la autodeterminación de los pueblos y particularmente sobre el proceso de descolonización. Prioriza la continuidad de la esclavitud y el servilismo de nuestros pueblos, la continuidad de la interminable conquista y la colonia, como lo anuncian hoy con alto cinismo tanto Trump, como los británicos y la Unión Europea, pasando por España. De paso me aclara nuestro amigo el historiador Marcos Fuenmayor que originalmente esta autopista no se llamó Francisco Fajardo, sino Autopista del Centro o Autopista de Caracas. Fue durante un gobierno de la cuarta república que se le puso el nombre de Francisco Fajardo.

LA DESCOLONIZACIÓN NO ES LEYENDA NEGRA NI LEYENDA DORADA, ES HISTORIA VIVA

El cambio de nombre de la Autopista de Fajardo a Guaicaipuro, no es un asunto de gobierno y oposición que deba electoralizarse. Ni mucho menos, de Leyenda Negra y Leyenda Dorada. Es un asunto de una descolonización de fondo: no es un simple cambio de nombre. Tampoco se trata de dar respuesta a la crisis con cambios de nombre, como lo ironizan algunos. Habrá muchas cosas más importantes que los cambios de nombre, nos dicen; pero Antonio Gramsci nos recuerda que debemos pelear hasta por el nombre de una calle. Guaicaipuro y Apakuana, son dos íconos de nuestra indianidad, como lo son Túpac Amaru y Micaela Bastidas en Perú y Túpac Katari y Bartolina Sisa en Bolivia.[Aunque Apakuana y Guaicaipuro, resisten y luchan en dos momentos distintos, uno es teque y la otra mariche, ambos están en el Panteón Nacional. Tampoco Apakuana era la compañera de Guaicaipuro, sino Urquía, registrada en la tradición oral, mientras que otros familiares tienen registro en documentos de Encomienda].

EL ACADÉMICO EN CUESTIÓN ATRIBUYE A CHÁVEZ UN ANTI-HISPANISMO QUE NUNCA TUVO

"Yo me siento más indoamericano y afroamericano, que hispanoamericano, que iberoamericano y que latinoamericano". Hugo Chávez, en Brasil

No está diciendo que él no es hispanoamericano, ni latinoamericano, ni iberoamericano, lo que está diciendo es que primero es indoamericano y afroamericano y después es todo lo demás. ¿Está prohibido optar por la Madre India y por la Madre Negra para después reivindicar al padre europeo? Por eso amigo académico, nosotros los indo-descendientes y los afrodescendientes hacemos el viaje al revés, el mestizaje no es un fetiche cultural, ni tampoco se confunde con el fetiche de la mercancía. En las filosofías indias del Buen Vivir, no hablamos de "recursos naturales", mucho menos de "recursos humanos", "pastores y ovejas", "jefes y masas". Por tanto nos negamos a una venezolanidad esclavista que nos valore sólo como bestias de carga, con un fetiche mestizo que encubre la dominación cultural y educativa, social y espiritual en todos los órdenes, mediante una aberración: la racialización antropológica de la Babel de la Modernidad. El legado de Chávez es tan ecuménico y proteico que se tejió en una artesanía continental y planetaria en convergencia con lo más avanzado del momento histórico actual: no se quedó en las tres raíces (Bolívar, Rodríguez y Zamora) sino que encarnó los feminismos, los indoamericanismos, los afro americanismos, las teologías de la liberación, el marxismo crítico, los indo socialismos y eco socialismos. De paso tampoco fue antihispánico, pero no fue hispanocéntrico como es su caso, mucho menos eurocéntrico, no fue antisemita, pero enfrentó al sionismo del Estado de Israel. Mantuvo lazos y vínculos estrechos con todos los pueblos del mundo, incluyendo al pueblo norteamericano. Cifró una revolución pacífica, pero no desarmada.

UN NUEVO FANTASMA RECORRE EL MUNDO PARA TOMAR EL CIELO POR ASALTO

Por otra parte cabe recordar que un nuevo fantasma recorre el mundo y manda mensajes por todo el planeta derribando estatuas y retratos de esclavistas, encomenderos, conquistadores en busca de El Dorado como Walter Raleigh y de connotados íconos del apartheid, desde Colón a Cecil Rhodes. Me preguntaba un día Cristian Valles, mi compañera de estudios de la Escuela de Antropología: ¿por qué ustedes en el V Centenario pusieron el énfasis en la figura de Colón y no en las relaciones de producción y en el nuevo modelo de acumulación de capital? A lo que respondimos:

-En aquel momento, amiga Cristian, la corona española hizo un ridículo maniquí de Cristóbal Colón y lo llevó a Nueva York para que se abrazara y se diera un beso de lengua con la estatua de "La Libertad". Fue interesante que detrás de aquella cursilería se le vendía a la humanidad –como propaganda política- un nuevo modelo de acumulación de capital a escala mundial. Luego viene el derribamiento por los pueblos del mundo de los símbolos de la opresión: conquistadores y agentes de los apartheid, no es un simple escarceo folclórico de muchachos y muchachas en las calles de las grandes ciudades del mundo. Ellos corren detrás de la estrella más alta, descifrando y construyendo los caminos del futuro. Mirando de cerca y de lejos muchas veces, escriben los libros de la comunidad, los nuevos Popol Vuh y el nuevo tejido de redes comunitarias. De alguna forma preludian una revolución cultural, educativa, comunicacional y espiritual, que complemente la revolución política, económica y social. No es señal de un populismo folclórico.

DEL DÍA DE LA RAZA, DE COLÓN, DE LA HISPANIDAD A DÍA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA

Después con Chávez, el cambio de nombre de Día de la Raza a Día de la Resistencia Indígena apuntó contra un corte histórico extremista y arbitrario, de sepultar más de 40.000 a 50.000 años de historia del poblamiento del indio americano. Luego había otros señalando que la resistencia no comenzó ese día, sino días después, como si la resistencia es sólo armada; mientras algunos sostenían que ya no estábamos en resistencia sino en insurgencia y emancipación, olvidando que incluso Bolivia hoy está dialécticamente en resistencia y emancipación al mismo tiempo. Esto para recordar además que la propuesta inicial del Día de la Resistencia Indígena apunta a convertirse en Día de la Resistencia Indígena Planetaria, de los indígenas de todos los continentes, incluyendo a los sammi del norte Europa y otras minorías. El 12 de octubre era hasta hace poco conocido en algunos Estados de la Unión, como "el Día de Colón", ahora la indo-descendencia tanto racial como espiritual de Estados Unidos –incluyendo afros y latinos y asiático americanos- lo han llamado "Día de los Pueblos Indígenas". La sombra de Chávez recorre hoy los Estados Unidos hasta en los retratos de Trump, a quien su enemigo electoral le pone los ojos del Arañero de Sabaneta para llamarlo dictador, como lo hacían con Bolívar. Pero ojalá Trump use ahora los ojos de Chávez sin espejuelos imperialistas para ver estos pueblos con sentido de dignidad y respeto, lo que no se corresponde con la naturaleza de ese Apartheid angloamericano, que ha inspirado, como lo vio Roberto Fernández Retamar, todos los apartheid del mundo moderno bajo la dicotomía "civilización o barbarie".

NUESTRO CAMINO NO ES EL DE LOS MALINCHE, NI EL DE LOS XENÓFOBOS

Nuestro camino no es el de la malinche Isabel y Francisco Fajardo, ni de los Boves o de los Páez y Los Santander, de los Sarmiento y Alberdi. Es el de los Guaicaipuro y las Apakuana, de los José Leonardo Chirino y de las Juana La Avanzadora, de los Francisco de Miranda, de los Simón Bolívar y las Manuela, de los Sucre, de los Urdaneta y de los Antonio Nariño, de los Túpac Amaru y las Micaela Bastidas, de los Túpac Katari y las Bartolina Sisa, de los Simón Rodríguez y de los Zamora, de las Ana Soto y de las Josefa Camejo. De los Hugo Chávez y de sus sucesores actuales y futuros. De los Artigas y de los San Martín. De todos y todas, los y las que caminan con su ejemplo vivo. Mientras la canalla de los imperios y del imperialismo te señalan, tenemos la señal –desde lo alto- de que no vamos por el camino de la traición. Pero lo cual tampoco significa, que no debamos corregir errores y que no debamos hacerlo a tiempo. En el Aquí y Ahora de la Alta Política. Autocríticos para ser críticos: ¡Leales siempre, traidores nunca!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1643 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: