¡Una nueva batalla, una nueva victoria!

Cumpliendo el mandato constitucional se nos ha convocado a una nueva batalla, y a riesgo de parecer reiterativo y trillado, convecido estoy que es de las más importantes, simbolicas y definitorias y que involucra aún más al pueblo, a su conciencia, a su historia, su lucha, su derecho a vivir en paz, libre y soberanamente. Es la más trascendental de las batallas, la más neural de las que de este tipo hemos tenido desde el año 2.000.

Nunca antes el llamado al voto de todos los sectores democráticos del país se había hecho tan urgente, tan necesario como en esta quinta jornada electoral para elegir una nueva Asamblea Nacional.

No es cualquier elección y tampoco cualquier escenario, ni mucho menos la simple elección de nuevas y nuevos diputadas y diputados, no es cualquier comicio, mucho menos la pelea electoral por un curul, esta es una batalla de carácter DEFINITORIO, entre los que estamos con la patria y los que estan contra la patria en medio de un escenario de guerra abierta declarada contra nuestro país.

No se trata de elegir nuevas y nuevos diputadas y diputados, por renovar caras, por renovar la cámara, o para simplemente cumplir con el mero ejercicio constitucional que ineludiblemente tienen que rescatar y ejercer este próximo 5 de Enero 2021; no se trata de elegir por elegir 277 hombres y mujeres, No, se trata de escoger mujeres y hombres que al decir de Augusto Mijares, "representen lo afirmativo Venezolano", hombres y mujeres que enarbolen la bandera de la soberanía, la libertad, la autodeterminación, la defensa de nuestro suelo sagrado, diputadas y diputados que devuelvan al parlamento la constitucionalidad, la institucionalidad, la legalidad y que por sobre todas las cosas la Asamblea Nacional se sume a la tarea, el ejercicio, el hecho de brindar a nuestro pueblo la mayor suma de estabilidad, de prosperidad, de felicidad posible.

Estas elecciones se dan en un contexto donde la nación nos convoca a ¡Salvarla de la locura!, sí, salvarla, sacarla, rescatarla, del laberinto, del ojo del huracán al cual la han llevado los actuales "parlamentarias" agrupados en la opción anti-democrática, anti-patriótica, que hoy tenemos en la A.N. El voto se hace necesario, el concurso de los sectores que aman la patria más alla de las diferencias políticas e ideologícas se hace urgente. Esta batalla electoral a la que vamos define el rumbo, la vida, la salud de la nación.

En las páginas de estos más de 200 años de historia republicana, de historia parlamentaria, Venezuela nunca había conocido del paso por la sagrada sede del parlamento de unos sujetos tan dañinos, tan violentos, tan indolentes, tan tóxicos como los sátrapas que hoy ocupan lo ocupan, no habían registros del uso tan criminal de la figura de la inmunidad parlamentaria, estos delincuentes disfrazados de diputados que con sus viles acciones profanan la insigne Asamblea Nacional, han encarnado perfectamente el dicho popular "delincuentes con chapas".

Nunca la nación había experimentado el ruin uso de la institucionalidad para conspirar contra la patria, jamás se había visto en el parlamento Venezolano por donde han pasado grandes hombres y mujeres de nuestra tierra, unos delincuentes como estos, que desvirtuado el mandato constitucional y político usarán esta institución para el pillaje, para delinquir, para la corrupción, para causar daños incuantificables a la nación, jamás unos parlamentarios se habían saltado su razón de ser, sus deberes y derechos, como estos pillos, y además con un fin o para un fin tan perverso como es el de ponerse del lado del saqueo, del robo, de la desestabilización, de la intervención y de la guerra contra la patria.

Hemos sido testigos de como en estos casi 5 años de su nefasta paso por la A.N han aprobado acuerdos, decretos, instrumentos, hacer uso de la tribuna de oradores para respaldar, ratificar, suscribir, pedir, exacerbar y alabar las acciones criminales que los EEUU y sus lacayos lanzan contra la patria. Mientras más nos aprietan la cuerda, más excitación hay en las filas de la derecha.

Ante este escenario, convocados estamos pues para esta nueva batalla por la salvación de la patria, por la dignidad, una batalla parar cobrarles a los tránsfugas la traición. Una batalla por devolver al parlamento la racionalidad, la institucionalidad, el que las fuerzas democráticas entren de nuevo en el cauce de la vía política, del diálogo, del consenso aún en las diferencias por la patria.

Seguro y confiado estoy que como pueblo sabremos cobrarnos en este épico 6 de Diciembre, la felonía de estos... a la república, el mal gracias a Dios, ha tenido la resistencia, el aguante, y la firme respuesta de rechazo por parte de nuestro pueblo y de las demás instituciones del estado Venezolano, al mal le llegó la hora, tiene fecha de vencimiento y este 6-D, y allí escribiremos otra página gloriosa, veremos un nuevo amanecer y el 5 de Enero de 2.021 veremos coronada la más hermosa ¡victoria popular! Porque como dijo el poeta Nicaragüense Rubén Darío: "aquí nos alumbra un sol que no declina, el sol que ilumina las nuevas victorias".

¡NOSOTROS VENCEREMOS!

 

*@ChernandezPSUV*



Esta nota ha sido leída aproximadamente 415 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas