Luis Hómez: Un zuliano presidenciable

Para la fecha de hoy domingo 27 de septiembre, estaría cumpliendo 73 años. Es el personaje político zuliano que por su aclamada aceptación popular, brillantez intelectual y honestidad a toda prueba, tenía todas las posibilidades de alcanzar La Presidencia de la República. Nos estamos refiriendo a la figura egregia pública ejemplarizante de Luis Hómez Martínez.

El prematuramente fallecido líder socialista, tenía la enorme probabilidad de romper la mala racha que han confrontado todos los zulianos aspirantes a la jefatura del gobierno venezolano. Esta aseveración la he venido sosteniendo posterior a su muerte, hace ya más de 30 años, luego de realizar un minucioso análisis comparativo de su trayectoria como estudiante, su perfil académico y hoja de servicio, contrastados todos estos aspectos con la ficha de otros líderes latinoamericanos que han ocupado la máxima autoridad oficial en sus países o estuvieron en camino de alcanzarlos, Rafael Correa, Salvador Allende y Jorge Eliécer Gaitán entre otros.

Al cotejar la personalidad de Luis Hómez con la figura de Correa, las similitudes son abrumadoramente notorias. Ambos fueron brillantes alumnos y dirigentes estudiantiles con manifiestas vocación de servicio. Durante su Carrera de politólogo en el Instituto de Massachusetts en Estados Unidos, Luis fue electo en dos oportunidades presidente del Concejo Estudiantil Internacional que agrupaba a todos los alumnos extranjeros, liderando la primera huelga en el MIT. Al igual que el líder zuliano (Hómez terminó el Bachillerato con 19,04 de promedio), Correa por su buen rendimiento académico en su formación media, obtuvo beca para estudiar en la Universidad Católica de Santiago en Guayaquil, donde fue Presidente de la Asociación de Estudiantes de Economía, Auditoría y Administración. Recién graduado, el Expresidente Ecuatoriano hizo trabajo voluntario en la misión celeciana de Zumbahua, poblado rural fundamentalmente indígena tiempo en que aprendió Quichua, principal lengua indígena del Ecuador. También Luis hizo lo propio cuando comenzó a estudiar Wuayoonaikee, la lengua de los Wayuu durante 2 años. Uno y otro fueron excelentes profesores universitarios y tienen obras escritas publicadas.

El análisis comparativo nos permitió precisar que Salvador Allende en su época de alumno universitario al igual que Luís, fue un excelente dirigente estudiantil que dirigía protestas en su casas de estudio superior, con la diferencia de que Allende fue expulsado de su Universidad y Hómez no sufrió ningún tipo de represalia por su lucha. Ambos por sus convicciones socialistas fueron labrándose su ascenso político y social, mediante una vinculación progresiva con las masas, muchas veces sufriendo los sinsabores de la derrota, pero siempre logrando mejores niveles de influencia popular, muy por encima de los partidos socialistas en que militaron.

Hómez y Allende, tienen un elemento en común, la gran alianza de diversos sectores sociales y políticos, incluidas fracciones católicas conocidas como el Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU) y la Izquierda Cristiana en el caso de Allende y el Movimiento Cristiano Popular que Apoyó a Hómez. Por eso ganaron en sus últimos compromisos electorales, a pesar de la feroz guerra sucia y la manipulación de importantes medios escritos, en este caso el Diario el Mercurio de Chile y el periódico Panorama de Maracaibo.

A poca distancia del lugar donde nació Luis Hómez (Hospital Central), un año antes estuvo en Maracaibo (Teatro Baralt), el gran tribuno colombiano Jorge Eliécer Gaytán, aupando los candidatos del partido Acción Democrática para las elecciones de la Asamblea Constituyente de 1946. Al analizar el ciclo formativo de ambas figuras públicas y sus trayectorias políticas y de lucha social la analogía entre ellos es asombrosa. En primer lugar no hay duda de que asumieron el socialismo como sistema de gobierno. Los dos son egresados de las más prestigiosas Universidades norteamericanas y europeas con máximas calificaciones. Tanto Hómez como Gaytán, tienen una trayectoria de ascenso político muy parecido siendo los dos primero diputados regionales y posteriormente parlamentarios en sus cuerpos legislativos nacionales, desde cuyas posiciones se destacaron por su lucha contra la corrupción y por la defensa de los derechos humanos.

En su afán por enfrentar las injusticias y los abusos de poder, uno y otro, tienen un elemento en común, por lo demás insólito e irrepetible. Ambos “jurungaron” muertos para demostrar crímenes cometidos por funcionarios de seguridad del estado en abierta trasgresión al estado de derecho. Esta curiosa coincidencia en la forma de lucha de las dos emblemáticas figuras, está demostrada cuando Gaytán se involucró en la “Masacre de las Bananeras” y Hómez con los “Pozos de la Muerte”.

Quien escribe esta crónica, tuvo el privilegio de entrevistar en Maracaibo a una nieta del que fuera alcalde para el momento de la matanza en la población de la Ciénaga, Departamento del Magdalena, hecho ocurrido el 06 de Diciembre de 1928. Se trata de la Sra. Ena Bertha Barliza Galué, quien relató que siendo ella una niña, su madre le contaba que el joven Jorge Eliécer Gaytán viajando desde Bogotá, estuvo en La Ciénega investigando estos monstruosos crímenes, y con un bastón en sus manos, con empuñadura de oro, como señal de autoridad, escudriñaba en las fosas comunes, de donde lograba sacar pedazos de camisas rotas para tratar de recabar pruebas de la horrible matanza (Ver reportaje en páginas centrales del Diario VEA del 05/01/2008).

Como consecuencia del debate de las Bananeras, Gaytán se ganó el reconocimiento Nacional y para las elecciones presidenciales de 1950 en Colombia, era el favorito para ganar esos comicios. Fue vilmente asesinado a la edad de 45 años el 09 de Abril de 1948.

Sobre esta misma temática e idéntica forma de actuar con “Los Pozos de la Muerte”, Luis Hómez alcanzó un protagonismo mediático de primer orden en la prensa escrita, la radio y la TV, con un suceso que tuvo más de treinta días consecutivos impactando a la opinión pública nacional, fenómeno noticioso muy excepcional en materia periodística. Es tal la homologación entre las conductas de estos dos líderes que si requiriéramos certificar la hoja de vida de Gaytán pudiéramos calzarla con la frase “La anterior narración es copia fiel y exacta del original que está contenida en la trayectoria de lucha social y política del gran zuliano Luis Hómez”. Y no falseamos el rigor de la verdad en modo alguno.

Con la desaparición física, prematura de estos dos ilustres camaradas, existe un punto de coincidencia: Con la muerte de ambos se truncó la posibilidad de que Colombia y Venezuela enrumbaran sus senderos de mayor justicia y equidad social para la mayoría de sus habitantes.

Expuestas las anteriores consideraciones sobre las igualitarias virtudes de los personajes comentados (Correa, Allende y Gaytán), habiendo estos alcanzados la máxima jerarquía gubernamental, no es descabellado presumir entonces que ese sería también el destino final de la carrera política de Luis Hómez, alcanzar La Presidencia de la República, de haber continuado con vida entre nosotros.

Sirva el ejemplo de su ejecutoria para que algunos distinguidos miembros de las nuevas generaciones asuman el reto de una meta, que para él estaba asegurada, truncada por la fatal e inexplicable enfermedad que lo llevó a la muerte tempranamente. Hoy ese zuliano ejemplar estaría cumpliendo 73 años de vida.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1013 veces.



Alirio Almao

Abogado Memorialista.

 alirioalmao@hotmail.com      @AlirioAlmao

Visite el perfil de Alirio Almao para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: