El indulto

El indulto que benefició a 110 venezolanos detenidos por organismos militares es el reconocimiento desde la presidencia de la República que siempre fuimos presos políticos.

El indulto presidencial que benefició a 110 venezolanos detenidos es el reconocimiento que debíamos ser liberados para buscar en el país, tal y como lo dicen sus propias palabras: "(…) profundizar el proceso de reconciliación nacional y mantener la paz en Venezuela (…)".

El indulto presidencial que benefició a 110 venezolanos detenidos ha permitido desnudar las miserias de un grupo de maduristas y opositores quienes no comprenden que efectivamente para alcanzar un mínimo de acuerdos en el orden de la gobernabilidad para alcanzar esa reconciliación nacional y paz en Venezuela se deben aceptar los hechos sin nomenclaturas disfrazadas. Así un grupo de maduristas niega que los presos políticos fueron detenidos sin respetar el debido proceso, sometidos a torturas físicas y/o psicológicas, impuestos de pésima alimentación e insalubridad en sus cautiverios, ignorados en sus patologías y tratamientos médicos, negados a sus abogados las respuestas ante cualquier solicitud jurídica en sus respectivos "tribunales" incluyendo hasta la visualización de sus expedientes, "incautación" de sus equipos electrónicos y hasta de sus pertenencias personales (ropa y calzado), e incluso la posibilidad de comunicación con sus familiares llegando al extremo de separarlos de sus espacios geográficos. Por su parte, un grupo de opositores desde sus exilios dorados o sus estancias en embajadas dicen "rechazar" el indulto presidencial, porque para tales "dirigentes", quienes por supuesto, ellos ni sus familiares han vivido la barbarie descrita, no terminan de comprender que guste o no nos guste, Nicolás Maduro sigue siendo el presidente de la República.

El indulto presidencial que benefició a 110 venezolanos detenidos debe ser extendido a otro grupo de presos políticos que aún se mantienen tras las rejas de manera implacable, y entre los cuales con todo respeto, solicito a las autoridades para que cada causa sea evaluada de manera inmediata, y en especial, espero que quienes fueron mis compañeros de celdas de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), así como aquellos que aún se mantienen en el penal del Rodeo III asociados con efectivos policiales de los estados Sucre y Apure, tripulación del buque Negra Hipólita, y sindicalistas de Petróleos de Venezuela sean liberados de manera inmediata, máxime cuando los supuestos responsables de los eventos que se imputan a esos otros detenidos, fueron indultados.

El indulto presidencial que benefició a 110 venezolanos, también debe ser aplicado en políticas públicas eficientes que no sigan generando millones y millones de bolívares en dinero inorgánico que son los responsables de originar una pervertida hiperinflación y una destrucción sistemática de nuestra moneda, o sea, la destrucción del bolívar, y por ende el empobrecimiento de los venezolanos.

El indulto presidencial que benefició a 110 venezolanos, debe llevar a la reflexión a quienes controlan el poder que las políticas asistenciales, sociales y económicas para controlar el coronavirus deben ser revisadas, y sincerados los presupuestos de atención para todo el sistema de salud con pleno conocimiento de éstos en la población, así como una efectiva planificación sanitaria que no sólo se limite al plano mediático. No será posible disminuir las cifras de infectados ni fallecidos por tal enfermedad, cuando no se limpia la maleza de las ciudades, se efectúan inadecuados procesos de recolección de desechos sólidos, y tenemos un pésimo servicio de agua potable que ni siquiera llega a los ambulatorios y hospitales.

El indulto presidencial que benefició a 110 venezolanos debe también permitir encontrar acuerdos políticos que nos lleven a la realización de unas elecciones parlamentarias justas y transparentes con suficiente observación internacional que garantice la legitimidad de la nueva Asamblea Nacional. Verbigracia, que no tengamos un grupo de endiosados políticos tanto de una agotada dirigencia opositora, como de una enchufada cúpula madurista, rechazados ambos en sus bases y militancia, quienes sólo nos han demostrado en el último lustro que cuando los intereses personales están sobre las necesidades de un país, se autodestruye un legítimo poder, o se autoconstruyen otros autollamados "plenipotenciarios y supraconstitucionales" sin la aceptación nacional ni internacional que nos permitan salir de la profunda crisis política, económica y social.

El indulto presidencial que benefició a 110 venezolanos debe significar un auténtico reencuentro de los venezolanos, pero alcanzar ello sin mezquindades implica aceptar que los errores han sido mutuos entre quienes controlan y pugnan por el poder. Imponer unas elecciones sin un mínimo de garantías y acuerdos, o llamar a una abstención radical sin generar alternativas conscientes y constitucionales nos seguirá llevando por un abismo. Regenerar el pensar es la principal orientación que debe centrar a los venezolanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2765 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: