Por fin nos están hablando claro y sin caernos a coba, El Socialismo no está a la vuelta de la esquina

Estoy oyendo en estos últimos dias los mensajes e intervenciones diarias, ante los medios de comunicación, del Presidente Nicolás Maduro y los Ministros, que tienen que ver con Economía. Se nota, en forma pronunciada un viraje hacia el Capitalismo Productivo, mediante el apoyo a un nuevo sector de empresarios que está surgiendo para sustituir la vieja oligarquía importadora la cual durante muchos años se ha enriquecido con la Economía de Puertos y de Rentismo financiero.

Si algo le debe la humanidad a Karl Marx, es su aporte a las ciencias económicas y sus teorías expresadas en su libro El Capital, donde científicamente demuestra cuales son las etapas que ha vivido la humanidad para llegar a constituir El Modo de Producción actual, el cual señaló ha sido y es, el más eficiente para producir Bienes y Servicios . También demostró que la producción de estos bienes es directamente proporcional a la plusvalía que produce la explotación de la mano de obra. En otras palabras, mientras menos sean los salarios pagados a la clase trabajadora, más ganan los empresarios y más volumen de productos se obtienen.

Marx también demostró con su teoría del Materialismo Histórico, que las diversas etapas son secuenciales y que después de una vendrá la otra inexorablemente donde se cambiaran las Relaciones de Producción entre los factores que realizan el acto productivo. Hay muchas diferencias en la relación entre El Esclavo y El Amo de la etapa Esclavista, si la comparamos con la del Obrero y El Patrón de la etapa Capitalista, aun cuando en esencia se mantiene la relación de explotación de la mano de obra de una mayoría por una minoría privilegiada.

Tal parece que el Presidente Maduro y sus Ministros recibieron un curso de Marxismo y se dieron cuenta que sin desarrollo de Capitalismo Productivo no puede haber Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, pues al Socialismo le corresponde distribuir los Bienes y Servicios que produce El Capitalismo Industrial, para que cada quien reciba de acuerdo a sus necesidades y aporte según sus potencialidades. Se impuso la visión del Comandante Castro Soteldo y todo el gobierno está volcado apoyando y buscando empresarios emprendedores que por lo menos sientan algo por el país donde nacieron.

Se dio cuenta el gobierno que El Poder Popular Organizado no tiene la fuerza, la preparación ni la consistencia para echarse sobre sus hombros la tarea de producir los bienes y servicios que el país necesita. Ni siquiera han podido Distribuir con eficiencia las cajas CLAPS, menos lo están para Producir. Es por eso que el gobierno les está dando todo el financiamiento, respaldo institucional y exoneraciones legales a los empresarios justificándolo con la consigna: "Producir es Vencer".

No hay que negar que la Pandemia del Corona Virus y las Sanciones del Gobierno Norteamericano han sido factores importante para este viraje que ha dado el gobierno nacional, pues al verse impedido de poder importar los alimentos, medicinas y otros bienes y servicios necesarios para satisfacer las demandas de una población acostumbrada a consumir lo importado, no le quedó más remedio que incentivar a los emprendedores criollos para que sustituyan a los tradicionales importadores de mercancías.

Ya las consignas o arengas para construir con el Socialismo Revolucionario "El Estado Comunal" a través de las "Comuna o Nada", asegurando que el destino es "Socialismo o Barbarie" y que la Revolución se ejecutará con el "Plan de la Patria" , serán oídos muy poco y empieza la etapa del desarrollo interno de las fuerzas productivas como sucedió en China, donde convergen los dos sistemas en un proceso de convivencia, para poder pasar a etapas superiores de desarrollo a través del Capitalismo Productivo con la explotación barata de la mano de obra nativa .

Así que quienes estén soñando que tenemos Socialismo a la vuelta de la esquina tendrán que despertar y esperar mejores tiempos, pues sin clase obrera con conciencia de clase y poder popular organizado, no hay fuerza que haga torcer el rumbo que lleva al gobierno hacia el capitalismo productivo. Y no es que esto sea malo, sino que no hay las condiciones objetivas para instaurar nuevas Relaciones de Producción. Solo nos queda la esperanza de que enfrentaremos el futuro con la certeza de ir por el camino correcto para lograr lo que tiene que venir, pero a su tiempo.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 682 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: