La Otra Historia

Bolívar y Bermúdez

Muchas veces los grandes hombres se enfrentan, a pesar de estar en el mismo bando, hasta que uno de ellos reconoce la grandeza del otro y después de ser rivales, se unen para el bien de la causa.

Un caso significativo en nuestra historia, en la Guerra por la Independencia, fue la rivalidad entre Simón Bolívar y José Francisco Bermúdez, que terminó en una acción en donde había sido sitiado el Libertador en la Casa Fuerte de Barcelona, por los españoles dirigidos por el jefe Pascual Real.

Pero antes de profundizar en esta acción, debemos retroceder al enfrentamiento que se dio entre estos dos grandes hombres de nuestra historia.

En la expedición de Los Cayos, en plena organización, Bolívar enfrentó grandes divergencias con otros militares patriotas, entre ellos Bermudez.

José Francisco Bermudez se caracterizaba por su carácter violento, pero eso si plena su personalidad de un gran valor, contando con una gran altura y gran corpulencia, además de una destacada participación en las luchas independentistas.

Los conflictos contra Bolívar comienzan por la insubordinación y la arrogancia de Bermúdez en la primera batalla de Carabobo y la descarada intención del oriental de tener el mando supremo de los patriotas.

Con Montilla, Bolívar también tenía también enfrentamientos , haciendo que los dos hombres fuesen excluidos de la expedición.

Montilla se retira a los Estados Unidos, pero Bermúdez intentó varias veces formar parte de la empresa libertadora, pero no logra ser incluido.

En Ocumare sigue insistiendo ser incluido en el ejército patriota, pero el Libertador le dirige una carta cuyo contenido dice: "La sorpresa que me ha causado la llegada de usted, a este puerto ha crecido al leer su oficio fecha de ayer. Ud supone ignorar los poderosos motivos que hubo para dejarlo en tierra al tiempo de salir la escuadra de los Cayos, cuando ellos fueron públicos , y cuando no había un solo individuo de la expedición que no los supiese, y que no reclamare esta medida como de primera necesidad para evitar el desorden y los males que son consecuencia".

En otro de los párrafos reza:

"Por todas estas consideraciones me veo en la forzosa necesidad de impedir a Ud y a sus compañeros el desembarque que solicitan y le prevengo se prepare para trasbordarse con ellos a un buque que los llevará con seguridad a colonias amigas".

Después del fracaso de la expedición, levanta tentaciones en Mariño y Bermúdez, entre ambiciones y rencores, contra de Bolívar.

Bermúdez pide su destitución y que se lo entreguen su persona. El día 22 de agosto de 1816 se escuchan los gritos: ¡Abajo Bolívar! ¡Vivan Mariño y Bermudez!

Al ver los acontecimientos el Libertador decide embarcarse y cuando se dirige a la playa, espada en mano, una turba lanzan gritos de muerte.

El cumanés se lanza en contra de Bolívar pero es contenido por el Coronel Manuel Isaba y el Licenciado Gaspar Marcado.

El Libertador se refugia en una flechera y luego en el barco "El Indio Libre" y por tercera vez es arrojado de su tierra por sus compañeros.

Después Simón Bolívar se dirige a Haití en donde dirige una carta al Presidente Petión, que no se negara a seguir prestando ayuda a la independencia del nuevo mundo.

Mientras tanto los dos jefes republicanos disidentes son nombrados por sus tropas primero y segundo jefes de Oriente, dirigiéndose a Cumaná.

Para el 21 de diciembre Bolívar parte de Jacmel con Brión con gran cantidad de armas y municiones a Margarita.

Llegan a Juan Griego siete días después y siguen las acciones entre españoles y patriotas. En Barcelona llega en su auxilio el General Arismendi y al final de ese año llega Bolívar.

El héroe caraqueño trae pertrechos para la guerra y algunos oficiales extranjeros y soldados patriotas, en Barcelona existen caballos y hombres para formar un poderoso ejército, pero la anarquía de los jefes republicanos se opondría a los planes del Libertador.

Mientras tanto Bermúdez, bajo las ordenes de Mariño se prepara a marchar contra Cumaná en noviembre de ese año.

A principios del nuevo año Bolívar es sitiado en la Casa Fuerte de Barcelona y llama a Mariño en su ayuda, ya que él era la único que podía contar para librarse de los españoles.

Morillo aprovechando la derrota de los patriotas en Clarines colocó a Aldama y a Morales, además una poderosa cuadrilla de barcos por mar, desde Puerto Cabello, para bloquear al Libertador su retirada.

Españoles y republicanos se enfrentan en duros combates y los patriotas son obligados a retirarse al centro de la ciudad. Son rescatados por la llegada de un contingente de tropas orientales comandadas por Bermúdez, que envió Mariño, que temía que con la derrota de sus paisanos, los españoles atacasen Cumaná.

La batalla se hizo más dura con la llegada del General Bermúdez, pero al final los realistas tuvieron que retirarse.

Mariño a pesar de sus ambiciones, deja de asediar a Cumaná y acompañado por los Generales Armario, Valdes, Guevara y Bermudez, junto a 1200 soldados se acerca a Barcelona.

La vanguardia es dirigida por Bermúdez y llega al Pozuelo cuando los españoles comandados por el Brigadier Pascual Real prepara un fuerte ataque contra el reducto patriota.

Bermúdez con su carácter violento y fanfarrón, temiendo llegar tarde, envía un vecino en su caballo ara advertirle al enemigo que él ha llegado y los va a exterminar.

Real suspende el ataque y se retira al pueblo del Pilar.

Bolívar en reconocimiento a su salvador sale a buscarlo, en el Puente del Neveri lo encuentra y al verlo lo abraza y le dice: "Vengo a recibir al Libertador del Libertador".

El cumanés es conmovido por las palabras del caraqueño y no puede decir ninguna palabra, sino que sendas lágrimas, sellan lo que no pudo decir con las palabras.

El Libertador terminó reconociendo que a pesar de que el oriental Bermúdez era un hombre ambicioso, pero esa ambición era diferente a la de Mariño y de Piar, que tenían intenciones de disputarle el mando político al caraqueño.

En Barcelona se reúne una Junta Militar y el Jefe Supremo decide encargar al General Pedro Maria Freites la defensa de la Casa Fuerte, pero eso es otra historia que después ahondaremos con profundidad.

Las palabras de Bolívar transforman el alma sencilla de Bermúdez, hombre de odios profundos y afectos sinceros, convirtiendo la rivalidad del pasado en una cordial amistad. Bermúdez acompaña a Bolívar a Angosturas y fue el primer jefe patriota que entra a la ciudad el 17 de julio del año 17.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2028 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: