Diosdado y Omar Prieto enconchaos

Tiembla la revolución. Pestañea el Psuv. La oposición aplaude.

Voces agoreras salen al aire y las redes intoxican a muchos presumidos.

El río de la desesperación crece.

Guaidó llamó a Pompeo. Pompeo informará a Trump.

El panorama zuliano se tiñe de dudas y Caracas queda sin mazo de conciencia.

La rabia acosa. Tú allá y yo acá.

¿Y, tú qué haces? Yo, enconchao.

¿Y, tú? Enconchao también.

¿Te duele algo? Digo con amor: Tengo un dolor en el alma como en el corazón. Pero, más me duele la revolución.

¿Y, a ti qué te duele? La gobernación del Zulia, aunque no es mía, queda a la retaguardia, porque el virus que me mandó Duque: entró por una trocha y me cogió de frente despulgando el mercado de las pulgas, contaminado sin acción.

¿Qué estás tomando? Tomo muchos consejos además, de guarapitos de hinojo con canela que sudo viendo pasar el tiempo como si fuera un viejo enfermo pujando sin esfuerzo ninguno.

Tú y yo: ¡Qué coincidencia! A Bolsonaro lo cogió solo por boca abierta.

¿Quién te consuela? Reguetones con Alí Primera cuando, no es Chávez con sus cosas.

¿Y, a ti? A mí: viendo de lejos los relámpagos del Catatumbo y pensando que burro con sueño no le dé burundanga política al filósofo y se lleven el Zulia para Colombia.

¿Aprenderemos algo de nuestra situación? Creo que mientras tengamos tapabocas no.

Yo sí. ¿Y, qué? A no vivir tan preocupado por otros que no aprecian lo que haces, ni te aprecian y te persignan con sus ácidas críticas.

¿Y el mazo? El mazo cayó en un vacío sin ser espontáneo que ni Walter quiere auxiliarme.

¿Estaremos de reposo? De reposo estaremos, aunque nos pique la impaciencia.

¿Y, de Miraflores qué has sabido? Poco. Recuerda que es posible, por lo que no podemos ni por Cantv ni por celular hablar, que ese bicho se mete por sus redes.

¿Y por videollamadas? Por ahí sí, porque ni manos ni palabras sueltan nada.

¿Y, entonces?

Maduro como siempre trabajando. Más vigilado por Cilia que por los Estados Unidos, que lo mantiene metido en un traje especial como si fuera para la luna.

Recuerda y no olvidar compañero que en nuestro mundo político hay muchos traidores que, así como el coronavirus hay para rato y camarón que se duerme se lo comen los turistas.

Y sino nos vemos en estos días, nos veremos en lo adelante luchando por Venezuela que nuestro testamento político está a la orden de todos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1219 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas