La guerra y las elecciones

Lo que han propagado los enemigos de nuestra patria, que en su gran mayoría, para no decir todos son financiados con el producto de los robos que Donald Trump ha hecho a bienes nuestros que están bajo su custodia u otros países, como Colombia y Portugal con la anuencia de EEUU y de los que podemos contar como uno de los beneficiados, el capo mayor el auto juramentado Juan Guaido, que de ser un limpio de solemnidad paso a ser un super mega millonario en dólares; frente a este cuadro de rapiñas, ladrones y maledicencia, tiene hoy nuestro pueblo una nueva batalla que tiene que ganar el próximo seis de diciembre, asistiendo a cumplir con el derecho constitucional a elegir la nueva ASAMBLEA NACIONAL. Este nuevo evento electoral, deja más que claro el contenido democrático y participativo que nuestra Constitución da a nuestro pueblo. Iremos a unas elecciones en el marco de una situación atípica y compleja donde se mezclan varios elementos que debemos analizar para el desarrollo de este lance electoral. En primer lugar el gobierno norteamericano y sus aliados incondicionales nos tienen declarada una guerra, haciendo uso de todas las artimañas habidas y por haber, los tienen locos por instalar un gobierno servil e incondicional, que le permita apropiarse, sin ningún obstáculo por delante de todas nuestras riquezas naturales; los magnates petroleros, siderúrgicas, aluminio, los grandes consorcios automotrices y del transporte. Las distintas mafias que se desenvuelven en el mundo capitalista apuestan o invierten para instalar un gobierno neofascista al estilo de Bolsonaro en el Brasil, que le sirva ciento por ciento a los intereses del FMI. Es por ello que este proceso electoral, debe estar acompañado de una definición política e ideológica que transite hacia un PARLAMENTO con capacidad legislativa, que sean verdaderos legisladores y no discurseadores de esquina o de taberna; hombres y mujeres que no vayan a dormir o a bostezar en sus curules de la Asamblea Nacional. Que le dé a esa institución lustre, actividad, movimiento y contenido revolucionario y de esta forma se convierta en un itinerario para la refundación de la Republica. Mas que elevar el número de parlamentarios, el país exige a los partidos le presenten candidatos con ética y moral revolucionaria y no clientes o adulantes de X o Z dirigentes de partido. No queremos elegir a diputados con toda una plantilla de asesores que les escriben hasta los anteproyectos para los trabajos de comisión. Ya hemos visto a muchos desfilar por ese parlamento y nada hicieron o hacen poco por profundizar el proceso revolucionario. Los enemigos de la patria no están jugando a la guerra, la está practicando y desarrollando; basta con observar las fuerzas militares gringas que han arribado a Colombia; atentas y preparadas a lo que les ordenen los gobiernos del sub presidente Ivan Duque, Bolsonaro y las empresas contratistas de mercenarios de Donald Trump; que ya han puesto en práctica escaramuzas como la Operación Gedeón que llegaron a las playas de Macuro y Chuao y las acciones que se realizaron al sur del estado Bolívar. Ya la Bachelet, abrió fuego en otro de sus estulticias y amorfos informes contra el TSJ y el CNE; recordemos que esta señora es pieza clave en eso de recibir órdenes de Trump y del innombrable Luis Almagro de la OEA.

Prácticamente se debe convertir en un reto el aislar y derrotar al sector mercenario de la oposición y demostrarle al mundo el contenido bolivariano, chavista y democrático que hoy realiza esfuerzos inauditos en convertir en una barrera el avance del Covid – 19. El CNE debe montarse en los cambios de residencia; muchos electores están fuera de su hogar habitual por razones del transporte o la pandemia. No hacerlo sería dejar por fuera a una gran masa electoral que quiere y desea votar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 653 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: