La hora del reporte Covid-19

Mientras espero el reporte de hoy, para ver cómo va la pandemia, no puedo dejar de pensar en aquellos partes de guerra que emitía la PTJ en tiempos de la comisaria Odalys Caldera, la primera mujer policía de Venezuela..Eran unas cifras escalofriantes y en El Nacional colocaban un cuadrito en la primera plana del periódico. La muerte siempre vende…"28 cadáveres llegaron a la Morgue de Bello Monte", escribieron un día…Le dije a mi jefe de redacción que pobrecitos, porque encima de que ya eran cadáveres, tenían que llegar por sus propios medios al sitio de predespacho. Entonces se esmeraron más en la redacción…

 

Esas reminiscencias vienen a mi mente cuando veo la puesta en escena del doloroso recuento de la pandemia de COVID-19 en Venezuela porque se incluyen también líneas de tiempo de cada contagio comunitario, se reconocen a quienes el virus les arrebata la vida. Yo lo encuentro muy humano.

Todos los ministros de la Comisión Presidencial con sus tapabocas, todos anotan algo en el cuaderno, todos asienten con la cabeza cuando lo amerita…La hora, tipo 5 o 6 de la tarde, a veces un poco después, es intocable para nosotros. Solo la llegada del agua puede entorpecer el rito de sentarse a escuchar a Delcy, a Jorge o a Maduro…Me gustaría un poco de más espacio para el ministro de la Salud, Carlos Alvarado, quien es egresado de la escuela de Medicina de la Universidad Central de Venezuela y se especializa en medicina física y de rehabilitación. El 6 de marzo dijo en Venevisión que estábamos libres de Coronavirus, claro, ni siquiera la Organización Mundial de la Salud (OMS) había decretado la pandemia mundial. En las entrevistas que incorporo en este trabajo del Ministro de Salud, es interesante escuchar cómo pensaba entonces y cuál es la realidad hoy. Era cuando se decía que las mascarillas solo debían usarse para el personal de salud y la gente enferma. Personalmente, creo que es la hora de la ciencia y que el rol de los científicos es estelar, ante los medios, digo, pero no ha sido así en Venezuela, aunque no deja de ser importante que el propio presidente Nicolás Maduro dirija las acciones.

Sobre la puesta en escena del reporte diario, creo que ninguno de los voceros debería quitarse la mascarilla, tapaboca o barbijo para hablar ante el micrófono…Darían una lección a ese pueblo resiliente y reticente, voluntarioso pueblo caribe que lo usa de zarcillo o de hamaca para la papada, o de cintillo. Hay que aprender a hablar con la boca tapada, buscar la forma de que no se te empañen los lentes con tu propio vaho ( en YouTube hay tutoriales para evitar esta molestia). En mi caso aprendí a hacer mis propios tapabocas (los hay en el mercado desde 160 mil bolívares) y tengo unos que no se te pegan de la boca ni de la nariz, permitiéndote respirar, porque todo depende del diseño y…Todo depende del método también…Y esta pandemia debe ser tratada con método. Es cosa de virólogos y epidemiólogos, es un problema de salud pública que no perdonará los errores. La investigación es clave, los datos, el rastreo de casos. Ya comenzó la batalla por la primera vacuna, ¿de quién será el crédito? Los laboratorios se frotan las manos porque las ganancias serán, sin duda, millonarias. En este blog puedes ver las fases de la vacuna y este es un aspecto que no admite pérdida de tiempo porque puede ocurrir que el virus se debilite y entonces ya no habrá voluntarios para las pruebas; o quizás (es lo deseable) se desarrollen los anticuerpos de manera natural. Desde quién la envasará hasta cómo será su distribución, todos ganan…La salud siempre vende…Las pandemias siempre venden y es la industria farmacéutica la que se lleva la mejor tajada…Las teorías conspiranoicas incluso sugieren que nada es verdad en esta pandemia y que solo pretenden un confinamiento globalizado para controlar al mundo…¿Será?

Otro reporte que no me pelo es el de la Organización Mundial de la Salud, el ahora célebre doctor Tedros, el nuevo enemigo de Donald Trump. El Dr Tedros Adhanom Ghebreyesus Ghebreyesus es, según Wikipedia, "un biólogo especializado en inmunología y salud comunitaria". En este texto encontrarán la biografía oficial del hombre que a diario tiene la penosa tarea de dar las pavorosas cifras mundiales del Covid-19 y cuando esto escribo debe bordear ya los 10 millones de contagios confirmados. Yo me suscribí a la OMS y diariamente recibo los boletines oficiales de la Organización, además tengo acceso a las conferencias de prensa vía ZOOM y hasta he mandado preguntas por correo pero parece que nunca le llegan…Ya me es familiar el "Buenos días, buenas tardes, buenas noches", pues Tedros le habla al mundo, lo ven desde diferentes latitudes, los horarios no coinciden pero sí las tragedias…Todos vivimos la misma tragedia y este hombre enigmático, negrito, de lentes es el que saca de sus casillas a Donald quien quizás hasta sueñe con ponerle la rodilla en el cuello alguna vez…¿No?

Los mapas de la pandemia los consulto por varias fuentes pero básicamente los de la OMS y de la Johns Hopkins, veo que hay países diminutos, tan lejanos a mi, y casi no tienen casos o gigantes como EEUU y Brasil que están "cundidos" y me pregunto "why?"

También he hecho un glosario de términos pero lamentablemente se acerca la hora del reporte…

Esta historia continuará…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 543 veces.



Luisana Colomine

Profesora de géneros periodísticos y periodismo de investigación en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Comunista.

 @LuisanaC16

Visite el perfil de Luisana Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas