Descalabro institucional

¿Qué es lo que pasa con la "expediente" del Dr. Javier Vivas Santana?

  • Pero tanta ansiedad por el flash y por el ¡estamos en el aire señor Fiscal General de la República! puede producir pasos en falsos, adelantamientos presurosos que dejan evidencias del afán incontenido.

En los siete días de la flexibilización pasada, la abogada defensora del Dr. Javier Vivas Santana no tuvo acceso al "expediente" donde se conocería la causa real del delito que se le imputa y la fecha de la "audiencia", pues, quedó suspendida hasta nuevo aviso por el anuncio de las medidas de contención de la Covid-19, incluye al Distrito Capital y el estado Miranda, por lo cual se tranca el juego y se extiende el acongojado "retardo procesal". La descripción es demasiada galvanizada como para no despertar la suspicacia e interés referido. Seguramente, la "imaginación" parece tener más aliento que la esotérica "visión". Y que es, además, seguro que puesto a escoger, preferiría la connotación ética del "compromiso" al sesgo militarista implícito en "misión".

Pero, así es el esquema de esas "fiscalías", que por algún prejuicio antimetodológico de contención de la Covid-19 en el estado Miranda, remite a movimientos de blindados y a operaciones aerotransportadas dentro de El Rodeo III: de un calabozo de presos políticos a una celda con homicidas y violadores. Pero, ese "expediente", de igual modo, recuerda anteriores saludos a la bandera, que también es un ejercicio castrense, para imaginar un Ministerio Público, donde las transformaciones se dan más por el lado de las convicciones que de las teorías, que es lo que le sobra a ese "tribunal" que tanto imaginamos:

Verbigracia, dentro de mi imaginación, pensé que cada vez que un fiscal o fiscala, para hablar en el estilo constitucional bolivariano, jadeante, desencajado, con tapabocas rojo-rojito, como si se tratara de un ninja, quedaba a tiro, le sorprendería con este disparo interpelador: ¡Doctor, Doctora! ¿Cuál es la importancia para que se haya postergado el acceso al "expediente" hasta nuevo aviso?

También, imaginé, que lo más común en las respuestas es que todos quedaban inicialmente sorprendidos por la pregunta. Algo así como si le solicitáramos a un soldado en un campo de batalla, explicar el porqué de su presencia allí. Después, recuperada su entereza de combatiente, camarada, compatriota, soltaran más o menos la misma frase: ¡la institucionalidad está en juego! ¡tenemos que defender la institucionalidad! Algunos más radicales, llegarían a decir: ¡El caos hay que acabarlo! Y, una Doctora, en medio de ese frenesí institucional, se despepitaría en un discurso que intentaba demostrar cómo el Dr. Javier Vivas Santana era parte del plan de Donald Trump en Venezuela con el fantasma de las intervenciones de EE.UU. en América Latina. Esa académica del Ministerio Público, ducha emocional del tema, no tuvo temor en ideologizar el discurso con el grito de guerra a muerte: ¡leales siempre, traidores nunca!

En esta entrevista imaginaria, y con motivo de la revisión del "expediente" por parte de la abogada defensora, sucedió que algún fiscal o fiscala del Ministerio Público atribuyera a otros un supuesto alejamiento de la senda de los DDHH y la Libertad del Dr. Javier Vivas Santana. Como este reclamo no iba acompañado de las evidencias de tal alejamiento, yo un poco provocador, les pregunté a los que asi hablaban, cómo se medía ese alejamiento, ¿era acaso que ese fiscal o fiscala del Ministerio Público no estaban ejerciendo su envestidura? ¿seria, tal vez, que en su actividad, no estaban promoviendo la justicia que esos criterios piensan que hay que hacer? Pues, de ser este el caso, ellos -los críticos-, estarían obligados a señalar los elementos caracterizadores de la justicia que "hay que imaginar", o por lo menos la de esa que debía ser rechazada.

Si fuera esto último, el asunto solo merecería un ligero comentario. Pero mucho me temo que quienes hablaban de tal alejamiento, no lo hacían porque tenían simpatías con Juan Guidó sino porque en nuestra academia, desde la acera del frente a la tendencia social del derecho, y con la vieja excusa de darle preeminencia al oficio, ha ido cobrando cada vez más fuerza, y con ello haciéndose arrogante, una postura que supone que la razón de la justicia es el objeto mismo, como expresión de la imagen cultural predominante y de las ideas que la respaldan, haciendo innecesaria cualquier discusión sobre contenidos pues, esa cultura de imágenes, es la cultura del poder, ideología que llaman.

Posdata

No podría dejar de nombrar, a la izquierda ilustrada dentro del Ministerio Público, ahora convertida en cronistas y opinantes, le gusta el prestigio y el reconocimiento, y eso, en este mundo sumiso en el paradigma de la globalización y la informática, significa convertir sus actuaciones y sus habilidades en parte del espectáculo, en otra forma de entretenimiento. Cada salida del Dr. Tarek William Saab Halabi al aire, lúcido, lleno de ingeniosidades, con el desparpajo de su hablar y la arrogancia de quien se sabe ungido, potencia sus prestigio de poeta y defensor de los DDHH. Pero tanta ansiedad por el flash y por el ¡estamos en el aire señor Fiscal General de la República! puede producir pasos en falsos, adelantamientos presurosos que dejan evidencias del afán incontenido.

¡Por la adopción de medidas que garanticen la vida, salud, integridad y dignidad del Dr. Javier Vivas Santana!… ¡El Dr. Javier Vivas Santana es un preso político!... ¡Basta de la utilización de la justicia para la persecución política, el linchamiento moral, la instigación al odio y la destrucción moral del Dr. Javier Vivas Santana!... ¡Libertad Plena para el Dr. Javier Vivas Santana!...

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento¡



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3147 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: