¿Quién eres?. Descubre tu verdadero potencial

"Si permaneces apartado de tus recuerdos, si te separas, si no te identificas con ellos, tendrás conciencia de ti mismo" Osho

Si te preguntan ¿quién eres? dirás que eres tu nombre, tu profesión, tu condición social, tus relaciones y si te pedimos que seas más especifico, que muestres un rasgo más personal dirás que eres fuerte de carácter, trabajador, inteligente,… en fin, te identificarás con lo que has aprendido en el pasado. Pero, ¿realmente conoces tu potencial?

Si así te reconoces, entonces eres y serás una víctima de las circunstancias. Te definen el lugar de nacimiento, el contexto familiar, local, nacional y mundial. Si sufriste abandono cuando niño, te creerás poco importante, poco querida o tal vez despreciable. Todo tu entorno termina determinando tus oportunidades, experiencias y aprendizajes. Obedeces incondicionalmente a tus pensamientos, sentimientos y emociones pues ellos te definen. Eres victima de tu pasado.

Tus sentimientos, pensamientos y emociones forman parte de ti como lo hace un órgano, los necesitas pero no te definen. Tu mente no para de pensar, de intentar explicar cada experiencia y controlar todo, mientras puedes ser racional. Cuando las emociones asumen el control colocan tu mente en piloto automático. Pero en muy pocos casos estás presente vivenciando el ahora, cual un niño. Vives atrapado en la matrix.

Mientras comes, conduces, te bañas, caminas o incluso conversas con otros, estás pensando en otras cosas o incluso sobre eso que te acontece pero no lo estás vivenciando, no te deleitas con lo que estás haciendo, simplemente lo haces mientras tu mente es la que está fabricando tu mundo, tu verdad.

Eres como un rio crecido en una gran pendiente, el agua sucia (pensamientos memorias del pasado), los troncos (sentimientos) y las piedras te arrastran a la deriva, pues te identificas con ellos. Solo cuando por un momento logras salirte del cauce del rio, puedes convertirte en el observador y esperar que el rio se amanse y puedas ver con claridad tus emociones, sentimientos y pensamientos y usarlos a conveniencia viviendo el momento presente.

Por más que intentes aquietar tu rio crecido, por más técnicas que práctiques, no lograrás aquietarlo. Quizás puedas simular la quietud, desviando la mirada, pero igual seguirás siendo presa de tu intelecto que es el que construye la calma, seguirás en la matrix.

Debes separarte de los recuerdos que te han llegado a través de tu experiencia y han pasado a ser parte de tu mente. Mientras seas más capaz de transformarte en testigo de tus conocimientos dejarás de ser ellos. Serás más consciente.

Tienes que recuperar la inocencia de un niño, admitiendo que no eres tu mente ni tu cuerpo, que eres el observador. Reconociendo que lo que conoces es insignificante ante lo que estás por conocer (El proceso de conocer es eterno). Admitiendo tu total ignorancia. Solo así, lograrás encontrar momentos reales contigo mismo. Alcanzarás estar presente y vivenciar experiencias sin juicios, libres del lastre de tu pasado, de tus memorias.

De esta manera, cada instante podrá ser un nuevo despertar. Cada amanecer una nueva vida libre de tus creencias del pasado. Serás realmente libre de explotar tu verdadero potencial poniendo a tu servicio tus pensamientos, sentimientos y emociones y no al revés. Podrás dejar de ser lo que creías que eras sin esfuerzos, dejar atrás tus pesadillas, tus culpas, tus pesares.

Solo así podrás conocerte realmente. Dejarás de ser la víctima para ser consciente. Saldrás de la Matrix, de la verdad que te han construido tus ancestros, tus memorias del pasado para conocer tu propia verdad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 938 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: