Despojo cultural y biopiratería al pueblo Pemón

El retorno de la Abuela KUEKA

En 1998 durante el gobierno de Rafael Caldera, el pueblo Pemón fue víctima de un despojo cultural que hoy, luego de 22 años de cometido, ha sido parcialmente reparado. La " Abuela Kueka", hermosa formación pétrea de jaspe, que en la cosmogonía de este pueblo ancestral , en su condición de símbolo de sacralidad, representa a sus antepasados protectores, es considerada como sus abuelos y un miembro más de las comunidades pemones, fue extraída ilegalmente del Parque Nacional Canaima y llevada hasta Alemania.

En este país europeo, luego de ser intervenida por el escultor y pirata cultural Wolfang Von Schwarzenfeld , fue colocada en el parque temático Tiergarten de Berlín, en las cercanías de la Puerta de Brandemburgo y del parlamento alemán, en ejecución del proyecto Global Stone.

En el año 2003, durante la gestión de gobierno del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, se iniciaron conversaciones con el gobierno alemán dirigidas a recuperar este símbolo sagrado de los pemón. Con aires de superioridad del que mira por encima del hombro a quienes consideran inferiores, autoridades diplomáticas del país europeo, buscando justificar la ilegal apropiación de la Abuela Kueka, propusieron que un grupo de indígenas pemón fueran al "lugar de espiritualidad " donde se encontraba colocada la piedra y entendieran la intención del proyecto del que formaban parte. Es decir, que los indígenas los entendieran a ellos ,apreciaran el lugar de atracción turística y de esparcimiento que pretendían revestirlo de un falso sentido espiritual, mientras despreciaban la cosmogonía y la espiritualidad del pueblo víctima del despojo o piratería cultural.

Por su parte, Von Schwarzenfeld, abiertamente se mofaba de los pemón y de los venezolanos, negando sin ningún género de prueba, la calidad de símbolo sagrado a la Abuela Kueka. Era él con su trabajo de artista quien le había dado su exacto valor y simbolismo a la formación pétrea. El autor material del despojo sufrido por el pueblo Pemón reivindicaba el proyecto Global Stone, alegando que estaba desinteresadamente financiado con su propio patrimonio y con la ayuda y cooperación de patrocinadores encontrados durante su viaje alrededor del mundo en busca de piedras que tuvieran las características adecuadas a los requerimientos de su proyecto artístico. Como se logró conocer, en el curso de este periplo, también incurrió en algún otro despojo cultural similar, que oportunamente reclamaron los pueblos afectados.

Como era de esperarse, no faltaron quienes salieran en defensa de Von Schwarzenfeld, Para algunos antropólogos, los indígenas especulaban: " Abuela Kueka" no tenía el simbolismo que el pueblo Pemón le atribuía. De acuerdo con sus estudios, no existía obra de algún investigador que conociera el mito ni tampoco ellos mismos lo habían podido constatar. Partiendo de tan estrecha lógica , capaz de haber hecho rabiar al mismísimo Pedro Abelardo, concluían que ante la ausencia de una narrativa de algún investigador o trabajos de campo de su propia autoría que así lo confirmaran, la "Abuela Kueka" no era la "Abuela Kueka". Era solo un invento interesado de los pemón que reclamaban un ídolo que solo cobraba vida en sus mentes fantasiosas.

A pesar de que en un determinado momento el gobierno alemán realizó una consulta el 2012 al Parlamento para consentir en la devolución del símbolo sagrado de los pemón, había un dilema que previamente debía resolverse. Entregar a la Abuela Kueka sin condiciones a Venezuela, suponía poner en evidencia que ese legado cultural había sido despojado a sus legítimos propietarios, en contravención a la normativa legal venezolana, a los tratados internacionales sobre el derecho de los pueblos indígenas y a las Convenciones sobre Patrimonio Cultural El gobierno receptor del bien cultural de los pemón, propuso entonces devolver en calidad de "donación" a la Mamá Kueka. Vale decir, que siendo Alemania "legítima propietaria" de ésta, en una muestra de generoso gesto hacia Venezuela, le transmitíría a nuestro país, sin compensación económica alguna, ese patrimonio de su pertenencia. Desconocemos si este fue el "acuerdo amistoso final", alcanzado entre el despojado y el despojador. Antes, había propuesto como compensación del daño que se le ocasionaría con la devolución del legado cultural arrebatado a los pemón, que le entregaran otra piedra de características similares.

  • Un despojo parcialmente reparado

El día 16 de abril llegó a Guanta (Anzoátegui) la Abuela Kueka, El gobierno del presidente Nicolás Maduro pagó su traslado a un costo de 35.000 euros. El despojador ni sus cómplices se molestaron en buscar patrocinadores del viaje de retorno, mucho menos resarcieron el daño causado al bien cultural del pueblo pemón.

Para los pueblos ancestrales la piedra es una expresión simbólica de lo eterno y perdurable , de la unidad y de la fuerza. Makunaima , el Creador, en castigo al joven pemón Taurepán, por tomar como mujer a la más bella joven de la comunidad Macuxi, en desacato a su mandato que prohibía enlaces matrimoniales entre ambos pueblos, convirtió a los amantes en piedras. En lo adelante, ese amor indestructible y eterno de la pareja irradiaría a todos los pemón, de quienes serían sus protectores. La tierra, su casa, sería protegida por ellos, pero sufriría en caso de ser separada del lugar en que Makunaima dejó a los "abuelos".

Turepán, el "Abuelo", quedó en Mapaurí, en la Gran Sabana, en el sitio donde Makunaima dejó sentir su poder . La Mamá Kueka , fue robada y separada de su amante y ahora después de 22 años de ausencia volverá a abrazarse con Turepán. Tendrá su pueblo que realizar un ritual de sanación. Wolfang Von Schwarzenfeld,, antes de ser retornada a Venezuela, donde llegó a Guanta (Anzoáetgui) el 16 de abril de este año, la intervino: la mutiló para tallarla y pulirla y poder exhibir su bello vientre, -oculto durante siglos-, a los cultos turistas y visitantes del parque ,Tiergarten de Berlín, quienes aprovecharon la ocasión para estamparle sus nombre y arrancarle pedazos. El despojo del bien cultural al pueblo pemón fue reparado parcialmente por los piratas de la cultura y sus cómplices.

  • Biopiratería al pueblo Pemón

El pueblo pemón no solo ha sido víctima de despojos culturales como el reseñado caso de la Abuela Kueka. También lo ha sido de la Biopiratería. En un estudio realizado por investigadores venezolanos, hace algún tiempo, se da cuenta que micro organismos asociados a plantas endémicas de Paraitepui, fueron extraídos del Parque Nacional Canaima, sin autorización de las autoridades venezolanas y sin el consentimiento previo e informado del pueblo Pemón.

Los investigadores E. Febres y C. Molina de Vitalis , y de la Oficina Nacional de Diversidad Biológica presentaron un caso de Bio piratería que derivó en el registro de patentes comerciales para el TAXOL, producto cancerígeno de amplio espectro considerado como una de las mejores drogas en su género en los últimos años, que le ha reportado gigantescas ganancias a la transnacional Bristol Mier Squibb (BMS), premiada con medalla nacional de tecnología por el entonces presidente delos Estados Unidos de América, Bill Clinton.

Como ha pasado al olvido este caso de biopiratdería, transcribimos in extenso el trabajo de los mencionados investigadores, para llamar a la reflexión a nuestras autoridades, en estos momentos cuando piratas de la economía se asocian para acordar medidas criminales contra Venezuela, destinadas a impedirle adquirir medicinas necesarias para garantizarle la salud a su pueblo.

_____________

*Abogado. Asesor jurídico de la "Cátedra Libre Intercultural César Rengifo.". Miembro del Consejo de redacción de la revista "Itanera".

La Biopiratería en Venezuela:

Caso microorganismos asociados a plantas de la Guayana venezolana con actividad anticancerígena

E. Febres y C. Molina

D

esde fines de 2004 se comenzó a impulsar en Venezuela, a través de la Iniciativa para la Prevención de la Biopiratería (www.biopirateria.org) el contacto entre diferentes instituciones y personas vinculadas a los temas de biodiversidad y recursos genéticos, pueblos indígenas y conocimientos tradicionales, y propiedad intelectual, a fin de promover la discusión sobre estos temas y sobre el fenómeno de la biopiratería, orientada hacia el intercambio de información, fomento de investigación y realización de análisis sobre casos referidos a recursos genéticos de origen venezolano y conocimientos tradicionales de pueblos indígenas y comunidades locales venezolanas (1). Uno de los resultados de este proceso fue focalizar el trabajo de documentación y análisis alrededor de un caso concreto. El caso escogido se refiere a utilización de microorganismos de los cuales Venezuela es país de origen, el cual presentamos a continuación.

Materiales y métodos

Se realizaron consultas a instituciones interesadas en la temática de la biopiratería: Ministerio del Ambiente, Vitalis, Dirección General de Asuntos Indígenas del Ministerio de Educación, Asamblea Nacional, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Ciencia y Tecnología, Fundación para el Desarrollo de las Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, Fundación Instituto Botánico de Venezuela y la Organización No Gubernamental India, así como a un conjunto de expertos en distintas áreas vinculadas al mencionado tema.

De estas consultas se escogió un caso emblemático para la divulgación de este problema en Venezuela, donde los criterios que prevalecieron para dicha escogencia fueron el elevado número de normas ambientales obviadas y el hecho de que todo el proceso resultó en una patente comercial (1). El caso en particular, fue puesto en evidencia por una denuncia recibida en el Ministerio del Ambiente (MINAMB), donde se señalaba la extracción y uso de Stegolerium kukenani, hongo productor de un anticancerígeno de Santiago Brugnoli y Rosquete Porcar nombre comercial Taxol, asociado a la planta Stegolepis guianensis Klotzsch (Rapataceae), habitante de las cimas de los tepuyes Roraima y Kukenán en Venezuela (2),

Resultados y discusión: se continuó y amplió la búsqueda de datos complementarios. En este proceso se identificaron dos casos publicados de características muy similares, implicando la extracción y uso de Seimatoantlerium tepuiense (3) y de Serratia marcescens (4).

Resultados y discusión

Estos microorganismos asociados a plantas fueron extraídos de la región Guayana, específicamente en los espacios del Parque Nacional Canaima (PNC) y derivaron en patentes comerciales para el Taxol. En ninguno de los casos se contó con ningún tipo de autorización del Estado venezolano, en particular, los investigadores no contaban con un Contrato de Acceso a los Recursos Genéticos, con su respectivos permisos de colecta científica, ambos emitidos por el MINAMB, previa opinión de la Comisión Nacional de Tepuyes; el permiso de acceso al PNC emitido por Inparques, el Consentimiento Fundamentado Previo, emitido por el pueblo Pemón, (según la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas) y sin considerar que muchas de las plantas recolectadas son endémicas de la provincia de Pantepui (1) y desde el punto de vista económico perdimos la oportunidad de obtener ganancias por la patente emitida para el Taxol que producen los microorganismos generados por estos de este acceso ilegal de nuestros recursos biológicos y genéticos.

Tanto es así que el Taxol, nombre comercial registrado por Bristol Miers Squibb, es un agente anticanceroso de amplio espectro de mayor uso (en el 2003, se estimó que un millón de pacientes habían sido tratados con ese medicamento) y ha sido calificada por el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, como "la mejor droga anticancerígena de los últimos 15 años", lo cual se ha traducido en ventas de más de mil millones de dólares al año.

Conclusiones

Ha sido ampliamente documentado que el acceso a los recursos genéticos en el caso estudiado, se realizó de manera ilegal e ilegítima (1), por una parte, con el Convenio de Diversidad Biológica y un grupo de leyes nacionales sobre recolección de materiales biológicos, áreas protegidas y comunidades indígenas. Como consecuencia de lo anterior, las patentes de invención relacionadas serían altamente cuestionables -de hecho legalmente improcedentes- a la luz de la normativa nacional y subregional de Derechos de Propiedad Intelectual, configurándose un caso de biopiratería que afecta los derechos e intereses de nuestro país.

Se sugiere continuar los esfuerzos interinstitucionales de intercambio y coordinación entre aquellos actores relacionados con el tema de la biopiratería, lo que permitirá desarrollar la plataforma del trabajo y análisis para profundizar en su prevención. A pesar de su importancia, y pese al interés de diversos sectores, el tema de la biopiratería es insuficientemente conocido en Venezuela, por lo que se sugiere difundir masivamente éste y otros casos de biopiratería, para sensibilizar a la población en general, al sector gubernamental y al sector científico especialmente (académico y de investigación). Asimismo es importante la socialización de los marcos legales aplicables.

Terminología empleada

Biopiratería

Uso de la propiedad intelectual para legitimar la propiedad y control exclusivo de los recursos biológicos y genéticos y del conocimiento, sin reconocer, recompensar o proteger a los innovadores tradicionales.

Microorganismos

Pequeños organismos vivos, sólo visibles con un microscopio, que incluye a las algas, bacterias, hongos y animales unicelulares

Literatura citada

1. Febres, M. E. y C. Molina, 2006. Caso de Estudio en Venezuela "Microorganismos con actividad anticancerígena" Iniciativa para la Prevención de la Biopiratería. Documentos de Investigación. 7:1-16.

2. Hess, W.M., G. Baird, E. Ford, J.Y. Li y R.S. Rajinder. 2001. Stegolerium kukenani gen. et sp nov. an endophytic taxol producing fungus from the Roraima and Kukenan tepuis of Venezuela. Mycotaxon 78: 353-361.

3. Strobe, G., E. Ford., J.Y. Li, J. Sears, R.S. Sidhu y W.M. Hess. 1999. Seimatoantlerium tepuiense gen. nov., a unique epiphytic fungus producing taxol from the Venezuelan Guyana. Systematic Appl Microbiol. 22(3):426-433. 4. Strobel, G., L. Jia-Yao, F. Sugawara, H. Koshino, J. Harper y W.M. Hess. 1999. Oocydin A, a chlorinated macrocyclic lactone with potent anti-oomycetes activity from Serratia marcescens. Microbiology 145: 3557-356.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 995 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas