El Guasón, pandemia y gasolina

"La cuarentena inmediata del pueblo venezolano y la campaña "quédate en tu casa", ha sido una decisión acertada del Gobierno del Presidente Nicolás Maduro en estos tiempos de pandemia mundial.

(El Autor)

A medida que transcurren los días y las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan los estragos que han causado en la población de los países del mundo el Covid 19 o Coronavirus, también vemos sus mortales consecuencias de una pandemia que ya alcanza una cifra superior al millón de contagiados y se acerca a un número de casi los 45 mil fallecidos.

Nunca antes, quizá sólo en los tiempos de "la peste española", la humanidad había experimentado una situación como la que nos amenaza hoy con una pandemia que tuvo su foco inicial en China, en la provincia de Hubei, principalmente en la ciudad de Wuhan su capital.

Las alarmas se han encendido en todo el mundo y principalmente en nuestro país, Venezuela, la acción inmediata del Gobierno del Presidente Nicolás Maduro fue la de declarar una cuarentena; decisión que ha sido calificada de acertada por parte de los países miembros de la ONU y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ya a estas alturas los venezolanos hemos cumplido un mes de cuarentena y se ha anunciado su prolongación por un mes más, guardando las medidas de protección anunciadas por la OMS y bajo el slogan de "quédate en casa", el cual se cumple a nivel mundial.

El comportamiento de la población venezolana ha sido ejemplar hasta los actuales momentos y muchos ciudadanos respetan las recomendaciones de salir de los hogares sólo para asuntos de prioridad; como la compra de alimentos o medicamentos, al igual que para trabajos muy indispensables en los campos de la salud, producción de alimentos y de la seguridad de los ciudadanos y del Estado (militares y cuerpos policiales).

Paralelamente por órdenes del Gobierno se ha procedido a través de Protección Civil, Bomberos y otros organismos e instituciones a operativos de limpieza y fumigación, especialmente de los lugares de altas concentraciones de masas, hospitales y plazas púbicas.

No obstante a todas estas acciones que apuntan al resguardo de la salud de todos los venezolanos por el Coronavirus o Covid 19, a través de las redes sociales y otros medios de comunicación se han dado algunas señales de inconformidad y de críticas al Gobierno, a pesar de que su actuación ha sido positiva y efectiva.

En realidad se trata de una manifestación que está vinculada a la oposición y a la conducta negativa de algunos líderes políticos, quienes no apoyan o favorecen la salud del pueblo sino a sus intereses políticos. Es decir a tratar de pescar en rio revuelto y buscar sacar provecho a un tiempo de crisis, el cual ha sido provocado por intereses ajenos al país y que están vinculados a enfrentamientos geopolíticos de potencias en el mundo.

En el caso venezolano la realidad ha colocado las cosas en su lugar y en verdad las medidas del Gobierno Revolucionario han sido orientadas a la protección de los ciudadanos, muy por encima de los intereses políticos o económicos de algunos grupos de poder (Ejemplo el vendedor de cerveza).

El comprobado éxito hasta ahora del Estado venezolano y sus autoridades por el control de la pandemia y las medidas que apuntan a la protección de los ciudadanos y sus familias no necesitan ocultarse y por eso es que nos atrevemos a decir "el que tenga ojos que vea".

No obstante, el debate cotidiano que mantenía viva a la oposición venezolana y alimentaba su dependencia y tutelaje del imperialismo norteamericano, ha quedado al desnudo en esta ocasión.

Líderes de la oposición y abanderados del pesimismo están desesperados porque no son el centro de atención de la opinión pública y sus apetitos de poder se han visto mermados, a pesar de que tratan de buscarle cinco patas al gato.

Un ejemplo lo tenemos en el operador político y líder sacado del sombrero de un mago para un gobierno de sombra. Este es el caso de Juan Guasón o Juanito Alimaña (presidente invisible), quien aupado por el Departamento de Estado trata de resucitar su papel en la ópera bufa en la cual ha actuado a espaldas de la realidad en la Patria de Bolívar.

Algunos hechos que son el resultado del bloqueo y de la guerra económica a la cual ha sido sometido el país en los últimos años, no dejan de estar superpuestos en estos tiempos de pandemia, donde toda la atención está centrada en proteger a los venezolanos, tal como lo ha hecho el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Los enfermos y disociados que han engrosado las filas de la oposición azuzados por los escuálidos y terroristas desde Miami, así como por los enemigos de Venezuela agrupados en el "Cartel de Lima" no han descansado en sus propósitos de dar un golpe de Estado.

Afortunadamente, hasta ahora, los resultados han sido positivos para el país y el Estado venezolano ha resultado airoso de estos fallidos intentos de Golpe y ataques por mampuesto, los cuales no respetan los momentos de pandemia que amenazan a los venezolanos, incluso por encima de las diferencias políticas.

Mientras la pandemia avanza y espera respuestas sensatas de los amantes de la vida, los traficantes de la muerte desean que la gasolina barata no se acabe y se siga manteniendo el contrabando hacia Colombia, con la mirada complaciente de los gendarmes quienes viven del mercado de la droga.

Si bien el bloqueo de los catalizadores que conforman la fórmula de la gasolina de nuestras refinerías ha mermado la producción, la parálisis del país que tanto desean los opositores, se ha equilibrado milagrosamente, gracias a la cuarentena que también se ha extendido al parque automotor, mientras se avanza en mejorar nuestras Refinerías.

Es por demás sabido, público y notorio que la pandemia no respeta clases sociales, ideologías políticas, credos, religiones o razas y que el peligro es avasallante contra todos los seres humanos de diferentes sexos o edades.

La hipocresía de los enemigos de la vida y de los enemigos de la justicia y de la igualdad en el mundo, no descansan en sus propósitos de buscar saciar sus apetitos económicos y de incrementar sus negocios, incluso en tiempos de la pandemia que desenmascara al capitalismo (Ejemplo el de USA y Europa).

Casos para describir el descaro y la miseria humana sobran, cuando vemos en el escenario mundial la actuación de los agentes de la guerra o de los negocios ilícitos como el tráfico de drogas.

Este sucio negocio también se ha visto afectado por el Coronavirus y sus verdaderos cárteles de Trump y Uribe hoy mueven sus naves hacia el Caribe para no sólo amenazar, porque su verdadero objetivo es proteger los intereses que subyacen en el fondo; es decir, proteger sus negocios del narcotráfico al cual dicen combatir (DEA).

Toda una mezcla de maldad y un coctel de avaricia e hipocresía se esconde detrás de quienes incluso, prefieren que se destruya la vida humana porque para ellos hay "superpoblación".

Las acciones de organismos como el FMI y el Banco Mundial (BM) sacan cuentas y para ellos los ancianos y los niños "no son productivos", ya no cuentan en el mercado y en la producción del capitalismo, quien lanza sus garras contra las riquezas de los países que siempre han sido sus víctimas de la explotación, gracias a su liberalismo salvaje.

No resulta nada extraño ni impredecible que después de esta pandemia del Covid 19, la humanidad tiene que aprender la lección. Los afanes de una casta o clase social del capitalismo explotador se han expuesto a sus propios engendros.

Cuando la calma retorne y se pueda tener asegurada una vacuna o un recurso sanitario contra la pandemia, podremos quitarnos la mascarilla y salir a gritar a los cuatro vientos ¡Gracias a la Vida!

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1309 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus