¿Acaso los tapabocas son artículos de primera necesidad?

Nomás asomarse el coronavirus sin hacer daño de lo más tranquilo comenzó en el correr de los día en el país: la escasez de los tapabocas que, no se sabe de dónde vienen, ni quién los inventó, pero su adquisición pública tomó audiencia de pasar de poco uso a uso masivo que, comerciantes agresivos por lograr más dinero de ganancias lo ocultan como si fuera pan caliente, para aprovecharse de su utilización que es, o debería ser solo de uso de los afectados y de todo el personal tratante y, como la alegre idiosincrasia de los venezolanos no se ha hecho esperar, tenemos casos insólitos que desbordan la capacidad de sacar por la borda la pronta risa, aunque por dentro nos estemos muriendo del susto, pero como se sabe: que no hay mal duradero y, que lo que daña debe ser pasajero mientras, la voluntad de combate existan, por lo que enredados por las redes de tanta informacion que nos lanzan como si estuvieran purgadas de ansias por vomitar: lo que los demás deben saber en estos momentos de entretelones que, tienen al mundo sufriendo de malos presentimientos.

Pero como en Venezuela lo que entra sale por muy escondido que esté se consiguen tapabocas más que abrebocas, ya que en bocas cerradas menos sufrimiento si hace buen uso del tapabocas que escoja que, ya en el mercado se consiguen con una entrada por el frente que se tapa y se destapa enroscándolo y deserroscandolo para darle paso a su boca lo que le quiera meter que menester es decir que, desde ahora en lo adelante los bebedores no tendrán ningun impedimento de echarse sus tragos con sus amigos hablando con la vista y, si acompañando cada trago del brindis con música colombiana que hará el rato más agradable y el que se rasca saldrá de lo más sabroso defendido por su tapabocas y olvidado del coronavirus que en China parece que va en bajada con una subida muy penosa que los puso muy mal por el mundo, pero que cada vez que un chino respiraba había esperanzas para los demás países de seguir existiendo.

Aunque el refrán diga que, con la mala suerte de los demás no se juega. También es cierto que la vida es un juego que gana el que más disfruta y, ahora se sabe que los italianos, quizás, las personas más alegres del planeta sin experiencia o, quizás con la idea de combatir y salir rápido del coronavirus comenzaron a tomar Ibuprofeno sin saber el daño que se hacian que, parece más bien que acelera la multiplicación del virus mientras que, los españoles la cogieron por comprar papel sanitario por demas antes de la entrada del virus que, da a pensar otra cosa, pero ellos saben que lo que hacen con las manos lo desbaratan con los pies, pero algo es algo que va quedando como muestra de que cada país busca su salvación a su soltura que, mejor es prevenir que lamentar.

A cambio los ingléses ni se preocuparon del virus, pero sí de su economía que es lo que vale que va en función de todos ellos y no se preocuparon por lo demás, que una economía de manos limpias acaba con todo y, coronavirus para otro tiempo y, como Inglaterra lucha por su sana economía que es mejor el momento de limpiarla y mantenerla aseada a su confort y cero: sube y baja económico de su pueblo.

Mientras Trump lucha por aperantar que a él no le entra ni coquito, y si es de morir morirá como el presidente que es que tampoco es que este chorreado, pero mejor es prevenir que lamentar y el mundo y sobre todo los Estados Unidos sin Trump sería impensable, dado su entrega por el bienestar del orbe a quien combate cuando hay que combatir.

Y así como por las redes está entrando de todo un poco y todo por la fortuna del bien del pueblo mundial con alguna desazón, existe un comité de salvamento que sa ha puesto de manifiesto con la llegada del coronavirus y bien dirigido por la salvación de las parejas, que si cualquiera de ellas tiene alguna sospecha que él o ella, posiblemente este infestado, o está algo insoportable con celos por el medio entonces, llame a ese comité y pasan por ella y se la llevan por 30 días de cuarentena como mínimo, es decir, que el presentimiento del coronavirus separa familias sin mucho esfuerzo y, si está o no esta infestado se verá más adelante.

Lo bueno acá en la isla es que se consiguen tapabocas por toda partes más que otros artículos: Lleve su tapabocas, llévelo y no se arrepienta. Aunque la isla está sin turistas, venga a visitarla que las playas están como quien dice, tranquilas para tragar sol ardiente y botar sus malas preocupaciones y puede bañarse con su tapabocas.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1269 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas