Padrino López contra el narcogobierno colombiano, falso positivo en la ONU y la venganza de "Los Rastrojos"

1-. El subpresidente Iván Duque baja como el queso fresco…Cualquier chavista diría: "el que se mete con Venezuela se seca o se hizo una foto con Lilian Tintori" porque, como cosa curiosa, en ambos casos, la gente termina en la peor desgracia; pero más allá de estas supersticiones, creencias o refranes jocosos que surgen del ingenio popular, pienso que ese es el destino de los que se les arrastran a los gringos genocidas y criminales. Ahí tenemos al dictador Sebastián Piñera en Chile, a Lenín Moreno en Ecuador, a Jair Bolsonaro en Brasil, todos por congraciarse con el psicópata Donald Trump tienen al pueblo encima. En Colombia, según una encuesta de Gallup, tan solo dos de cada diez colombianos aprueban la gestión del subpresidente Iván Duque, la puntuación más baja desde que llegó al poder con votos comprados. Planteado de otra manera, 71 por ciento desaprueba lo que ese delincuente ha hecho hasta ahora. Y es que este narcoparaco, no ha gobernado su país pendiente de Venezuela por orden de Trump. Y ahí tiene las consecuencias. Al paso que va ya se duda que termine el mandato. Cada vez el rechazo y el desprecio en su contra es mayor por narcotraficante, paramilitar, asesino y arrastrado a los gringos.

2-. Aceitando la maquinaria de las guarimbas… Juanito Alimaña Guaidó fracasó. Quiera o no, haga lo que haga la oposición, se fue por el despeñadero. Y él solito. Nadie lo empujó. Los adversarios cifraron todas las esperanzas en la gira que hizo por Europa, EEUU y Canadá, pero fue peor. La gente, principalmente de la misma oposición, pensó en soluciones, en salidas a la crisis, y ese apátrida lo que hizo fue reunirse con el psicópata Donald Trump y pedir más sanciones contra el pueblo, y está demostrado que el bloqueo gringo en la Patria de Bolívar afecta por igual a chavistas y opositores. Afecta, incluso, tanto a pobres como a ricos, porque los comerciantes y empresarios poderosos también resultan perjudicados. Dejan de ganar dinero. Y eso sí que les duele en el alma. Ya incluso, lo admitió Fedecámaras. Y Guaidó lo sabe y no le importa. De cualquier manera, perdió la calle. Nadie sale espontáneamente en apoyo de ese criminal que, en cada paso que da, pone de manifiesto que odia a su propia gente. Pero hay un detalle, esos terroristas siempre han financiado la violencia. Les pagan con dólares, droga o licor, a revoltosos, para que organicen las guarimbas y hasta maten a los jóvenes incautos que ellos colocan a la cabeza de sus marchas o manifestaciones, con el propósito de culpar a la revolución, y en eso andan. Ya lo intentaron tras el fracaso de una manifestación en Barquisimeto, estado Lara, queriendo aceitar la maquinaria del crimen. Y para este 10 de marzo llaman a otro ensayo que va en esa misma dirección, en la dirección de la violencia y del terrorismo que ellos pretenden revivir.

3-. El Cuerpo Nacional Especial Antiterrorista… El presidente Nicolás Maduro confirmó en el lanzamiento de la Gran Misión Cuadrantes de Paz, en el Palacio de Miraflores, que la derecha activa mecanismos de articulación, utilizando los dólares del gobierno de los EEUU, para poner la delincuencia organizada en función de destruir, y servir de instrumento a nuevas guarimbas. En el viaje a Europa, explicó, que se gestó el plan tendente a financiar las mafias y ponerlas al servicio de la desestabilización. Ante tal situación, creó el Cuerpo Nacional Especial contra el Terrorismo, que enfrentará los intentos de sembrar acciones de violencia y terror desde los gobiernos de EEUU y Colombia…Todo dentro del derecho a la legítima defensa y del marco de la ley…aunque de antemano advierto que la derecha fascista y los organismos multilaterales, verán a este cuerpo policial como un órgano de represión, mientras calificarán los ataques criminales del psicópata Donald Trump y del narcoparaco Iván Duque, como verdaderas acciones soberanas al servicio de la democracia en el mundo.

4-. La venganza de "Los Rastrojos" … Tal vez muchos creen que es una nimiedad el pacto hamponil que Juan Guaidó hizo con esta banda paramilitar, que le brindó seguridad por las trochas en su tránsito al evento que se desarrollaba en Cúcuta, Colombia, cuando el gobierno del psicópata Donald Trump intentó invadir por medio de las armas a Venezuela, con la ayuda del narcoparaco Iván Duque y otros presidentes del Cartel de Lima; por supuesto, resultaron derrotados al estrellarse con la unión cívico militar venezolana. Guaidó les cayó a mentiras, les prometió que al llegar a la presidencia les permitiría cometer libremente sus crímenes en la frontera, sabiendo que no tenía ningún chance de ocupar Miraflores. Y su negocio actual es llenarse de plata robándose los activos de Venezuela en el exterior con los gringos y la oligarquía santandereana, para hacerse rico como ya se hizo. Ahora, si no reparte el botín con sus aliados de la pandilla de Voluntad Popular, estoy seguro que tampoco lo hace con sus "amigos" de "Los Rastrojos". En todo caso, el grupo paramilitar, desde ese momento del acuerdo delictivo, quedó delatado y no ha hecho más que sufrir bajas y detenciones dada la arremetida de nuestra gloriosa Fuerza Armada Nacional Bolivariana, operando en conjunto con el protector del Táchira, Freddy Bernal. Así que Guaidó además de engañarlos, los dejó en evidencia, delatados. Y esos bandidos no perdonan, por lo que no se descarta que tomen represalias en su contra. Alvaro Uribe Vélez encarna lo que representa la naturaleza criminal de un paramilitar. Secuestra gente, tiene casa de pique para descuartizar seres humanos con hachas, machetes, cuchillos afilados, o una motosierra; trafica con cocaína, extorsiona, compra votos. Uribe Vélez actualmente tiene a Colombia encima, sin embargo, no detiene la matanza de líderes campesinos y de defensores de derechos humanos. Por eso, no descarto una venganza contra Guaidó quien, obviamente, se burló de "Los Rastrojos", aunque tengan por seguro que, ante cualquier acción, enseguida acusarán al Gobierno revolucionario, más específicamente, al presidente Nicolás Maduro. Alerta ante esta situación.

5.- El general Vladimir Padrino López contra el narcogobierno colombiano… Ya quisiera el gobierno forajido de Colombia que preside el narcoparaco Alvaro Uribe Vélez, a través de su cachorro, el otro narcoparaco, Iván Duque, tener un oficial con la lealtad y la solvencia moral del general en jefe, Vladimir Padrino López, ministro del Poder Popular para la Defensa de Venezuela, un militar aplomado, respetuoso, disciplinado y consciente del papel que juega en la defensa de la Patria de Bolívar, en estos momentos en que la oligarquía santandereana insiste en utilizar nuestro suelo sagrado para sus acciones criminales y sus arremetidas desestabilizadoras contra el presidente Nicolás Maduro Moros. Y así se los advierte de frente en un tuit reciente, corto, claro, contundente, preciso, como todo soldado bolivariano: "Colombia: un gobierno deslegitimado, con instituciones degradadas, un territorio sembrado de violencia y narcotráfico, que anda por las ramas, con la trampa y sus falsos positivos pretende con su pie de fuerza paramilitar usar nuestro territorio por su incapacidad. ¡Aquí no caben!".

6-. El Caracazo… No podemos dejarle el pasado al olvido, de lo contrario, nuestra juventud no podrá conocer el presente. Se ha hecho común que los opositores, debido a las actuales circunstancias, la crisis y el tiempo, pretenden vender a criminales de la IV República como verdaderos demócratas. Te hablan de Rómulo Betancourt, de Rafael Caldera y de Carlos Andrés Pérez, como presidentes ejemplos, aprovechando que 31 años después los jóvenes desconocen lo que fue el Caracazo, esa masacre contra el pueblo hambriento e indefenso. A nuestros muchachos y muchachas tenemos que decirles que ese sistema económico, el cual que les prometen los terroristas de Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática, fracasó el 27 de febrero de 1989 en Venezuela, cuando Carlos Andrés Pérez, quiso poner en práctica la misma receta del Fondo Monetario Internacional (FMI), que aplica el dictador Sebastián Piñera en Chile y el subpresidente Iván Duque en Colombia. Son medidas antipopulares que se toman en función de los beneficios de los poderosos y en detrimento del pueblo. Por eso, esa vez, la gente se volcó a las calles en Caracas buscando comida y saqueó tiendas, supermercados, y el asesino de Carlos Andrés Pérez ordenó dispararles. Todavía se desconoce el número de muertos. Pero fue una matanza, peor a la que hacen los Carabineros del asesino Piñera en Chile…Y tengan en cuenta un aspecto: Henrique Capriles Radonski, Leopoldo López y Juan Guaidó, son más asesinos que Carlos Andrés Pérez, que ya es mucho decir.

7-. Cercada la justicia colombiana... Las declaraciones de la excongresista colombiana, Aída Merlano, quizás no tengan tanto peso por las revelaciones que hace, total, toda Colombia tiene perfecto conocimiento de lo que dice; pero sin duda alguna se convirtieron en la gota que si no rebasó el vaso, lo dejó a ras; y la justicia colombiana que siempre ha sido una justicia comprada por los oligarcas santandereanos que llegan con trampas al Palacio de Nariño, ya no pueden seguir ocultando tanta corrupción, por lo que se ha visto obligada a pedir una investigación en contra del subpresidente Iván Duque, que se sabe llegó al poder apoyado por Alvaro Uribe Vélez comprando votos, y el que se oponía era hombre muerto. Uribe enseguida lo mandaba a matar. Pero ya muchos colombianos han perdido el miedo, están hablando todo lo que saben de ese par de narcoparacos. De allí que el magistrado Luis Guillermo Pérez, pidió al Consejo Nacional Electoral investigar a Duque por la compra de votos. De la misma forma, el fiscal general, Francisco Barbosa, declaró que iniciará otra averiguación por la misma causa en contra de ese criminal. Todavía no lo creo, los tentáculos de Uribe Vélez y Duque siguen siendo fuertes, pero ojalá y se imponga la sensatez y la honestidad, porque con estos dos hampones al servicio del crimen, Colombia nunca tendrá la paz anhelada por su pueblo.

8-. La arremetida del asqueroso Juan Pablo Guanipa (a) "Vende Campaña" contra Yulimar Rojas… Para analizar el cobarde ataque de este criminal de la organización terrorista Primero Justicia, en contra de nuestra campeona, debemos pasearnos por las andanzas de este delincuente. "Vende Campaña", remoquete que, por cierto, se ganó por venderles sus candidaturas a la Alcaldía de Maracaibo al exconvicto Manuel Rosales, era uno de los asesinos que con Eveling de Rosales, convocaba a las marchas bajo la advertencia pública de que se trataba de acciones pacíficas, pero en realidad tenían un trasfondo violento, con el fin de que asesinaran a los muchachos, para después culpar al presidente Nicolás Maduro Moros. Guanipa anda libre, pero debe unos cuantos muertos y heridos en Maracaibo. De modo, que su actitud en contra de una atleta de la generación de oro del Comandante Chávez, no extraña, de este ni de ninguno de los hampones de los grupos terroristas que fungen en Venezuela de partidos políticos. Recordemos también que estos opositores violentos que atacan a Yulimar Rojas, son los mismos que contribuyeron a que Canadá le negara la visa a otra de nuestras campeonas, Alejandra Benítez, para que no participara en el Gran Premio de Montreal, competencia que formaba parte del ciclo que otorga cupos a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Esta gente tiene el alma carcomida de odio y resentimiento. Si esta gente, por alguna circunstancia, llegara al poder, sería la tragedia más grande que podría padecer Venezuela.

9-. Falso positivo en la ONU…Los falsos positivos son una práctica del narcoparaco Alvaro Uribe Vélez, que institucionalizó en Colombia con la oligarquía santandereana en el Palacio de Nariño. Tanto que copó el escenario diplomático. Son muy pocas las intervenciones de los colombianos en organismos multilaterales como la ONU, donde no pongan en práctica un falso positivo. Uno de los más escandalosos fue el del propio subpresidente Iván Duque, presentando unas fotos falsas como prueba de supuestos vínculos del presidente Nicolás Maduro, con guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Por fortuna, se demostró la mentira. Y, recientemente, en la sesión 43 del Consejo de Derechos Humanos de la Naciones Unidas en Ginebra, la viceministra de Asuntos Multilaterales de Colombia, Alejandra Mejía, fue capaz de denunciar en nombre del Grupo de Lima, la supuesta violación de los derechos humanos en Venezuela. Que descaro. Que desproporción. Que hipocresía. Colombia, la que tiene más de 50 años en guerra, la de las minas antipersonales, la de los falsos positivos, la de las fosas comunes, la mayor productora de cocaína del mundo, la del robo de carros, la de los secuestros, la de los temibles carteles de la droga, la de los paramilitares, la de las casas de pique, la de los asesinatos a candidatos, la de la matanza de líderes campesinos, la de las explosiones con carros bombas, la de los ataques a sus instituciones con balas y granadas, la del lavado de dinero, la de las bases militares norteamericanas, cuyos soldados violan a las mujeres y ni siquiera se pueden denunciar; la de la xenofobia contra los migrantes venezolanos, la que vive del contrabando de gasolina de Venezuela; preocupada por los derechos humanos de la Patria de Bolívar…No me jo… Esta funcionaria diplomática fue más allá que el narcoparaco Iván Duque, definitivamente. Pidió, incluso, elecciones libres y transparentes en Venezuela cuando tras los testimonios de la exsenadora Aída Merlano, presa en Caracas, y de muchos otros testigos, obvió que la justicia colombiana pidió una investigación contra Duque, que se sabe llegó a la presidencia comprando votos en la Costa del Caribe y ahora quieren evadir la cárcel asesinando testigos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4501 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: