Unidad de contrarios

La unidad de contrarios, como la lucha de clases, está en todos y cada uno de nosotros, en los aspectos límbico antagónicos, entre natura y persona. Mas y más, lo antropocéntrico ambicioso odioso, apóyase en lo no prohibido, y, sácale la punta a lo permitido, provocando el desequilibrio con natura, y, a la prueba con el botón en el mostrador como descripción, el calentamiento global y el cambio climático, desajuste del suelo cielo fontanero fuego, que la poesía sentida afectiva, alivia. "Yo me celebro y yo me canto. /Y todo cuanto es mío también es tuyo, /Porque no hay un átomo de mi cuerpo que no te pertenezca. /… Si quieres encontrarte conmigo, búscame bajo la suela de tus zapatos." Los extremos del poeta, neoyorquino norteamericano, Walt Whitman, la cabeza y los pies, en Canto de mí mismo, en Hojas de Hierba, y, en medio, por la calle de en medio, la penumbra sombría poética whitmaniana. La contrariedad borrosa difusa, la difuminación continua espectral, la optimalidad ortogonal pitagórica, en que todos estamos, mas y más, y, no lo hemos sabido, y, no lo logramos ver y saber, sino hasta con la voladura de Las Torres Gemelas. Y, el poeta, colocado en los extremos, y, el poeta, colocado en el medio, y, el poeta en la aguja penelopeiana, tejiendo y destejiendo, y, pasando y paseando por el medio, nos canta: "La manzana se pasea de la mesa al comedor…" Y, cada uno de nosotros haciendo lo propio, y, sin darnos cuenta. Y, obnubilados por lo que nos impregna, la industria corporativa alienante de la desinformación eterna, y, de la antiescuela, que enfréntase, todos los días, a la escuela, en la lucha de contrarios dialéctico de los casos límite contradictorios, la escuela y la antiescuela, en la eterna noria notoria, del sinusoidal movimiento real de la historia ludovicosilvaiana, y, de los hechos en entera ejecución, muy, pero muy difícil de aprehender y aprender por la mente humana obnubilada, explotada por las corporaciones informáticas comunicacionales imperialistas norteamericanas, diametralmente distintas a la industria imperial 5G Huawei pequinés, en que la penumbra sombría whitmaniana nos canta desde la noche de los tiempos, y que la Venezuela de febrero 1979, sin saber sabiendo, enclavada entre Guatire y Guarena, en una lucha movilizada marchante, adelanta el siglo XXI, contra el FMI y su acompañante, atacaba con fuego ideológico suntzuiano, a CAP y a sus conmilitones, y, la épica Venezuela picada, que no en picada, busca hoy, endespués de 20 años, la tercera Ley dialéctica de la unidad de los contrarios marxhegelianos ante los ataques del imperio norteamericano.

La unidad de contrarios, como la lucha de clases, está en todos y cada uno de nosotros, en los aspectos límbico antagónicos, entre natura y persona, equilibrio dinámico dialéctico difuso, que ha de estar presente, siempre que las instituciones, y, que ellas tengan la conciencia de los aspectos límbico antagónicos, tercio excluso aristotélico y tercio incluso estagirita, que surgió, del derrumbe de Las Torres Gemela Neoyorquinas, el 11/09/2001. Y, que el Libertador Simón Bolívar, lo viera, mucho antes: "La naturaleza hace a los hombres desiguales en género, temperamento, fuerza y caracteres. Las Leyes corrigen estas diferencias." Mas y más en lo adelante el Libertador decía: "La verdadera igualdad no existe sino en la formación y delante de la Ley, que liga y comprende a todos indistintamente, premia y recompensa al virtuoso, al justo, al sabio, al valiente, al honrado, al prudente, al industrioso, al activo y al benéfico; y castiga al vicioso, al inmoral, al cobarde, al temerario, al holgazán y al perezoso." Helo aquí, sí aquí, los casos límite contradictorios borroso, a saber, la virtud y el vicio, lo justo y lo inmoral, y otros, en que ha de estar la unidad de los contrarios borrosos difusos.

La unidad de contrarios, como la lucha de clases, está en todos y cada uno de nosotros, en los aspectos límbico antagónicos, entre natura y persona, equilibrio dinámico dialéctico difuso, que ha de estar presente, siempre que las instituciones, y, que ellas tengan la conciencia de los aspectos límbico antagónicos, tercio excluso aristotélico y tercio incluso estagirita, que el filósofo suizo francófono, Juan Jacobo Rousseau, diametralmente opuesto a Juan Guaidó, planteaba y decía aquello, que el comandante Chávez lo afirmaba categórico en todas partes y especialmente en el discurso de Copenhague, de diciembre de 2009, del no cambiemos el clima, cambiemos el sistema: "Entre el fuerte y el débil la libertad oprime." Seguía el Comandante: "Por eso es que el imperio habla de libertad, es la libertad para oprimir, para invadir, para asesinar, para aniquilar, para explotar, esa es su libertad." Y complementaba el Comandante, y que Rousseau agrega la frase salvadora: "Solo la ley libera."

La unidad de contrarios, como la lucha de clases, está en todos y cada uno de nosotros, en los aspectos límbico antagónicos, entre natura y persona, equilibrio dinámico dialéctico difuso, que ha de estar presente, siempre que las instituciones, y, que ellas tengan la conciencia de los aspectos límbico antagónicos, tercio excluso aristotélico y tercio incluso estagirita, en la complementariedad de la tercera Ley de lógica elemental aristotélica, luego, hay que hacer notar que el Libertador, fundamentóse en Juan Jacobo Rousseau. El Libertador Simón Bolívar, veía el equilibrio dinámico dialéctico difuso, y lo barruntaba, lo excretaba sudoroso en manos a labor: "El equilibrio policéntrico y pluripolar." El Libertador, hacía descansar el equilibrio del universo en la puntica, que no putica, policéntrica del compás escolar sobre una superficie difuminada continua espectral, que el Comandante Chávez, lo veía en el BRICS contra USA. Desde la noche de los tiempos, entre la doctrina monrroeiana norteamericana y la doctrina bolivariana venezolana.

La unidad de contrarios, como la lucha de clases, está en todos y cada uno de nosotros, en los aspectos límbico antagónicos, entre natura y persona, equilibrio dinámico dialéctico difuso, que ha de estar presente, siempre que las instituciones, y, que ellas tengan la conciencia de los aspectos límbico antagónicos, tercio excluso aristotélico y tercio incluso estagirita, pues entre estos aspectos límbico antagónicos, ha de existir, y, va a estar presente el tercio incluso aristotélico profundo, el punto crucial decisivo, y, que el cero sirvió de mucho, pero que hoy ha de reinar el medio, de La Gran Moral de Aristóteles, y, es aquí, sí aquí, en donde se dan la mano solidaria unida, las Leyes de la dialéctica Hegel y Marx, y, las Leyes de la lógica elemental escolar secundaria de Aristóteles, mas y más, aun y aún, complementada ésta, con el tercio incluso estagirita. Lo que faltóle a Rousseau, a Bolívar y a Chávez. En tanto que el imperio gringo go home, si ha sabido sacarle la punta puta al tercio excluso aristotélico de nefanda parlamentaria abstrusa georgebushiana: "O estás conmigo o estás con mi enemigo", hasta la voladura de Las Torres Gemelas Neoyorquinas, el 11/09/2001, en que aparece el tercio incluso estagirita, contrapeso al tercio excluso aristotélico, y, es así, que se acaba el reinado de la conjunción exclusiva de la "O", e irrumpe la conjunción inclusiva "Y", del tercio incluso del filósofo de Estagira, en La Gran Moral, de los casos límite contradictorios, del exceso y del defecto, en que forzosamente ha de haber un medio, y, este medio estuvo escondido por mas tres mil años, y, a lo que este cura ignaro raro cleuasmo asno, hale nombrado con el nombre del hombre de Estagira, tercio incluso aristotélico profundo, entre los aspectos límbico anfibológicos, y, del mismo filósofo, el exceso y el defecto. A lo que este cura ignaro raro cleuasmo asno, no dejará de tallarlo has la mortaja mortadela finamala, pues en Venezuela acabóse el reinado de la "O" exclusiva, y entró en la palestra la "Y" inclusiva, con los casos límite contradictorios, el tercio incluso estagirita y el tercio excluso aristotélico, en perfecta unidad de los contrarios, del equilibrio dinámico dialéctico dialógico difuso, en que la conjunción copulativa inclusiva "Y", hace las veces de tercio incluso aristotélico profundo, que es continente que contiene los contenidos de la Leyes de la Dialéctica de Hegel y de Marx, y, las Leyes de la Lógica Elemental Aristotélica, la "Y", el punto crucial decisivo, que ya no el cero, el tercio incluso aristotélico profundo, revoluciona y complementa el concepto moderno de límite matemático de Newton y Leibnis, ya no tendencia, sino trascendencia al mismo tiempo. Al tercio aristotélico profundo en difuminad continuidad espectral, a él tiende y de él trascienden, a más de equilibrio dinámico dialéctico difuso, todos los casos límite contradictorios borrosos de la forma ser y noser, con grafía en el lienzo pictórico blanquinegro de yin y del yang, del contradictorio borroso 69 cojedeño, y, de la hoja compositiva blanquinegra legeriana, en la penumbra sombría whitmaniana, que es la optimalidad ortogonal pitagórica en la diagonal socrática del cuadrángulo rectángulo socrático, y, la optimalidad ortogonal pitagórica de la hipotenusa del triángulo rectángulo pitagórico, en donde se obtienen los mejores resultados, a según los argentinos, Cirigliano y Villaverde, en la Dinámica de Grupos, de El Torbellino de Ideas Einsteinianas, de los casos límite contradictorios borrosos, lo consciente y lo inconsciente.

Si la unidad de contrarios, como la lucha de clases, está en todos y cada uno de nosotros, en los aspectos límbico antagónicos, entre natura y persona. Entonces sea dicho que el equilibrio dinámico dialéctico difuso, ha de estar presente, siempre que las instituciones, y, que ellas tengan la conciencia de los aspectos límbico antagónicos, tercio excluso aristotélico y tercio incluso estagirita. Ergo vergo sea dicho que la nueva orientación einsteiniana conduce a la nueva conceptualidad como lo es el punto crucial decisivo, y no el cero de la teoría de límites, de la modernidad ilustrada originaria de La Gran Moral Aristotélica, del exceso y del defecto, en donde sustitúyese el cero por un medio de la tendencia y de la trascendencia, siendo siempre, el punto crucial decisivo, de equilibrio dinámico dialéctico difuso en el trecho estrecho arrecho de la difuminación continua espectral. Ergo vergo se dicho que los caos limite contradictorios de La Gran Moral Estagirita, son contenidos que contiene el pensamiento aristotélico, escondido por mas y más de treinta siglos. Ergo vergo sea dicho que sin la voladura de Las Gemelas, que USA usa, no hubiéranse conocido, ni lo cocido a lo aristotélico ni lo cosido a lo penelopeiano, y, seguirían las asaduras ocultas del Imperio. Ergo sea dicho que la unidad de contrarios, la lucha de clases y el principio de contradicción de Hegel y Marx, y, el principio del tercio excluso de Aristóteles, son contenidos que contiene el continente tercio incluso aristotélico profundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 581 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor