Tres Estados, tres ciudades y una sola alternativa

En las ciudades de Maracaibo, San Cristóbal y Mérida, perdió electoralmente la alternativa socialista, aun cuando en estos tres Estados triunfo la revolución con un escaso margen. Una primera conclusión preliminar es que el Comandante Chávez sigue siendo el gran elector y una segunda también preliminar es que en dos de estos Estados, con gobernadores del proceso (Táchira y Mérida) no creció la alternativa socialista. El Zulia es clase a parte, allí estaba la mayor fuerza de Rosales, lo que combinado con la falta de unidad y poco apoyo al poder popular, sobre todo en Maracaibo, provocó los resultados conocidos, entre ellos, el hecho de que perdimos en 11 de las 18 parroquias de este Municipio, con una ventaja a favor de la oposición de 5.89 %.

Me consta la capacidad y entrega desplegada, tanto en la gestión del Gobernador Blanco La Cruz, a pesar del peso negativo que irradia el paramilitarismo, como la del camarada Florencio Porras, condición necesaria, pero no suficiente para consolidar la revolución.

Los líderes afectos al proceso revolucionario en los tres Estados y sus respectivas ciudades solo tienen una alternativa común que les permitirá la consolidación del proceso revolucionario en sus espacios territoriales: contribuir aceleradamente con la organización, politización e ideologización del poder popular. Una tarea de esta envergadura no la podemos asumir olímpicamente, ni despacharla con generalidades y desesperos, se hace necesaria una dosis de reflexión colectiva antes de la acción.

En este primer bloque de ideas me referiré al Zulia, luego me dedicaría a Mérida y finalmente al Táchira. Habiéndose escrutado el 98,82 % de los votos, en Maracaibo solo se gana en 7 (siete) de las 18 parroquias donde la revolución obtiene en promedio 60.65% de los votos y el imperio el 38,86%, apreciándose una ventaja a favor del proceso en estas 7 parroquias donde se ganó de 21.79% y perdemos en 11 parroquias 54,79% contra 35,88%. Notándose una diferencia a favor de la oposición de 18, 91%. La abstención culmino en 26,79%, lo que representan 212.831 entre ciudadanos y ciudadanas marabinas.

Muchas pueden ser las causas de la derrota en Maracaibo, “La primera ciudad de Venezuela”, slogan con que la Alcaldía identifica a la capital zuliana, voy a comentar las que considero son las causas fundamentales, sobre todo en un momento donde le Comandante de esta revolución ha trazado la línea del Partido Unido Socialista de Venezuela (PSUV):

En primer lugar, la baja coherencia técnica y política en el desarrollo de las acciones de Estado, es así como PDVSA, CORPOZULA, el Ministerio de Participación y Desarrollo Social y la Alcaldía de Maracaibo, artillería de la revolución en la capital de un estado geopolítica y geoestrategicamente vital para la revolución bolivariana actuaron sin coordinaron acertada en el uso de sus lanzas de combate más efectivas desde mi perspectiva. ¿Cuáles son esas lanzas?.. En CORPOZULIA, PDVSA y la Alcaldía su lanza es el Desarrollo Social con una visión socialista, no el jornadismo atrasado que llaman “UNIDOS POR EL BIENESTAR SOCIAL”, con un alto porcentaje de electoralismo, sin contenido político e ideológico, donde la dadiva sustituye el verdadero desarrollo, se requiere realmente algo mas que “bienestar”, se requiere Desarrollo Endógeno con visión Socialista, donde se apliquen al menos cuatro criterios básicos que propuse en mi paso por la estatal petrolera y los cuales fueron lanzados al cesto de la basura por la alta Gerencia de PDSA Occidente. En su oportunidad manifestamos que toda actividad, programa o proyecto vinculado al desarrollo social para que fuera sustentable debía ser admitido solo si se cumplía cuatros criterios de sustentabilidad: Ser socialmente concertado con las comunidades, lejos de ello se ignoran las bases sociales a la hora de tomar decisiones, proponer candidatos, diseñar procedimientos vitales o sancionar alguna normativa relevante; asumido políticamente por el Estado; amigable con el ambiente y adoptar tecnologías apropiadas y apropiables por nuestra gente.

Por otra parte, la lanza de combate del Ministerio de Participación Popular y Desarrollo Social (MINPADES), esta constituida por la conformación de los Consejos Comunales, de los cuales en Maracaibo al 3D, solo 82 de los 115 conformados tenían sus cuentas aperturadas para el acceso a los recursos financieros, en una ciudad donde no debían haber menos de 300 Consejos Comunales, la herramienta mas importante para la participación en la era republicana, sobre todo, Consejos con una alta estatura ideológica, política y técnica, donde la eficiencia y la ética sean los aspectos mas relevantes de estas instancias vitales de participación.

En segundo lugar, la poca vinculación del Comando Miranda con el Poder Popular, a pesar de los esfuerzos realizados por el Comando, el nombramiento a dedo de responsables parroquiales nos regresó al nacimiento de las “cúpulas” cuyo desmontaje le permitió al Comandante Chávez ganar la confianza de la mayoría de los venezolanos.

En tercer lugar, los marcados intereses particulares de algunos dirigentes regionales sobre los intereses colectivos que demanda la revolución y el divisionismo mezquino, en ese orden de ideas, entre otras cosas, se atentó contra la buena conducción del Comando Miranda Zulia, distribuyendo corrillos donde se hacia saber con mala intención que el Coordinador del Comando Regional solo buscaba la Gobernación, situación que de ser cierto hubiera sido una torpeza, toda vez que si perdía el Comandante en el Estado ningún candidato tendría oportunidad alguna sobre la gente de Rosales.

El gran reto, todo el movimiento popular zuliano y marabino en particular, los pelotones, batallones, Mesas Técnicas de Agua, Mesas de Energía, Comités de Tierra Urbana, Consejos Comunales, UBES, Comités de Salud, Defensores y Defensoras de Salud y todo lo que se parezca al movimiento popular, debemos realizar supremos esfuerzos por la organización, politización e ideologización de nuestro pueblo, única alternativa para fortalecer el proceso revolucionario, en ese orden de ideas en cada parroquia se debe iniciar disciplinadamente el debate de los grandes temas nacionales que demanda la revolución bolivariana: la corrupción, la ineficiencia, el burocratismo, el socialismo, el partido único y la reconstrucción del estado, para no hablar de reforma constitucional que permita avanzar en la senda revolucionaria. O debatimos o perecemos presa de los valores de la cuarta republica, sospechoso todo aquel que se niegue a debatir o coloques obstáculos para ello, ya que, desafortunadamente el componente principal de muchos dirigentes que se dicen revolucionarios para no perecer en esa maquina devoradora de escuálidos que se llama Hugo Chávez Frías, es su remanente cuarto republicano.

lazaro_rjlv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2021 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: