Auditórium

Venezuela: ¡Donde unos sobreviven, y otros malviven!

El poder del lenguaje venció al lenguaje del poder. Nunca había oído la palabra tepocatas y, les soy sincero, no sé si alguna vez he visto una verdadera. Ahora sé que es un animal indeseable que habita principalmente en el campo; pero soy hombre de ciudad, y no podría distinguir uno de esos bichos si me lo mostraran. La primera vez que escuché la palabra tepocatas fue en los labios del ex-presidente de México, Vicente Fox Quesada. La mencionó en una frase espontánea, ahora célebre: «Tepocatas, alimañas, víboras prietas: los vamos a sacar de Los Pinos» 1, dijo durante su campaña para la presidencia, sugiriendo que tales bichos conformaban al PRI, partido que se mantuvo en el poder en México durante casi 72 años: la mayor permanencia de un régimen político en el siglo XX. Fin de la cita. Francisco J. Ortiz Ortiz.

El alto costo de la vida, la especulación, el lavado de dólares, la delincuencia que trafica con las riquezas naturales venezolanas de minerales, y petróleo, junto al narcotráfico aceleran la dolarización de facto en Venezuela.

Se desconoce con exactitud que cantidad de la población tiene ingresos en divisa estadounidense, mientras el Gobierno desregula las transacciones y la justicia autoriza los pagos de alquileres. El caos económico, junto a la hiperinflación dispara la dolarización en el país. Esto ya no es coyuntural, cuando este cáncer terminal ha penetrado los tejidos de la otrora pujante y en ascenso economía venezolana. En Venezuela hoy finalizando el año 2019 del siglo XXI todas las transacciones comerciales se hacen con la divisa norteamericana, desde las consultas médicas, y odontológicas en clínicas, y consultorios privados, los seguros están dolarizados, así como los servicios hoteleros, electrodomésticos, compra y venta de inmuebles, restaurantes, compras en el auto mercado, mercados, y los servicios de taxis etc. Todas las ventas son en dólares: o en bolívares, de acuerdo a las tasas del dólar paralelo en cualquiera de sus páginas.

La dolarización de facto la economía venezolana, le cambió el modo de vivir al pueblo: los que ostentan, y consiguen dólares bien habidos, y mal habidos, y los que están idos a tierra, y los tienen pasando las de Caín.

Muchos venezolanos hoy "sobreviven" con esta tragedia, y otros malviven con esta desgracia. El salario mínimo en Venezuela es de unos 10$ al mes uno de los más miserables de América Latina. La inflación en lo que va del 2019, es según los especialistas en la materia consultados, de un 2.000%. Se calcula el cierre del 2019 con una hiperinflación sobre el 200.000%

El pequeño comerciante venezolano va desapareciendo por el efecto letal de la ruina en la economía.

El dólar como moneda es aceptado por el Gobierno de Nicolás Maduro según sus declaraciones el 17/10/2019 recogida y rebotada por la prensa global, pero este $ todavía se encuentra en el limbo. El gobierno luce quebrado, y bloqueado internacionalmente, cuando esta al acecho como un lobo hambriento de dólares, euros, y de otros recursos, y sin una clara y efectiva política antiinflacionaria, desbloqueando lo máximo posible todas las transacciones cambiarias, y reduciendo los aranceles para medio oxigenar la economía. Las empresas y comercios para retener el personal buscando que no emigren les pagan remuneraciones parciales o totales, y dan bonos complementarios, en dólares. Mientras por otro lado les dejan a los empresarios especuladores aliados del gobierno, y enemigos del mayoritario pueblo venezolano, las uñas libres para importar productos sujetos a la libre convertibilidad del dólar paralelo.

Esta coyuntura donde el rico se hace mas rico, y el pobre lo terminan de enterrar con la cabeza hacia abajo, ha aliviado momentáneamente al gobierno a cambio del hambre del pueblo, la escasez de bienes en el país, y ha dado nacimiento los llamados "bodegones market’s" como la "Bodeguilla de Lecherías" donde se lavan, y legitiman capitales ($) abiertamente, un modelo copiado y traído de Cuba que en la isla caribeña son conocidos como las "diplotiendas", donde se expenden productos importados vendidos a altos precios en dólares, es ahí que compran los sectores de enchufados, traficantes de drogas, legitimadores de capitales, y un segmento privilegiado de la población. En un país donde nadie produce por estar el sector petrolero, industrial, agropecuario en ruinas, y quebrados etc. el TSJ sacó una resolución donde se autoriza el pago de alquileres en dólares para residencias, y locales comerciales, legalizando una práctica que ya estaba establecida en esta economía de doble filo.

En la Gran Caracas, la zona centro occidental del país, Puerto la Cruz. y Margarita, la dolarización pasa del 80%.

Especialistas en economía sostienen que el uso del dólar es una especie de protección de la población para defenderse de la ferocidad de la especulación e hiperinflación, salvaguardar el patrimonio, y simplificar las operaciones económicas, en un contexto en el cual: "por incapacidad de gestión", el Gobierno estimula la dolarización para lograr algo de estabilidad, y como quedaron ratificadas por las declaraciones del presidente Maduro en el programa de José Vicente Rangel. "El bolívar lo aniquiló el dólar americano, y como unidad de cuenta no vale nada. El american dólar está sólidamente funcionando como unidad monetaria de referencia de protección del patrimonio del pueblo venezolano".

Aunque la economía se mueve en dólares, esto no está salvando a la población asalariada en bolívares finados de los estragos de la hiperinflación, que devoran los ingresos del venezolano, incluso los que ganan bonos complementarios en dólares. El dólar se "mueve o lo mueven" todos los días, puesto que: el precio de hoy 18/11/2019, al cierre era de 30.375,91 bolívares por dólar. Ya que el socialismo del siglo XXI venezolano renunció a su soberanía monetaria, dejándola en manos de los Estados Unidos. Cien (100) dólares USA, apenas duran cinco días para hacer un mercadito.

En la Venezuela del hampo nato de comerciantes árabes, chinos, y de alimañas criollas de ese sector de delincuentes de la economía, hay un corto circuito cambiario publico y notorio, en la brecha diferencial macabra, entre la velocidad con la que suben los precios en relación, a la velocidad con la cual estas alimañas de comerciantes deprecian el dólar, cuando el dólar baja en esas macabras "paginas" los precios nunca bajan.

Esto ocurre nada más en una economía dual parasitaria y hamponil como la venezolana, donde el aparato productivo luce destruido, con crónicos problemas de corrupción, y el colapso de todos los servicios públicos. Es el único país parasito en el mundo donde existe: la "inflación del dólar".

El Gobierno bolivariano no podrá revertir ni con Jesucristo Redentor como presidente del BCV, esta migración hacia el dólar como medida de protección. De hecho, dicen expertos monetarios ni con un cambio de gobierno el país regresaría a la normalidad monetaria, y librarse de la influencia del dólar, así la revolución bolivariana en el siglo XXI, sepultó al Libertador Simón Bolívar.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3001 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a284494.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO