Los zapatos de Chávez

Hay quienes dicen que hay que ponerse en los zapatos de Maduro para saber qué es dirigir un gobierno, y tener que controlar tantas cosas, la indolencia de los funcionarios, la corrupción, hasta la "guerra económica". Y yo les respondo: ¿Por qué no pensaron eso mismo cuando Chávez tuvo como ministros y equipo a casi todo el mismo gobierno que ahora pone la torta?…, y sin embargo, en ese entonces no se llegó a tal extremo de anarquía y despelote… ¿Cuál es la diferencia? Maduro ha sido poco menos que un presidente, una persona que ni siquiera se ha controlado a sí mismo.

Maduro y sus más cercanos en el gobierno hizo antes el papel de los aduladores de hoy, de los flojos que había que arrearlos para que hicieran más o menos bien las cosas, o sea, jugaron el mismo rol de los que ahora se los responsabiliza por los efectos de su mala administración, de sus metidas de pata. Es lo típico culpar a otro de nuestra propia ineptitud. Sin embargo, que una persona exima a maduro de lo que él nos adeuda, por las malas decisiones que ha tomado él solito, es grotesco. Lo más honroso para este presidente que no puede con la carga de sus responsabilidades es renunciar, darle la oportunidad al chavismo para que lo intente de nuevo. Pero no lo va hacer, él se cree su mentira. Recurre a lo típico, señala a otro de su incapacidad, la cual parece ser, después de seis años, más una inconsecuencia política que una simple tara, (para darle crédito en algo positivo); una traición consciente al socialista. Lo que en Chávez fue constancia y perseverancia a causa de sus ideales, en maduro ha sido la claudicación a estos ideales a favor del estímulo al lucro material y egoísta…, y eso se refleja en la jefatura, en la forma de gobernar.

Por ejemplo, dice maduro que el fracaso y ruina de PDVSA es responsabilidad de Rafael Ramírez. Y lo seguirá diciendo hasta el fin de sus días, con convicción. Pero nadie con dos dedos de frente lo cree así, la realidad dice lo contrario. Sin embargo hay gente que lo cree, es decir, que no tiene, ni siquiera, dos dedos de frente... o tiene gríngolas, como los caballos de carrera; eso es un problema serio de objetividad.

Son innumerables los recules y los problemas acumulados desde que maduro está disponiendo del país. PDVSA ha sido el principal fracaso, ¡como hecho a propósito!; luego está la caída de la producción petrolera, calificando a PDVSA como candidata a ser privatizada; la deserción escolar y la reaparición de los niños descalzos de la calle; la inflación; la transferencia de la economía socialista y la renta petrolera a los privados, por decretos y sin ellos; la infiltración de ladrones y oportunistas en las capas de dirección del gobierno; el clientelismo y la esclerosis del partido; el deterioro de los servicios públicos, del sistema eléctrico nacional y del metro de Caracas (tentación para los que apuestan a las privatizaciones); la basura y el mal olor en la ciudad capital… – hay asuntos que ni remotamente tienen que ver con esa "guerra económica" (auto infringida por el mismo maduro y que ha servido de comodín para justificar toda su inconstancia), y tampoco con el bloqueo económico; es el caso de la acumulación de basura y porquerías en las calles, el vencimiento de los servicios públicos, o los niños de la calle, descalzos como Huckleberry Finn, pero delincuentes, síntoma de que "algo está podrido en Dinamarca", que hay algo descompuesto en el gobierno, que huele feo detrás de esas excusas. Esos casos hacen sospechosos a todos los otros casos, de que el gobierno y la falta de consciencia de sus dirigentes, es el responsable de todo, o casi todo, por acción u omisión, así de simple, no hay que ser tan científico ni tan dialéctico como para no darse cuenta de que estamos retrocediendo a más allá de la cuarta, al siglo 19, y que todo el gobierno actúa de manera irresponsable, como adolescentes malcriados, echándole la culpa a otro.

Luego de la salida de Ramírez del ministerio de petróleo y PDVSA, las dos instituciones fueron "tomadas por asalto" por una caterva de funcionarios de la Alcaldía de Caracas y del MINCI, asustando a todo el mundo con acusaciones de corruptos y repartiéndose cargos y negocios como locos. Más tarde fueron los militares los encargados para desmantelarla…, y ahí se acabó todo: PDVSA ahora es un deshecho inservible, está siendo cocinada lentamente para su privatización. Y el Ministerio es un almacén de burócratas mal pagados, que no sirven para nada importante, como no sea ensalzar la imagen del presidente obrero y llenar actos oficiales. Se trata de una verdadera transformación hecha con "máxima eficiencia". Si Ramírez, un verdadero profesional, hubiera querido acabar de la forma como éstos han acabado con PDVSA y el ministerio de petróleo, no lo habría hecho tan rápido y con tanta perfección y ahínco. El gobierno de maduro, en eso de destruir y "secar" cosas vivas, ha sido muy eficiente (¡Eso sí tiene él!)

Lo más increíble ha sido la reducción de la producción de petróleo. Desde que se fue Ramírez cayó de casi 3 millones bpd a 700 mil (y se dice que si se va Chevron del país llegaría a 300 mil barriles día). Y todo esto sumando el proceso de privatización oculto, de "remate" de sus negocios; a ese "resto" de inversionistas, el cual sigue siendo una incógnita, que desde un principio no ha aportado sino pérdidas a la nación, paralizando la producción vistas a vender la empresa como carne podrida (…sin embargo hoy se exonera a la petrolera rusa Rosneft del pago de impuestos para estimular las inversiones extranjeras ¿De qué iremos a vivir mañana?).

El abandono de la educación humanista y científica dentro de nuestro sistema formal es un hecho de mucha significación, es desalentador, también huele a podrido. La deserción escolar y la "educación para la producción" atentan en contra de cualquier revolución, o de cualquier país decente. Hoy se busca desesperadamente impulsar una educación técnica artesanal y doctrinaria para formar nuevos esclavos. Se utiliza la formación de jóvenes a niveles de destrezas artesanales como un mecanismo para proveer de mano de obra obediente y barata a la empresa capitalista, e inclusive a algunas empresas e instituciones del Estado donde puedan sentirse inconformes con su situación laboral; se los castra del conocimiento científico y humanístico. Lo que debería ser la base de la liberación del hombre y la mujer de la esclavitud, en todos los sentidos, es para el madurismo un estorbo para el "desarrollo de las fuerzas productivas" (siendo ellos mismos el gran estorbo de la revolución socialista). La ignorancia disfrazada de sabiduría popular, el conuco como alternativa frente al desarrollo de altas tecnologías para la producción de alimentos, medicinas, nuevas tecnologías industriales, la descalificación de las carreras y estudios humanísticos y con rigor científico para el desarrollo del pensamiento científico, el manejo de ideas complejas, del desarrollo del espíritu en general – sin los cuales nunca podríamos liberarnos verdaderamente del oscurantismo, de la superchería –, aprender oficios manuales y mecánicos es para ellos suficiente formación intelectual, suficiente para la producción capitalista, o sea, para llenar los bolsillos de los ricos, además de que es una forma de acentuar las diferencias de clases: se instituyen los ricos como los únicos con el derecho al conocimiento científico, tecnológico y humanista dentro de sus universidades; una educación subdesarrollada para esclavos ignorantes sin mucha resistencia al sistema de explotación al cual serán sometidos por sus patronos.

Luego está el Arco Minero y la devastación de nuestras selvas y reservorios naturales a cambio de unos dólares, contrariando la racionalidad socialista conservacionista. Por unos dólares estamos acabando con nuestro futuro y el futuro del planeta, y a causa de un presidente irracional, soberbio y pragmático, inmediatista… ¡por un puñado de dólares! Nadie puede decir que al presidente lo están engañando con ésto, él sabe hacia dónde no debe ir y mucho menos llegar, hacia el control socialista de nuestra economía y nuestros recursos naturales.

Lo mismo pasa con los subsidios a los seudo productores e importadores privados ¿Qué pasó con esos subsidios? ¿Dónde está ese dinero? ¿De qué manera han servido esos dólares para aminorar la inflación, o de qué forma han producido beneficios para la población, en particular, la que menos tiene? Dónde está "la producción nacional", los alimentos, las medicinas, la pesca, la ganadería, tan cacareada desde hace seis años, que fue transferida a la empresa privada por ser más eficiente, para "democratizar la economía" (dicen los muy cínicos), ¿Esa producción está en Venezuela, en Colombia y el Caribe, o simplemente nunca ha existido? ¿Dónde están las divisas? ¿En el bolsillo de quién? Las ambiciones materiales; el lucro, ha gobernado detrás de maduro desde que es presidente. Y no porque él no lo sepa, sino gracias a que es corresponsable de la entrega de la revolución socialista-humanista a los hacedores de ganancias, fortunas y delincuentes. Los jefes ahora son los depredadores, la codicia, el capitalismo corruptor, protegidos por un cinturón de aduladores, medrosos, ignorantes, y asesores pragmáticos que viven de gobernantes como estos (como Moreno, como Macri, pero también Lula, Cristina K, etc.), donde sus servicios son reclamados por aquellos que no pretenden cambiar el mundo sino ablandar al capitalismo un poco para permanecer en el poder y luego emerger como una nueva burguesía (¿burguesía socialista, como alucina Castro Soteldo?), o lumpen burguesía.

Mientras los que conduzcan al país no se hagan responsables de sus actos, no rectifiquen lo que se consideraría errores, o conscientes de sus errores no renuncien, mientras no se hable con la verdad, seguiremos emboscados atrapados bajo dos fuegos, expuestos a un destino común. Mientras siempre haya quien los justifique y los defienda, los acoja en su seno, seguiremos igual de indefensos y víctimas de una guerra intercapitalista, de depredadores de todo tipo y calaña, diciendo mentiras, disimulando lo que sea que son realmente. Hay que estar claros en cuál es el enemigo de la sociedad y del socialismo. Si es el imperio, ¡no se trata de una novedad!: por eso Chávez quiso hacer una revolución socialista y completar nuestra independencia. Pero si es el capital y el capitalismo, que se nutre de la mentira, hacia allá deben ir los tiros, no hacer declaraciones retóricas, hay que disparar a donde quiera que aparezcan.

Del imperio y del capitalismo no podemos esperar comprensión y piedad, eso es ridículo. Hay que actuar como adultos, no podemos berrear como adolescentes incomprendidos, como escolares a los cuales todo se los debería perdonar por su inmadurez. Hay que ser adultos y responsables.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2088 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a284011.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO