Valores capitalistas y valores capitales

Los valores capitalistas y los valores capitales, y en cuanto a valores refiérese, de inmediato, lo relacionamos con la moral y con la ética, con la estética, con la espiritualidad, con el entendimiento. Como dijimos endenantes, una definición es una explicación analítica exegética del significado de un término, llevada, la definición, por los objetos a los cuales el término refiérese. Y en tanto y en cuanto a sinonimia o sinonímica, refiérese, asina, a vuelo de Pájaro Guarandol encimita, que no de Pájaro Guaidó encuita, la palabra valor, ha de tener al menos 26 sinónimos. Y conforme a la definición, el valor, correspóndese con su objeto, por ejemplo, en el capitalismo, el interés, el dinero, y aquí, en el capitalismo no hay valor que supere a poderoso caballero don dinero, el éxito lo da don dinero, la persona, que es mucho decir, está unida a una abismal y profunda veneración por el importe importante don dinero, contra los valores capitales, contra los valores espirituales, éticos, estéticos, y del entendimiento. Marcos el evangelista, a quien el Comandante Chávez, recordaralo siempre, pregonaba que: “Más fácil es que pase un camello por el ojo de una aguja, que un rico entre en el reino de Dios”. Para el rico, su vicio: La ambición. Su defecto: La envidia. Su degeneración: La ira. Su depravación: El odio. Su insuficiencia: La usura. Estos ruines valores viciados son normales para una clase inmoral pervertida. Y a todo esto, el pueblo irreverente sabio pacífico, hale dicho que: “Un burro forrado de billetes, entra por el ojo de la aguja de Marcos el evangelista, tan fácil, pues poderoso caballero don dinero todo lo puede, todo lo tiene, y todo lo abstiene”. La corrupción, que es un valor pervertido, nace con poderoso caballero don dinero. Pues, Francisco de Quevedo y Villegas, dijera, en 1603, de tan flamante personaje, esto: “Madre, yo al oro me humillo, /Él es mi amante y mi amado, /Pues de puro enamorado /Anda continuo amarillo. /Que pues doblón o sencillo/Hace todo cuanto quiero, /Poderoso caballero/Es don Dinero. /Nace en las Indias honrado, /Donde el mundo le acompaña; /Viene a morir en España, /Y es en Génova enterrado. /Y pues quien le trae al lado/Es hermoso, aunque sea fiero, / Poderoso caballero/Es don Dinero. /Son sus padres principales, /Y es de nobles descendiente, / Porque en las venas de Oriente/Todas las sangres son Reales. /Y pues es quien hace iguales/Al rico y al pordiosero, /Poderoso caballero/Es don Dinero. / ¿A quién no le maravilla/Ver en su gloria, sin tasa, /Que es lo más ruin de su casa/Doña Blanca de Castilla? /Mas pues que su fuerza humilla/Al cobarde y al guerrero, /Poderoso caballero/Es don Dinero. /Es tanta su majestad, /Aunque son sus duelos hartos, /Que aun con estar hecho cuartos/No pierde su calidad. /Pero pues da autoridad/Al gañán y al jornalero, /Poderoso caballero/Es don Dinero. /Más valen en cualquier tierra/ (Mirad si es harto sagaz) /Sus escudos en la paz/Que rodelas en la guerra. /Pues al natural destierra/Y hace propio al forastero, /Poderoso caballero/Es don Dinero.”

Estos últimos versos del poema de Quevedo, escrito en 1603 de vigencia y actualidad: “Sus escudos en la paz/Que rodelas en la guerra. /Pues al natural destierra/Y hace propio al forastero, /Poderoso caballero/Es don Dinero.” A más de los casos límite contradictorios borrosos quevedoianos, escudos en la paz y rodelas en la guerra, hanse aplicado en Venezuela, en los últimos tiempos, al través de la maldita mísera propaganda de guerra, instrumentada por el criminal imperio gringo go home, sobre la ingenua humanidad inconsciente de compatriotas venezolanos, que han dejado el pelero juyendo a otros lados, y que si a ver vamos, y si toda Venezuela pensara como ellos, Venezuela sería un desierto, con solo y sólo, cactus espinosos pitiyanquis apátridas, y la blanca teoría desértica invasiva gringa, entraría y estaría en absoluta actividad histórica, sin que los yanquis hicieran un solo y sólo disparo. Mas y más, aun y aún, gracias a Dios, que aquí, hay bastante pueblo irreverente, bastante animados cucharones decididos y bastante agresivos cojones atrevidos, como diría el Comandante Supremo, y hemos superado el bloqueo criminal, el cerco económico comercial financiero, la guerra petrolera eléctrica hídrica gasífera, el bloqueo total naval, el ataque con drones cabrones del magnicidio en grado de frustración, y hémosle dado lecciones de resistencia y de avance en la línea de fuego y de lucha progresista, al gobierno tramposo de EEUU y de la falencia positiva colombiana uribista, todo por querer apoderarse de las riquezas del pueblo irreverente venezolano, por las malas de las manos del poderoso caballero don dinero, valor supremo de los valores capitalistas, en que ni valores espirituales, éticos, estéticos y del entendimiento, han podido superar, pues la corrupción está como el demonio en los pequeños detalles, mas y más, aun y aún, es la Educación, entre la razón y la sinrazón, el tercio incluso aristotélico profundo, la salvación, puesto que a ella se tiende y de ella se trasciende, como punto crucial decisivo del golpe feroz cesarvallejoiano teleológico, hacia nuevas conceptualidades revolucionarias avanzadas, eterna noria notoria, en que han de sostenerse los valores capitales de la prudencia, la justicia, fortaleza y templanza, que lo demás, como dice la Santa Biblia, viene por añadidura, del maestro y de la maestra, en que lo primordial es la familia, ya que los valores capitales fundamentales, son como propiedades humanas desarrollables como la inteligencia, la voluntad, la libertad, la responsabilidad, la sociabilidad y la sensibilidad, en que la educación subversiva sensoria, es derecho superior para la tarea de los valores capitales y no los valores del capitalismo, y que ante los aspectos límbicos antagónicos, escuela y antiescuela, el Estado, ha de jugar un papel singular, ahí en el tercio incluso aristotélico profundo, en el equilibrio dinámico dialéctico dialógico diabético. Sí, un Estado Diabético, que enseñe, que más moscas se cazan con miel, que con vinagre, haciendo uso de los valores capitales y de los valores de la persona humana del personalismo comunitario de su dignidad en la Comunal Comunidad Comuna del Bien Común Crucial, o sea: ¡Valores capitales ante valores capitalistas! ¡Virtud contra vicio! Que en esta guerra de siglos, entre el bien y el mal, entre el odio y el amor, y todas las palabras pareadas paradójicas borrosas, que puedan formarse con los valores, contenidos que contiene el continente de valores jerarquizados y valores polarizados, del entorno lingüístico y el entorno físico, tal dicho y hecho, mas y más, aun y aún, en el trecho estrecho arrecho, de todos los casos límite contradictorios borrosos, o sea, en la optimalidad ortogonal pitagórica, helo ahí, la Educación, en que ha de tener los mejores resultados trascendentales, en la diagonal hipotenusa samosiana socrática contrarrecíproca, del tercio incluso aristotélico profundo, tendente-trascendente, del teorema directo y del teorema indirecto, que Aporrea, guarda bien guardada, las ideas de la borrosidad, en su página web, para mojón conocimiento y mejor información de todos.

Si los valores capitalistas y los valores capitales, es una lucha de contrarios en el tercio incluso aristotélico profundo, negado por el filósofo de Estagira a Teilhard de Chardin y a Alberto Einstein, y si asegún la Ley de la Contradicción de la Dialéctica, en el tercio incluso aristotélico profundo, existe un equilibrio dinámico, al que el poderoso caballero don dinero, tiende, y del que poderoso caballero bien común, trasciende. Entonces sea dicho que la Educación es cuartel mílite cívico convite del golpe feroz cesarvallejoiano teleológico, hacia la nueva conceptualización revolucionaria avanzada educativa. Ergo vergo sea dicho que, siempre en revolución, han de trascender los valores capitales comunales, en tanto que los valores del capitalismo, llevados por el poderoso don dinero, es tendencia hacia la Educación Emancipadora Libre Independiente Soberana, de la cual no pasará. Ergo vergo sea dicho que poderoso caballero don dinero, así se meta disfrazao de burro cargao de billetes, en los detalles del vacío agujero negro de la aguja del evangelista Marcos, no pasará, por ser tendencia y no trascendencia en la Educación Emancipadora Optimar Ortogonal Pitagórica del tercio incluso aristotélico profundo contradictorio de exceso y defecto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 840 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282509.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO