Antónimos de afirmación

Dos negaciones afirman, pero tres no confirman

"Dicen los psiquiatras que uno de los comportamientos más graves –raíz de muchos desórdenes mentales– es la negación. No reconocer lo que se es, no aceptarse en su verdadera esencia, impide actuar con eficacia y lograr el bienestar. Ese síndrome que aflige a los individuos también puede llegar a afectar los países. Aquellas naciones que se dicen mentiras sobre lo que son o no son terminan pagando por ello" [2].

Los Estados Unidos y otros países satélites dicen que están trabajando con el fin de ayudar a un futuro nuevo gobierno en Venezuela, a reconstruir su capacidad comercial con el mundo, según el diario 'The Wall Street Journal' [4]. Estos países injerencistas, violan el derecho internacional, bloquean nuestras finanzas, pretenden apoderarse de nuestras riquezas, nos imponen sanciones comerciales, prohíben a otros países relaciones con la Patria de Bolívar, nos ahogan económicamente y luego se asoman como los salvadores del mundo. Son unos fariseos y unos hipócritas. Es la negación de la convivencia internacional.

Se trata de una de las más infelices decisiones tomadas en la larga historia de desafueros jurídicos y políticos. Se unen para hacer el mal.

Venezuela es un país que vive de la exportación de hidrocarburos y la minería. Las exportaciones de crudo, oro, bauxita, coltán, níquel, diamantes, hierro y sus derivados, etc., representan un alto porcentaje del total de exportaciones de bienes. Es decir, desde el punto de vista productivo, la economía sigue siendo altamente concentrada en cuanto a la proveniencia sectorial de los ingresos externos. La verdad, Venezuela siempre ha sido así.

En el subsuelo venezolano reposa la mayor reserva probada de petróleo del planeta. Un verdadero océano de combustible, de riqueza, que, sin embargo, no se corresponde con lo que vivimos los venezolanos en la superficie.

La abundancia de petróleo contrasta con la escasez de todo lo demás. No hay suficientes alimentos y por eso se forman las largas colas de gente que se pelea a las afueras de los supermercados por conseguir algo para comer en casa. Tampoco hay medicinas para todos, ni repuestos para poner en marcha los 18.000 tractores que permanecen parados en el campo, según cifras de la Federación Nacional de Ganaderos.

Venezuela, el país petrolero, es campeón mundial en inflación. Lleva varios años liderando la tabla y ni un Sudán en conflicto podrá arrebatarle el primer puesto en 2019.

Ante la negativa de los Estados Unidos de no convertir a la ONU en un centro de encuentro para los amigos en pro de la conocida Doctrina Monroe, que data desde hace 200 años, en la cual la nación estadounidense era un país esclavista, racista y anexionista, a Venezuela no le queda otra salida que la de asociarse a otras potencias para la defensa de su dignidad e ideales.

Ante estas agresiones no nos dejan alternativa. No debemos parecer débiles ante la determinación de los E.U., la U.E. y los países borregos. Nuestros adversarios se cuestionarán nuestras intenciones y nuestra determinación de ser libres y de vivir en paz.

La sujeción de pueblos a una subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye una denegación de los derechos humanos fundamentales, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y de la cooperación mundial.

LA "AYUDA HUMANITARIA" COMO CORTINA DE GUERRA

Estados Unidos está usando el pretexto de enviar ayuda humanitaria desde Colombia y otros países vecinos a Venezuela para socavar al gobierno y establecer una línea de suministro para futuras operaciones.

Luego del intento de Golpe de Estado norteamericano en Venezuela, el Plan de Juego estadounidense ya es bastante obvio: La oposición en Venezuela probablemente accederá a ese dinero congelado para comprar armas y crear un ejército de mercenarios para combatir una guerra civil contra el gobierno bolivariano y sus seguidores.

La fuerza armada venezolana ha mostrado signo de su lealtad a la Constitución. La revolución bolivariana prohíbe y repulsa la falsa ayuda humanitaria.

El gobierno de Venezuela no rechaza ayudas que vienen sin interferencia política. El año pasado aceptó una modesta ayuda de la ONU que consistió sobre todo en suplementos médicos de los que Venezuela no pudo adquirir por las sanciones estadounidenses. No existe hambruna en Venezuela que requeriría una inmediata intervención.

La Cruz Roja Internacional, la organización de la Iglesia Católica, Cáritas y las Naciones Unidas rechazaron las solicitudes estadounidenses para entregar la "ayuda" actualmente planificada porque está obviamente politizada.

Stephane Dujarric portavoz de la ONU dijo que: 'La acción humanitaria necesita ser independiente de objetivos políticos, militares, etc.'

El intento estadounidense de establecer una línea de suministro para la "ayuda humanitaria" en Venezuela tiene un segundo propósito. Tal ayuda es la cubierta ideal para la provisión de armas. En la década de 1980, los vuelos designados a la "ayuda humanitaria" para Nicaragua fueron cargados de armamento. Las órdenes para esos vuelos fueron dadas por Elliot Abrams, quien es ahora el enviado especial de Trump para Venezuela [3]. Ahora, no va a ser distinto.

Venezuela ha preferido mirar para el otro lado y añorar esas épocas ya remotas cuando dependíamos del cacao, café, el tabaco, el añil, el maíz, la quina, el caucho –todas ellas actividades primarias y extractivas, quizás aún más devastadoras para el medioambiente–.

Falta más alimentos para satisfacer las necesidades de la población; tenemos carencia de medicamentos, se nos está muriendo mucha gente; sufrimos la ausencia de un buen servicio de transporte, de suministro de energía y agua potable y la privación del poder adquisitivo para obtener la cesta básica. Pero todos tenemos conocimientos de los orígenes macabros que los poderosos mantienen contra nuestra economía y estamos convencidos que sobreviviremos a estos aterradores métodos de sometimiento. Y vamos a demostrar que no existe nada que pueda hacer rendir a nuestro pueblo.

"El hombre no es ni una piedra ni una planta, y no puede justificarse a sí mismo por su mera presencia en el mundo. El hombre es hombre sólo por su negación a permanecer pasivo, por el impulso que lo proyecta desde el presente hacia el futuro y lo dirige hacía cosas con el propósito de dominarlas y darles forma. Para el hombre, existir significa remodelar la existencia. Vivir es la voluntad de vivir": Simone De Beauvoir

No vamos a dejar que ningún extranjero nos venga a humillar. El pueblo venezolano se prepara para superar todas sus angustias y no se arrodillará ante el enemigo ni ante los traidores. Todos estos males se revertirán contra esos que le hacen tanto daño a la Patria de Bolívar.

Referencias:

1.- https://www.buscapalabra.com/sinonimos-y-antonimos.html?palabra=afirmación&antonimos=true

2.- https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/gabriel-silva-lujan/negacion-columna-de-gabriel-silva-lujan-349792

3.- http://misionverdad.com/traducciones/la-ayuda-humanitaria-como-cortina-de-guerra-para-eeuu-contra-venezuela

4.- https://www.efe.com/efe/usa/economia/ee-uu-impulsa-fondo-de-10-000-millones-para-ayudar-a-venezuela-comerciar/50000106-3952388



Esta nota ha sido leída aproximadamente 342 veces.



Héctor Yi Durán

Ing. Luchador Social

 hectoryi@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Yi Durán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278493.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO