Complemento para un "Plan de Cambio y Rectificación" (II)

"Hay mucha sordera en muchos funcionarios públicos que no escuchan al pueblo, que se hacen los bobos, locos y sordos. No escuchan lo más importante, el pueblo. Cortaremos la cabeza a quien tengamos que cortársela... Hago un llamado a que hagamos un gran plan nuevo necesario de cambios y rectificaciones, porque hay muchas cosas que estamos haciendo mal y debemos rectificarlas para mejorar".

Presidente Nicolás Maduro Moros, en Fuerte Tiuna, 03/05/2019

https://www.aporrea.org/contraloria/n341525.html

UN POCO TARDE… AUNQUE YA DIJE LO MÁS IMPORTANTE

Ayer, se fue la luz, cuando escribía este artículo y hoy no hubo internet, hasta hace un rato que llegó la electricidad y ¡Oh, dioses del Olimpo! Llegó también el acceso a la web y pude entrar a mi email. Es una paradoja: ahora que logré instalar internet o se va la luz o no llega la señal. Me sale ¡Cariaquito morado! No es fácil enviar mis artículos ¡Gracias al imperio! Jajajajaja.

Menos mal ayer logré tomar previsión y envié, inmediatamente, unas primeras ideas con la esperanza de que sean consideradas, al menos por el pueblo que, a veces, si escucha. Me hubiera gustado participar en Cárdenas, pero no fui invitado y no sabía si era un proceso abierto. Me dicen que se realizó en la Aldea "Los Táribas" Según, estuvo muy concurrido y hubo una amplia y respetuosa participación. Me alegró mucho. Sobre todo porque me contaron risueñ@s algun@s camaradas:

"Profesor Moyer, hasta el Alcalde Richard González resaltó la importancia de la formación de los gobernantes y de sus directores y reconoció la importancia de la ESCOLAG y el apoyo que usted ha brindado. Se le dio duro a la corrupción, sobre todo en las FANB y dentro del PSUV, como usted nos lo ha dicho, una y otra vez"

Bueno, parece que hay que perseverar, ser tolerante y paciente. Me hubiera gustado hacerles llegar, a los participantes, los primeros aportes que hice en el artículo anterior que salió publicado ayer en Aporrea:

https://www.aporrea.org/actualidad/a278441.html

Por cierto, ayer fue casi imposible ingresar a Aporrea y cuando lo logré, había un aviso que decía que estaban en mantenimiento. Eso, probablemente, limitó la difusión de este artículo. Se hace lo que se puede. Espero que la energía universal que me acompaña lo logre hoy.

En todo caso, lo más importante:

OJALÁ EL PUEBLO SEA ESCUCHADO Y SE CORTEN CABEZAS

Me considero parte del pueblo, independientemente de mi condición social como "clase media", "profesional", "profesor universitario" o "pequeño burgués". No tengo dudas de mi extracción de clase (social) y de mi compromiso, desde muy joven, con los procesos de cambios y transformaciones en Venezuela y en el mundo. Me lo he demostrado a mí mismo y eso para mí es suficiente. Creo que merezco ser escuchado.

Por eso me siento aludido cuando el Presidente Maduro, llama a los "funcionarios públicos", mejor conocidos ahora como "servidores públicos", a que escuchen el clamor de nuestro pueblo. Soy testigo de que muchos supuestos "servidores públicos" no escuchan ni oyen, muchas veces, a nuestro pueblo; es más, se hacen los sordos. Y no sólo son sordos al opositor o a los ni-ni, sino también, al pueblo chavista, psuvista o revolucionario. Son sordos de la mayor sordera. Y no es desde ahora. Es desde hace muchísimos años atrás. Desde la I hasta la IV República. Sólo que ahora, en la V República, es inconcebible y peligroso. No podemos aceptarlo.

He advertido esto en otro momento. Cuando escribí un artículo alertando la sordera de la burocracia estatal y cuando fui precandidato a la Gobernación de Mérida por el PSUV. Allí mostré y me coloqué unas orejas inmensas para expresar que debíamos escuchar el dolor y las expectativas de nuestro pueblo. Pues éramos ciegos y sordos.

OTRA COSA IMPORTANTE:

No sé qué quiso decir el Presidente Maduro, al repetir aquella expresión que dice que se van a "cortar cabezas". Supongo que es que van a ser destituidos, cambiados, botados, suspendidos o juzgados a quienes no nos escuchen. No lo sé. Lo que sí sé es que si lo ofrecemos y después no lo hacemos, entonces no sólo le estamos mintiendo y engañando al pueblo, sino que estamos perdiendo credibilidad y, por tanto, estamos hundiéndonos poco a poco. Ya lo he dicho, una y mil veces, debemos tener la verdad como norte. Tantas mentiritas, señor Presidente, es una bomba de tiempo. De modo que si ofreció "cortar cabezas", sin irracionalidades ni injusticias: ¡Cúmplase! Y vuelvo a recordarle, ya basta de tantas mentiritas, así sean piadosas. Asumamos la verdad como ley:

https://www.aporrea.org/ideologia/a274330.html

LAS PREGUNTAS PREVIAS QUE SON NECESARIAS RESPONDER

Permítaseme una digresión antes de continuar e ir al grano, en relación a la necesidad del CAMBIO y la RECTIFICACIÓN:

Carl Sagan y otros científicos dedicados a la astrofísica nos han enseñado que el Universo parece expandirse y transformarse a cada instante, así como lo hacen cada nonasegundo las moléculas, los átomos y los quartz de cada una de las células de nuestro organismo, reafirmando en la "realidad real" que: "Todo cambia". Por eso, no es extraño que, a veces, como sociedad y como país, y también, como gobierno, no nos queda otra opción que revisar si vamos en la dirección, con la velocidad y la profundidad del cambio deseado. Y si no es la dirección correcta o si vamos a una velocidad inadecuada o la profundidad del cambio no es la deseada, sin dudas: debemos cambiar, corregir o rectificar, si es que queremos ir en la dirección, a la velocidad deseada y si pretendemos lograr la profundidad del cambio deseado. De lo contrario, será un cambio "gatopardiano": Cambiar para que todo siga igual e incluso, peor. Vale decir cambiamos personajes, leyes, colores, imágenes, símbolos y todo sigue igual o lo que es más grave aún: cambiamos para retroceder. De allí aquella famosa frase de un campesino mejicano que se hizo viral:

"ESTÁBAMOS MEJOR CUANDO ESTÁBAMOS PIOR".

Por supuesto, no se trata de cambiar por cambiar. Hay que preguntarse y saber responder con la mayor objetividad que sea posible:

¿Por qué debemos cambiar? (causas o razones que nos mueven a cambiar e incluso a transformarnos) ¿Para qué vamos a cambiar? (propósitos u objetivos y metas que nos proponemos con el cambio que pretendemos) ¿Qué debemos y podemos cambiar? (que acciones, proyectos u operaciones son necesarias poner en práctica para poder cambiar verdaderamente y no de mentiritas) ¿Quiénes deben o debemos cambiar? (por cierto, suele suceder que pensamos que son l@s otr@s l@s que deben cambiar, no nosotr@s, y suele ocurrir que primero debemos cambiar nosotr@s mism@s para poder lograr que l@s otr@s cambien) complementariamente, pudiéramos tratar entonces de responder: ¿Estamos nosotr@s y l@s otr@s dispuest@s a cambiar o acaso tenemos resistencia al cambio y nos negamos a cambiar y sólo esperamos que l@s otr@s cambien sin cambiar nosotr@s?

Por otra parte, debemos respondernos: ¿Cuándo se hace necesario cambiar o cuándo nos decidiremos a hacer el cambio necesario? (fecha, cronograma de cambio y definir explícitamente cuál es el lapso o fechas, bien precisas, para verificar el cambio propuesto) ¿Dónde se realizará el cambio? ¿Acaso sólo en las provincias en todos los estados, Municipios y Comunas excepto en la Gran Capital? (parece mentiras, así como el imperio se resiste al cambio y pretende que cambien las colonias, así en esa relación centro-periferia, cuando se habla de un cambio en un país, se quiere que cambien todos en el territorio nacional excepto los que viven en la capital. Caracas y el Estado Miranda, son los primeros que deben cambiar a favor de las provincias. Por ejemplo: Descentralizar y desconcentrar el poder. Ya está bueno que todo sea en Caracas) Y una última pregunta de la más importante ¿Cómo debemos y podemos cambiar? (hace mención al método y los procedimientos necesarios para lograr el cambio y en nuestro caso, para hacer la consulta al pueblo y poder llevarla a la práctica)

LAS CIRCUNSTANCIAS NOS OBLIGAN: ¡CÚMPLASE!

El Presidente Nicolás Maduro Moros, nos ha invitado a tod@s, probablemente, en un gesto de AUTO-CRÍTICA a elaborar en colectivo un "plan para cambiar todo, para mejorar todo, para rectificar los errores en medio de la batalla". Sólo nos queda decir: ¡Amén!

O como él suele decir: ¡Cúmplase!

APLAUDO SU DECISIÓN Y LO INVITO A QUE DÉ EL EJEMPLO

"Aunque esto le cause daño.

Y así como todo cambia.

Que yo cambie no es extraño"

Estrofa de la canción "Todo cambia"

Comience por cambiar usted y su gente más cercana: su equipo de gobierno. Tal vez, tenga que comenzar por cambiarl@s. Y comience por rectificar en lo que haya que rectificar. Por ejemplo en sus actos de habla. Evite comprometerse en lo que no pueda cumplir y cumpla, con eficiencia, con lo que se ha comprometido. No mienta o evite mentir.

Ya hablaremos más delante de los cambios que percibimos y que son necesarios hacer, desde afuera. Conscientes que por falta de información pudiéramos ser injustos con usted y el equipo que lo ha acompañado.

¿RESULTA DIFÍCIL RECTIFICAR…CUANDO YA ES TARDE?

Nunca es tarde para rectificar, corregir y enderezar. Lo importantes es tener la disposición, la voluntad y demostrar que se está dispuesto a hacerlo. Claro está, a veces, hemos cometido errores y fallas que ya resultan muy difíciles de corregir. Aquí no nos queda otra que expresar: "A lo hecho pecho" y seguir adelante. Evitando volver a cometer el error y corrigiendo oportunamente, para evitar que ya no haya vuelta atrás.

CON MERCEDES SOSA TERMINEMOS CANTANDO:

Lo único permanente en la vida, personal y social, e incluso, en el todo universal del inmenso Universo creador, es el cambio. Todo cambia. Todo. Como nos lo recordara, según cuentan, el chileno de origen judío, Julio Numhauser, a través de la voz comprometida de Mercedes Sosa. Por cierto, aunque dicen que fue un plagio de Julio, la letra es hermosa y cierta.

Según cuentan, sería en Suecia, ese país que acogió a tantos exiliados latinoamericanos y en el que se estableció Numhauser, dónde supuestamente compondría la inmortal canción:‘Todo cambia’, "un himno para toda una generación de desheredados, no exento de polémica, pues hubo quien habló de plagio e incluso apuntó que su letra se inspiraba en ‘Muda la vana esperanza’, una composición anónima recopilada por los argentinos Atilio Reynoso y Juan Alfonso Carrizo".

https://manuelsegura.wordpress.com/2014/03/08/sobre-todo-cambia/

Quienquiera que la haya escrito, sugiero al iniciar y terminar los debates y reflexiones sobre el llamado Plan para el Cambio y la Rectificación que los participantes, al unísono, canten tod@s la canción que se ha hecho casi un himno: "CAMBIA TODO CAMBIA" Y mientras la cantamos e internalizamos, su letra y su música, nos preparemos para dar el "salto cuántico" y nos dispongamos a continuar cambiando lo que tengamos que cambiar, comenzando el cambio por nosotr@s mism@s, pues es el cambio más difícil de todos. Al punto que hay quienes dicen que si tod@s, o la mayoría, cambiamos, todo cambiará.

CANTEMOS, ENTONCES, MIENTRAS CAMBIAMOS:

Cambia lo superficial

Cambia también lo profundo

Cambia el modo de pensar

Cambia todo en este mundo

Cambia el clima con los años

Cambia el pastor su rebaño

Y así como todo cambia

Que yo cambie no es extraño

Cambia el más fino brillante

De mano en mano su brillo

Cambia el nido el pajarillo

Cambia el sentir un amante

Cambia el rumbo el caminante

Aunque esto le cause daño

Y así como todo cambia

Que yo cambie no es extraño

Cambia, todo cambia

Cambia, todo cambia

Cambia, todo cambia

Cambia, todo cambia

Cambia el sol en su carrera

Cuando la noche subsiste

Cambia la planta y se viste

De verde en la primavera

Cambia el pelaje la fiera

Cambia el cabello el anciano

Y así como todo cambia

Que yo cambie no es extraño

Pero no cambia mi amor

Por más lejos que me encuentre

Ni el recuerdo ni el dolor

De mi pueblo y de mi gente

Lo que cambió ayer

Tendrá que cambiar mañana

Así como cambio yo

En esta tierra lejana

Cambia, todo cambia

Cambia, todo cambia

Cambia, todo cambia

Cambia, todo cambia

FINALMENTE:

Ruego a Dios porque a partir de esta semana comencemos a sentir y vivenciar el cambio en nuestra amada Venezuela y veamos florecer, frente a nosotr@s, las necesarias rectificaciones del gobierno, retomemos el rumbo perdido y marchemos, aprovechando los nuevos vientos alisios, hacia un destino colectivamente acordado. Amén



Esta nota ha sido leída aproximadamente 632 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278483.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO