El capitalismo está excretando al madurismo

En los últimos días hemos presenciado agitación en el paisaje político caracterizado por la confusión, las falsas noticias, las mentiras descaradas. Ha sido más una guerra en el ciberespacio, que una contienda en la realidad. Intentemos descifrar el mundo de la realidad virtual.

El mundo virtual, hoy, como nunca, compite con el mundo real, se superpone a la realidad y la valida, le da existencia. Es fácil perderse en los detalles, en la anécdota. Los argumentos, la estrategia, los intereses se esconden tras el chisme. Para navegar en este mar confuso es necesario ir a lo profundo de la situación, a lo más general, a las corrientes de pensamiento que están en pugna, a la ideología. Sólo así podremos descifrar un rumbo. Veamos.

El asesinato de Chávez (nunca investigado) abrió el camino a la restauración del capitalismo. La tensiones políticas produjeron dos candidaturas que obedecían a la ideología capitalista: un franca, capriles; la otra enmascarada, maduro. Triunfó la opción capitalista encubierta y, presto, torció el timón hacia el capital. Se derritió frente a mendoza, cisneros fue agasajado, el Plan de la Patria falsificado. Se habló con descaro de pragmatismo, mostrando así la verdadera esencia.

El capitalismo requería desprestigiar el intento socialista chavista. Esa tarea la asumió maduro y la cumplió a la perfección, hizo de Chávez una imagen vacía, un discurso hueco sin conexión con la realidad. En la empresa de hacer de Chávez un mal recuerdo, maduro se desgastó en una gestión terrible que viene a completar la faena de desprestigio del Chavismo, la gente no consigue diferenciar a maduro de Chávez, la propaganda se encarga de confundir más.

El madurismo ya cumplió su tarea: no le sirve al capitalismo, que es su amo. Esa es la esencia de la confrontación de hoy, la clave para entender lo que pasa. El capitalismo está excretando al madurismo. Este procedimiento de expulsión es frecuente en el capitalismo; lo usó, por ejemplo, con lula, con cristina, con correa. De esa manera se remoza, de allí la llamada alternabilidad de la democracia burguesa. A esos gobiernos lo podríamos llamar gobiernos fusibles; ellos pasan y el capitalismo, el sistema, es protegido.

Esa es la situación hoy, el capitalismo no es cuestionado, los dos bandos coinciden en privatizar hasta PDVSA, que está en subasta, la propiedad social arrinconada, la comuna es sólo un trámite. No hay disputa entre los bandos por la participación de las trasnacionales en el Arco Minero, en el petróleo. Nadie cuestiona la participación de los gringos en la economía, ni de los rusos, ni los chinos.

Lo que hoy vemos, el torneo de mentiras en el ciberespacio, es un circo. Macabro, es verdad, pero un circo propio de los pujos del capitalismo por expulsar lo que ya no le sirve. Adquiere ese cariz violento porque una de las partes se niega al avance de la historia, a reconocer su agotamiento, se aferra al gobierno. No obstante, es cuestión de tiempo para su salida, está agónico.

Lo lamentable es la ausencia del Chavismo primitivo en esta disputa. Pero, como siempre ocurre, la corriente revolucionaria renacerá de sus cenizas y ocupará su lugar en la historia…

elaradoyelmar.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1874 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: