(Extensivo a todos los compatriotas)

Texto-respuesta con respeto y afecto a un emigrante venezolano en Chile

El viernes 15 de febrero, recibí un correo de un amigo, actualmente residenciado en Chile, dada su procedencia social, y pensamiento político-ideológico, me pareció interesante compartir con ustedes una fracción del correo: "Es espeluznante la cantidad de venezolanos en Chile somos 288.233 venezolanos, el aumento es exponencial, cuando llegué éramos 27.000, y el Estado no hace nada para parar este desangre de la Academia en Venezuela .Pasamos a los inmigrantes peruanos 220.000, haitianos 170.000, etc., etc.".(1)

Este amigo que me escribe, no es un apátrida, traidor, ni agente asalariado de algún aparato injerencista imperial; es un buen venezolano, excelente profesional agrícola, reconocido cultor, además militante revolucionario. Antes de irse del país andaba en su viejo vehículo particular taxiando, pues el salario como suele ocurrir a los trabajadores, profesionales o no, en la actual Venezuela, desde hace años no alcanza para sostener una vida básica. Este ciudadano, me visitaba con frecuencia y más de una vez, después de su doble jornada: institucional y taxeo; antes de ir a su hogar dada la cercanía vecinal, traía un pan que junto a un café, era un buen momento para compartir opiniones sobre el discurrir de la política venezolana.

Entre otras cosas me hablaba sobre la catástrofe agrícola y los ministros y jefes que han pasado por esas áreas. Algunos de estos personajes, que se sepa, nunca rindieron cuentas públicas con el rigor requerido de sus gestiones y, si lo hicieron fue ante "amigos" y las "roscas del partido" en documentos que de existir, yacen en algún inescrutable archivo. Lo que sí se sabe, es que unos cuantos de estos funcionarios solo han cambiado de sillas y oficinas y, otros han sido premiados con otros cargos acá en el país o en el exterior.

Este buen profesional convivió con estos funcionarios, entre los que se podrían distinguir a los probos (que los hay y muchos) en todos los niveles en las empresas públicas y privadas; trabajadores(as) con conciencia y criterios de pertenencia quiénes insisten en tener República y "construir Patria". Por otro lado los integrantes de la abundante "picaresca político-burocrática" que de hábil e irregular manera y muchas veces descarada, a lo que se han dedicado es a acrecentar su patrimonio económico personal.

El Estado, tanto el correspondiente al periodo del Punto fijismo, como el relativo al Proceso Político Bolivariano, en razón de sus obligaciones constitucionales, y dada la necesidad el Primero, de mantener el Sistema político-social-económico, que lideraron durante cuarenta años y, el Segundo , que se propuso y, así, lo ha expresado a los cuatro vientos en verbo y documentos, de dar un salto cualitativo-cuantitativo en la Política, la Economía y la Cultura, es decir: construir una Patria distinta, con raíces muy venezolanas, latinoamericana, definida como: Socialismo del Siglo XXI. Sin lugar a dudas y sin mezquindades, unos y otros, han hecho en los últimos sesenta años (40 y 20) importantes inversiones en las Universidades Públicas, Politécnicos, Escuelas primarias, Liceos, Guarderías, INCES, Subsidios a Instituciones Privadas, Becas, Publicaciones, Bibliotecas, Etc.

Pienso, que para un buen investigador de las Ciencias Sociales, el dato estadístico en este caso, resultaría de alto interés para ubicar y dimensionar la cuantía de talentos, de todas las visiones político-ideológicas que se han ido del país en búsqueda de un mejor bienestar; y visualizar el tamaño de ese "agujero negro" en el Cosmos humano nacional. ¿Cuánta inversión humana y económica ha marchado a otras latitudes? ¿De qué manera influirá todo esto en la acentuación de nuestro subdesarrollo? ¿Cuánto nos cuesta formar maestros, ingenieros, médicos, matemáticos, físicos, enfermeras, deportistas, técnicos, artistas, militares, contadores y administradores, historiadores, comunicadores…ciudadanos , desde la guardería hasta su graduación? . Esta "desinversión humana", en términos del futuro de la Nación, es tan letal como pudieran ser las consecuencias de una invasión del imperio y sus aliados.

Hace rato los medios, nos dan cifras de venezolanos que se van del país, y se habla de millones, observo, que no hay una centralidad informativa, y se corre el riesgo de la especulación. A comienzos del Siglo XX, los historiadores franceses Lucien Febvre y Marc Bloch, crearon la Escuela de los Annales, corriente historiográfica que incorpora diversas disciplinas de las Ciencias Sociales, entre ellas la Economía y la Estadística a fin de hacer inteligible el hecho histórico. De aplicar esos viejos pero vigentes métodos, seguramente nos permitiría la obtención de esos datos reales, y posiblemente terminen dándole o negándole la razón a nuestro amigo emigrante, sobre "el desangre de la Academia en Venezuela".

Lo delicado de todo esto, es que la crisis política-económica-social venezolana, acentuada en el último lustro, tiene otras variables que agravan el panorama, se trata del problema de la salud y, la muerte silenciosa, que ocurre por falta de medicamentos, y particularmente en el sector de la tercera edad, que por razones de escasez y en otros casos, por los altos costos los hacen inaccesible para esta población. Con el adelantado fallecimiento de estos abuelos, también se va una experiencia pensante y afectiva, que son parte integral de la calidad de vida de nuestras familias.

Pensamos, que de prolongarse esta situación generalizada de pobreza, escasez y hambruna, envuelta en la usura y la desatada pillería comercial y sus consecuencias en la sub-alimentación de la población, cuestión no solventada en lo esencial, a pesar de los esfuerzos gubernamentales, unido esto, al proceso migratorio, estaríamos comprometiendo el futuro creativo, intelectual y productivo de la República. Con ello se apuntalaría y extendería por luengos años, el tradicional e histórico dependentismo, y el subdesarrollo, sustentándonos en el simple extractivismo-rentismo, y continuaríamos siendo los venezolanos y venezolanas la mano de obra barata de esa básica economía y fieles y seguros proveedores de materias primas de bajo coste para el mundo.

Una vez superada esta incertidumbre cualquiera sea el desenlace, la tarea será dura, entre otras, vencer el atavismo histórico-cultural que ha concebido a la Hacienda Pública, como legítimo botín del guerrero vencedor en las tantas guerras civiles venezolanas durante el siglo XIX, hábito cultural que se ha proyectado hasta nuestro tiempo por la clase política de distintos colores (¿Demócratas?) Triunfadores en las gestas electorales, y siempre acompañadas de las oportunistas oligarquías empresariales, arrimadas convenientemente a los usufructuarios del poder político.

Por otra parte recordar que sobre las andanzas imperiales hay abundante información histórica, desde Jesús y los apóstoles enfrentados a su manera al imperio romano; Bolívar y los americanos-españoles(venezolanos) combatiendo a los peninsulares-imperiales, y luego, la mayor parte del mundo peleando contra los diversos imperios y particularmente contra el más letal, poderoso e invasivo: el imperio norteamericano. Y es precisamente, con esta estructura capitalista que al decir de los clásicos, está en su fase superior imperial, con la cual nos hemos topado, y en este momento crece su amenaza, tangible, real, que como sabemos en las dos últimas dos décadas no ha habido fuerza bélica ni jurídica capaz de impedir sus tropelías en buena parte del planeta. Eso nos obliga a no subestimarlos, pues es larga su experiencia en la agresión, destrucción, desintegración y desvalijamientos de pueblos; pero que también han sido derrotados en algunas oportunidades, dirán algunos, cosa cierta, pero también sabemos que en las derrotas se aprende, y ellos son activos en su fortalecimiento imperial y disponen de acreditadas escuelas de pensamiento económico y político, de allí los "tanques pensantes".

La República sensata, venezolana, tiene la obligación de respirar profundo, tragar grueso, manejar con inteligencia las complejas variables del contexto, hilar muy fino, democratizar profundamente la vida pública, reunir la voluntad nacional, mucha consulta, e identificar en nosotros mismos cualquier asomo básico de debilidad, confusión O torpeza política. Apelar e insistir en nuestra fundamental condición ciudadana. Sobran las jaquetoneriás, y los guapetones de tarima, los alardes inútiles, soberbias, falsos heroísmos y malos cálculos! Ojalá!!Que no sean los errores nuestros los que justifiquen la agresión foránea.

Sobre la marcha, sin esperar que la República supere estos tiempos de calamidades, necesariamente hay que hacer, si no se está haciendo, una honesta y profunda revisión del camino andado, de nuestros desempeños, incluso corriendo el riesgo de la incomprensión. Se trata de observar y opinar sobre el comportamiento del individuo, del ciudadano, del partido u organización social, del barrio, de la urbanización, de las instituciones, del Estado Local, Regional y Central, de los lideres cualquiera sea su nivel, su hablar discursivo y su hacer; el papel útil del Concejal, del Diputado Regional y Nacional; del aporte real, visible, tangible, evaluable, significativo, de la inmensa burocracia civil-militar en el proceso transformador y defensivo económico- bélico de la Nación.

Esto puede significar que nos hagamos ciertas interrogantes: ¿Qué hemos hecho en nuestro pasado histórico para que "aquellos polvos trajeran estos lodos"?. ¿El Sistema Educativo acaso no ha formado los republicanos que planteó Simón Rodríguez? ¿Qué ha pasado con la Patria que nos legó Bolívar? ¿¡Bolívar tu escribiste esto!?

"Primero el suelo nativo que nada : el ha formado con sus elementos nuestro ser; nuestra vida no es otra cosa que la esencia de nuestro propio país; allí se encuentran los testigos de nuestro nacimiento, los creadores de nuestra existencia y los que nos han dado alma por la educación; los sepulcros de nuestros padres yacen allí y nos reclaman seguridad y reposo; todo nos recuerda un deber, todo nos excita sentimientos tiernos y memorias deliciosas; allí fue el teatro de nuestra inocencia, de nuestros primeros amores, de nuestras primeras sensaciones y de cuanto nos ha formado. ¿Qué títulos más sagrados al amor y a la consagración? La Patria no es producto de un ímpetu egoísta, ni resulta de la acción excluyente de un grupo selecto ni de una hora estelar. La Patria es un verdad dinámica, en la cual se conjuga el aliento de todos sus hijos y de todos los instantes de su vivir"

¡¡Bolívar, sí, tu escribiste eso!!, ¿y qué pasó?, hubo almas inhóspitas que no te leyeron, nunca se enteraron, pues, si lo hubiesen hecho, no andarían por el mundo, algunos "Salvadores de la Patria" promoviendo injerencias de cualquier naturaleza en este terruño independizado, que nos legaste junto a los miles de héroes de todas las clases sociales, nativos y extranjeros que se inmolaron combatiendo a tu lado en los veinte años de guerra de liberación nacional.

Apreciado amigo emigrante, aunque corramos el riesgo de que nos señalen de decimonónicos y desactualizados, pienso que tenemos que aprender mucho del pasado, recordemos que Bolívar siempre acudió a la historia para abordar su presente y visualizar el futuro. Compatriota en las actuales circunstancias me revoletean serias dudas del manejo adecuado de la actual compleja y peligrosa situación, por parte del actual liderazgo político. Si se trata de la derecha, nada podemos esperar de ella, la historia de los pueblos está atiborrada de malas experiencias que van desde el fascismo, claro, abierto, rampante (Mussolini, Hitler, Franco, Pinochet, entre otros.) hasta las dictaduras militares y pseudo democracias autoritarias.

Por otra parte, teóricamente en otra vía, los gobiernos progresistas, con una carga de debilidades e incoherencias que inexorablemente los lleva a un corto-circuito social, derivando en más de lo mismo y, aún pensando que no ha sido un comportamiento ex profeso, han funcionado como caldo de cultivo en la preparación del lecho a los sectores tradicionalmente dominantes. Ahora bien, amigo, también tengo mis propias dudas sobre la visión expuesta, será esto una actitud propia del ¿Escepticismo? ¿Pesimismo? ¿Bajo nivel político? ¿Posición pequeño-burguesas? ¿Clase media frustrada? ¿Senilidad? ¿Malas conexiones cerebrales? Bueno pana! Ojalá! que todo esto sea un asunto estrictamente de mi psique, y no la realidad. De todas maneras, estoy por acá, pero también sé que tu, aunque estés por allá, cualquiera sea la situación, siempre estaremos involucrados al igual que muchísimos venezolanos, con la causa social y el antifascismo .No somos neutrales, por razones histórico-político-culturales y de nacimiento.

Para finalizar por ahora, apreciado cultor, te recuerdo que antes que tú caminases en ese laaaaargo país; en la primera mitad del Siglo XIX, lo hicieron Andrés Bello y Simón Rodríguez, ambos maestros del Libertador ¡¡¡No te llevan nada!!! Donde se dedicaron a crear un Estado y difundir Luces del Conocimiento y Virtudes Ciudadanas, Simón Rodríguez, que al igual que su antiguo alumno no se detenía ante las dificultades, en Valparaíso construyó físicamente luz con su fábrica de velas, para costear los gastos de su Escuela de Luces. Esperamos que tu y los demás compatriotas hagan una arqueología de la labor lumínica de estos venezolanos gigantes y, al regreso nos traigan cuanta luz puedan.

LA REVOLUCION ES CULTURAL

  1. Toda cifra, todo dato, debe ser corroborado, por las instancias pertinentes, para evitar especulaciones.(Tiene el amigo 2 años en Chile)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 804 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276665.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO