Entre la espada y la pared

Al parecer, las elites imperiales seguirán aumentando la presión para tratar de arrinconar y doblegar al pueblo venezolano.

Hoy nos han implantado un neoliberalismo a juro. La inflación sigue desatada, y ni hablar de la especulación, o debiéramos llamarla por su verdadero nombre, el ladronismo, un virus que ataca a todos por igual. Económicamente la disyuntiva es obvia, se trata de indexar o dolarizar, o tal vez indexar dolarizando quien sabe. Ya nadie entiende, nadie explica nada.

Desde el gobierno, ministros y asesores siguen tratando de solucionar un conflicto económico no convencional, con medidas monetaristas ortodoxas, olvidando la máxima de Don Simón Rodríguez "o inventamos o erramos". Quizás lo primero que debemos entender todos los venezolanos, es que el problema no es solamente económico, es un problema antes que nada político.

Las clases medias, incluyendo a muchos que fueron sacados de la pobreza o salvaron sus apartamentos gracias al comandante Chávez y la revolución Bolivariana, confundidos y alienados, apoyan hoy una salida no constitucional que nos retrotraería a la cuarta república, olvidando muy convenientemente los vergonzosos niveles de miseria, desigualdad, represión y falta de libertad que se vivían en tiempos de los regímenes adeco/copeyanos. Y por supuesto, ignorando las realidades de otros países que han "cambiado" regresando al triste pasado neoliberal. Como ejemplo un botón: observemos bien lo que el tan cacareado "cambio" de Macri le trajo a la Argentina, que ha ido cambiando de una nación independiente con una vibrante industria nacional, y de un alto desarrollo científico y educativo a un país endeudado, sin presupuesto para la ciencia, ni para la educación, mucho menos para la salud. Un país, ahora sí, tercermundista donde todo debe ser privatizado y la protesta criminalizada y reprimida violentamente. Tarifasos, asesinatos y desapariciones, inflación, congelación de salarios y pensiones, fuga de divisas y otras tantas maravillas neoliberales que solo favorecen a las clases oligárquicas y sumen al pueblo argentino en la miseria. Por supuesto, la maquinaria de propaganda imperial tratará de convencernos que todo es culpa del gobierno pasado y de un pueblo que gastó de más. Mientras, los ricos se hacen cada vez más ricos, y las clases medias se parecen cada vez más a los pobres

Regresando a nuestra Venezuela, les decía que nos quieren mantener entre la espada y la pared. O pelamos las nalgas ante el imperialismo, al mejor estilo Guaido, y volvemos a ser colonia entregando todos nuestros recursos, o inventan una guerra civil y nos invaden. O ignoramos y pisoteamos la constitución del 99, una de las más progresistas del planeta, y una de las pocas discutida y aprobada mayoritariamente por el pueblo en votaciones libres, o parafraseando al asesino Bush, nos regresan a la edad de piedra a punta de bombas. Dicho en vernáculo simple y llano: ¡o te escoñeto o te escoñeto!

Pero los tambores de la guerra no suenan solo en NuestraAmérica. Una ojeada por los acontecimientos a nivel global, nos mostrará un mundo en crisis, plagado de conflictos, con los mismos protagonistas principales: Las corporaciones y sus poderes imperiales. Un mundo en carrera desquiciada hacia la destrucción del planeta.

Y en ese conflicto global entre los poderosos, Venezuela se encuentra querámoslo o no, en el mismísimo centro, no solo por sus inmensas riquezas, también por habernos atrevido a tratar de inventar algo diferente para demostrar prácticamente que otro mundo es posible, un mundo mejor , más justo, en equilibrio y armonía, como lo soñó el libertador Simón Bolívar. Por eso nos han atacado continuamente durante más de 20 años, y por eso, después de la desaparición física del comandante Chávez nos han declarado una guerra hibrida frontal. Guerra que ahora amenaza con volverse "convencional" o sea una guerra de muerte y destrucción, donde como siempre los pobres y las clases medias pondremos los muertos, pero donde a todos (tanto chavistas como opositores) nos va a tocar sufrir.

Al igual que hace 200 años al pueblo venezolano le toca hoy dar el ejemplo, se necesita máxima unión, debemos resistir con paciencia, con estrategia y acción disciplinada. Debemos seguir construyendo movimientos sociales cada vez más poderosos, profundizar aceleradamente la construcción del estado comunal. Un estado basado en la solidaridad, el amor, la ética y la honestidad revolucionaria. De lo contrario, nos estaremos entregando directamente a las fauces de la dictadura global de las corporaciones, dictadura que poco a poco, va imponiendo estados corporativos con estructuras de control total, de vigilancia constante y de violencia indiscriminada contra los pueblos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 819 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276133.htmlCd0NV CAC = Y co = US