¿Qué hacemos con la guerra civil molecular que nos imponen? (y II)

En el escrito anterior, sobre la guerra civil molecular que nos imponen (El Imperialismo y las derechas), analizamos críticamente y con aportes, a los autores y simpatizantes de estas tesis; Hans Magnus Enzensberger y Sebastián Tepedino, pero sobre todo, en sí, el escrito de José Negrón Valera, aparecido en la revista Sputnik virtual, el pasado 23 de enero titulado "¿Habrá Violencia? Hipótesis Sobre la Guerra Civil Molecular Que se Prepara Contra Venezuela", en donde este establece Seis (6) fases de guerra civil molecular, la cual está inscrita dentro de la guerra no convencional o "guerra hibrida", esto significa, que la lucha armada no es el elemento esencial de esta guerra, prioriza el factor económico, social y cultural, con fines, ya sea, de tumbar a un gobierno contrario o tan solo no-alineado al imperialismo, en donde el elemento armado sería el último eslabón, y a veces ni necesario es, cual fue el caso de Ucrania.

La descripción de cada fase, según José Negrón Valera, son las siguientes "fase 0" o "falsa paz", es un periodo imperceptible, en donde empiezan a deteriorarse las instituciones, por ejemplo, en el metro de Caracas, empieza a existir desorden en la entrada y salida de los vagones, se mete más gente de las que se deben, se daña un aire acondicionado del vagón o se rompe un vidrio de este. Luego viene la "fase 1" o de "falsa normalidad"; aquí el calor en el gentío del vagón sobresaturado o el desorden generalizado, produce malestar, que es aprovechado, por la oposición que empieza hacer proselitismo en negativo para descalificar y darle ilegitimidad al gobierno legalmente constituido. En esta fase ya empieza a cundir en las masas, la idea de ilegitimidad, incapacidad, la necesidad de salir del gobierno, empieza a cundir, pero existe en la generalidad la idea de que las cosas se pueden solucionar. Considero, como lo dije, que estábamos en esta fase entre los años 2009-2012, aun con el Comandante Chávez vivo.

Luego viene la "Fase 2" o de "crisis de seguridad o de confianza", en donde se da un salto cualitativo porque ya empiezan a surgir el elemento armado, ya empiezan haber territorios y sectores dominados por bandas armadas y grupos paramilitarizados que le disputan al estado el monopolio de la violencia. Luego viene la "fase 3" o de "pre-guerra civil molecular", en donde se multiplican los territorios tomados por la violencia y las bandas criminales; la sociedad pone en duda la capacidad del gobierno para proteger a la población y comienzan a crearse las "fortalezas urbanas" y privatizarse la seguridad y se van formando grupos de autodefensa; este "salto cualitativo" de pasar de un estado de "anomia generalizada" o de "sálvese quien pueda" a la población armarse y empezar a conformar grupos de la denominada "autodefensa", al estilo colombiano y/o dominar sectores o zonas en donde bandas armadas se constituyen en poder, al estilo Medellín post-operación Orión (2002), la primera acción de poder paramilitar de Uribe como presidente de Colombia, que para mí fue el laboratorio social que le sirvió a los gringos hacer lo que hicieron en Faluya (Iraq), en Bengazi y Trípoli, ambas ciudades en Libia y Alepo, Siria y en algunas ciudades de México, en los últimos 12 años. Repito, no se da el salto cualitativo de una anomia generalizada o de sálvese quien pueda a organizarse armadamente sino existe un ente rector, guía, que lo induzca o dirija, en Venezuela, ese ente rector ha sido el narcoparamilitarismo colombiano, con la cobertura o encubrimiento de la derecha venezolana, en concreto el partido uribista de Voluntad Popular (El partido de Leopoldo López y Juan Guaidó) y el hampa organizada.

Dijimos también que en esta fase 2 estuvimos, en el año 2015, cuando las elecciones parlamentaria que el bolivarianismo perdió por paliza.

Fase 4 o "estado de guerra civil molecular", este estado, lo vivimos en parte cuando las guarimbas en 2017 (Una mixtura entre la fase 2 y 3), pero estas, a pesar que por el Táchira (Y llegaron hasta Socopó en Barinas), entraron fuerzas para-militares desde Colombia (El "escenario Libia"), pero fueron derrotadas militarmente y los paracos debieron devolverse a Colombia; pero por negligencia del mando político del país, por negligencia e indolencia, hoy hemos vuelto a este escenario con el agravante de una hiperinflación y de que el ejército invasor ya no sean los malandros y asesinos de líderes sociales, los paramilitares de Uribe, sino que sea una fuerza mercenaria al estilo DAESH, entrenada por el Pentágono profesionalmente y bien armados, en conjunto con el ejército profesional y marines gringos.

Ese escenario 4 o "estado de guerra civil molecular", que se vivió en parte entre marzo-agosto del 2017 y no se propaló, ya que por un lado eran pequeños focos de zonas muy reducidas y de clase media alta y alta (6%) y por el otro fue derrotado militarmente por la FANB; se vuelve a vivir hoy en día, a partir del 23-E-2019, con mayor peligrosidad, dado que cuenta con la jefatura directa del imperialismo yanqui, del propio presidente Trump aunado a una hiperinflación que causa malestar en las masas, por culpa de la dirección política (Civil) del proceso revolucionario, por ser incapaz de haber controlado esta hiperinflación inducida, a tres niveles:

a) con medidas represivas y defensivas, como la acción directa del estado, a través de los mecanismos institucionales de defensa del consumidor y usuario, y de defensa, a través de la movilización de las masas por intermedio del PSUV y el Polo Patriótico, que parecen que solo funcionan para contar votos, conformando los colectivos de consumidores y usuarios, frente a los comerciantes inescrupulosos y bachaqueros delincuentes;

b) medidas de competencias y compensatorias, como subsidiando el producto, comprando cosechas y/o productos y vendiéndolos a menor precios para obligar al "motor de la hiperinflación" bajar precios o quedar aislado; y con respecto a las compensatorias, ha sido lo único que ha hecho el gobierno, pero ellas solas son insuficientes, como se ha visto hasta ahora; y

c) Impulsando la agricultura (Son 15 rublos esenciales, con los que juega la derecha) y la industria (Otros 15 rublos, los más importantes), a través de subsidios a privados o empresas del estado o fomentando cooperativas o empresas de producción colectivas, para aislar o ahogar al comercio burgués.

Nada de esto hizo el gobierno bolivariano; y hoy tiene doble carga, por un lado, la hiperinflación que asfixia al pueblo, principal causa de la pérdida de legitimidad del gobierno bolivariano, más la guerra civil (Pelea de perros) que impulsa el propio imperio desde Washington; y puedo asegurar que aun con esta carga tan pesada en contra podemos ganarle la guerra al imperio, pero para ello es requerible un "golpe de timón" o una 3R, un proceso de revisión, rectificación y reimpulso, tanto en el estado como en el partido y los frentes de masas y asuman la dirección de los mismos los más revolucionarios y patriotas y se aparte a "los tibios", muchos de esos tibios en realidad son quintas columnas y/o dobles agentes, que tienen tiempo infiltrados dentro del proceso revolucionario, en donde jamás se ha hecho una depuración propiamente tal.

Si se permite que avance la desintegración social como producto de la Guerra Civil Molecular, descrita en la fase anterior, se llegaría al 'colapso de un Estado'. La anarquía a la que se daría paso no resultaría permanente, sino que sería parte de un estadio transitorio en el que se abren dos opciones a juicio de Tepedino: "O se retrocede hacia la regeneración del viejo Estado o se avanza hacia una guerra civil macroscópica con miras a las constitución de una o varias unidades geopolíticas nuevas (nuevos Estados)".

No voy hablar mucho de la fase 5 o última fase porque espero, como así va a ser, que no llegaremos a ese estadio que sería, según Negrón, "Anarquía o Guerra Civil Macroscópica (fase final)" y la describe así: "Si se permite que avance la desintegración social como producto de la Guerra Civil Molecular, descrita en la fase anterior, se llegaría al 'colapso de un Estado'. La anarquía a la que se daría paso no resultaría permanente, sino que sería parte de un estadio transitorio en el que se abren dos opciones a juicio de Tepedino: "O se retrocede hacia la regeneración del viejo Estado o se avanza hacia una guerra civil macroscópica con miras a las constitución de una o varias unidades geopolíticas nuevas (nuevos Estados)". Para el especialista, esta etapa es sumamente crítica por cuanto "la historia demuestra que la fragmentación macroscópica se da cuando las Fuerzas Armadas de un país se dividen", lo que abre la puerta a la balcanización, la partición o escisión territorial.". Repito, no entrare a analizar esta última fase, porque afortunadamente, aun con la intromisión del imperialismo, que no es cualquier cosa, no llegaremos hasta allá porque saldremos airosos de esta arremetida imperialista y de sus lacayos y de la derecha, su afín. Por eso entraré a analizar, el que hacer ante la guerra civil molecular, como último párrafo.

¿Qué hace que se imponga, avance la guerra civil molecular?

La principal causa, es la falta de una verdadera teoría revolucionaria; Venezuela es de los países denominados "progresistas", su principal (Prácticamente única) diferencia con el resto, es el dominio militar, que es lo que la ha hecho mantenerse hasta ahora, ya que los ejércitos en Nuestramérica son de formación pro-yanqui, pro-capitalista, el ejemplo más contundente de esto es Brasil, pero por lo general, su socialismo es un reformismo, es de la naturaleza del revisionismo de la revolución social marxista, marxista-leninista y derivados. La única o verdadera teoría revolucionaria (Método seria un término más correcto), es el anarquismo contenido en las ideas de Proudhon, Bakunin, Kropotkin y sus variantes en la izquierda alemana (El Consejismo) y otros pensadores del Abya Yala, como Sandino y el Che Guevara, que propugnan el comunismo libertario e igualitario o comunalismo, es decir, la acción directa al comunismo, ir a la sociedad comunista (Anarquía), sin un periodo de transición, "Dictadura del Proletariado", en donde todavía existe el estado, que es la dominación del hombre por el hombre o la esencia de la representatividad; este socialismo de estado marxista, es la causa del fracaso del socialismo existente hasta ahora, socialismo de estado o "Autoritario", como lo llamaron los padres fundadores del pensamiento anarquista, es simplemente "Capitalismo de Estado".

Al no ser una nación con una orientación verdaderamente revolucionaria sino reformista, revisionista trae como consecuencia que se baje la guardia y se pierda la vigilancia revolucionaria; y por ahí se cuela la derecha, el capitalismo, que no es pendejo de nadie; la revolución social debe ser permanente, ya que se aplica la acción directa hacia el comunismo, directamente sin ninguna transición o periodo previo o de prueba. Por eso, en Venezuela, decayó lo que Simón Bolívar, llamó en Angostura, la mayor suma de felicidad posible, que era el alto nivel de calidad de vida que gozábamos los venezolanos, que a su vez era el mayor de América Latina y El Caribe. Los servicios públicos se deterioraron, la vida barata que teníamos se hizo aguas y tenemos una paridad dólar-bolívar, ficticia, especulativa, en contra de nosotros a razón de Bs.S 3.500 X 1 US$, el más barato y por ende la vida más cara del continente.

Muchos han sido las causas que han conllevado a la guerra civil molecular que hoy sufrimos, aunque la principal la explicamos, arriba, pero para aproximarnos a esas causas que son derivativas de la mayor (La falta de una visión o idea verdaderamente revolucionaria), cuales serian:

a) El mantenerse anclado al sistema financiero internacional; al ser la globalización neoliberal una dictadura dominada por New York (El Imperialismo Yanqui), la economía del dólar, es un látigo de subyugación a cualquier país que se quiera independizar de esa dictadura y quiera ser libre, ha debido impulsarse sistemas financieros internos y alternativos, sustentados o en materias primas (Oro, petróleo, diamantes, etc.) o en monedas locales.; a la vez de relacionarse más con el yuan chino, el rublo ruso y la rupia india.

b) Con la independización del yugo del dólar, ha debido hacerse, a la par, la independencia agroalimentaria e industrial; Venezuela, por la división internacional de la industria y el comercio que estableció el imperialismo, como neo colonia que era, le correspondió ser país petrolero únicamente y con ese rublo se obtenían buenos recursos, el pueblo en general gozaba de capacidad económica, se nos obligó a ser netamente consumista, a ser unos inútiles, a no desarrollar la agricultura y la industria, teniendo buenas tierras y bastante agua, y teniendo materias primas para tener un portentoso parque industrial.

c) Desarrollo de una tecnología propia; gozamos de una buena infraestructura educativa, entre ellas la educación universitaria, que es en donde se hacen las investigaciones, por lo que con una buena iniciativa y un gobierno diligente en el desarrollo de la investigación tecnológica y científica, logramos una tecnología propia de calidad e intensiva.

d) Desarrollar el turismo interno y masificar el deporte; en materia de turismo, el venezolano, por tener capacidad económica como país petrolero que es, el turismo lo hacíamos en el extranjero, teniendo buenas playas, de las mejores del Caribe y selvas, llanos y montañas andinas, igualmente falto visión para crear una gran infraestructura deportiva de estadios, gimnasios, canchas deportivas y profesores que formasen a las nuevas generaciones de atletas.

e) Ampliar nuestra cultura, en la música, teatro, poesía, literatura, cine, y las artes plásticas, a través de ateneos, bibliotecas, salas de espectáculos, imprentas, laboratorios de grabaciones, teatros, infraestructuras para el cine, conchas acústicas, festivales y desarrollar el carnaval y las parrandas y sobre todo desde la escuela, liceos y en las barriadas desarrollar la cultura y el deporte.

El bolivarianismo revolucionario tiene varios puntos de coincidencia con la anarquía, una es la democracia directa que Chávez la denominaba "participativa y protagónica", este sistema no es otro, de ser llevado consecuente y tenazmente hasta las últimas consecuencias, que la anarquía de Proudhon, Bakunin, Kropotkin, es la asamblea permanente y este asambleísmo elimina al intermediario o "representativo" estado y no esta demás decir que elimina al capitalismo al priorizar la producción colectiva, los consejos de fabricas y agrícolas. El otro punto en común, es la comuna, esta es la célula fundamental de la sociedad comunalista, es la base de la confederación mundial (Federación de federaciones), de comunas que es el verdadero comunismo, el cual es extra-nación, la nación, es un dique de contención al comunalismo, y esta confederación es lo hace a un mundo todo comunizado.

También existe otro elemento de coincidencia o que pudiese ser aprovechado por la anarquía de la constitución bolivariana y es la figura de la transferencia de competencias y atribuciones, en donde desde el poder nacional o regional y municipal se pueden transferir a las comunas todas las facultades y potestades, esta sería una forma "desde arriba" en combinación con "desde abajo", crear el comunalismo e ir construyendo la federación universal de comunas que es el comunismo global, esto coincide con la no entendida aun "Toparquía" de nuestro genio y de los libertadores, Simón Rodríguez.

Dos Cosas que no toman en cuenta ni Hans Magnus Enzensberger y Sebastián Tepedino:

Del análisis del escrito, ya mencionado, de José Negrón Valera, aquí in comento, que se inspira mucho en Hans Magnus Enzensberger y Sebastián Tepedino, de estos autores pareciera deducirse que la "guerra civil molecular" nace de la nada, surge espontáneamente, cuando habla de "comandante cero" o comandantes o comandos "invisibles", nada que ver. Tampoco mencionan, la naturaleza de esta guerra, la cual está inscrita dentro de la guerra de las ideas "capitalismo-socialismo", que es muy diferente a la lucha de clases marxista. Por eso a continuación analizaremos, las criticas en estos aspectos haciendo comentarios críticos y aportes que pudieran complementar o ampliar la tesis de le guerra civil molecular.

1) La Guerra Civil Molecular, no es Espontanea, Es Inducida: Todas las fases de la guerra civil molecular, que son Seis (6) a saber, según José Negrón Valera, son inducidas y para nada son espontaneas. En Venezuela, al menos las dos primeras fases, en donde no hay una guerra propiamente tal; la indujeron, en la administración pública (En donde entran las estratégicas empresas básicas del estado-PDVSA-CVG), los sindicatos adecos y copeyanos, incluso algunos de estos sindicatos, sus líderes, se incorporaron al chavismo (Pero con sus viejas malas mañas) y/o fundaron sindicatos abiertamente de derecha de ideología neoliberal, al cambiarse de color para primero justicia o voluntad popular o un Nuevo Tiempo. En la tercera, cuarta y quinta fase, estamos hoy en día entre la fase 3 y 4, según Negrón, aquí la inducción violenta desde afuera viene por el narcoparamilitarismo Colombiano, porque en estas fases estamos hablando de acciones armadas de territorios controlados y grupos paramilitares que le disputan el monopolio de la violencia al estado.

2) El carácter regresivo y reaccionario de la conspiración de derecha: La conspiración de la derecha, es la conspiración por la conspiración misma, fundada en el mero machismo o la rebeldía sin causa y sin contenido, ya que se trata de mantener o regresar al statu-quo, es decir el capitalismo neoliberal que no tiene nada que ofrecer, por eso no es una rebeldía como de la izquierda que promueve una nueva sociedad, una sociedad diferente; así vemos el "Manual de Gene Sharp", el libro clásico de "Las Revoluciones de Colores", es un mero rosario de acciones subversivas y terroristas, sin ningún contenido e ideología. Esto hace a la conspiración de derecha netamente reaccionaria y destructiva y delincuencial, un "asunto de guapos", anómica, sin valores nobles; contrario a la subversión de izquierda que propugna valores, principios y busca una sociedad progresiva, superior y por eso veíamos a la izquierda subversiva, aun la armada, que mantenía valores altruista y no buscaba la destrucción por la destrucción ni la degradación humana como método subversivo como lo hace, ahora, la derecha en oposición; por eso es que todas sus acciones cuando se desarrollan al máximo terminan en un crimen o en una destrucción, lo contrario de la izquierda que confluían en algún experimento social positivo, como por ejemplo el auto-abastecimiento de una comunidad o el triunfo de una idea comunitaria que impulsa hacia el progreso, la producción, la educación, la cultura, etc.

Quizás en donde Enzensberger y Tepedino acierten es en afirmar que esta guerra molecular, más que una acción del enemigo de derecha y contra-revolucionario, es una falla del Estado (Ellos como afines al marxismo, hablan del estado), y la subversión de la derecha debe ser confrontada no solo por el aparato del estado sino por toda la sociedad entera, como debe ser en una revolución; pero como decíamos, la guerra civil molecular, más que la acción del contrario, son las omisiones y fallas de la revolución bolivariana, son los "huecos" de la revolución. Claro está, el contrario aprovecha estos huecos, y por allí se mete, pero sino no existiesen esos huecos, la derecha reaccionaria no tuviera vida con la guerra molecular.

¿Por qué este binomio crimen-conspiración o delincuencia común-conspiradores político?

Esto tampoco lo aclaran muy bien ni José Negrón Valera, Sebastián Tepedino ni Hans Magnus Enzensberger, aunque mi opinión todavía está a nivel de hipótesis, pero cada día me doy cuenta que es una teoría comprobada, y mucho más cuando veo escritos o tesis como el de la "guerra civil molecular", cuando hace apenas 8-10 años, me negaban toda relación entre las fallas de la prestación del servicio con la política conspirativa de la derecha y también me negaban toda relación del hampa común y/u organizada también con la política conspirativa o simplemente con la política en líneas generales.

Lo explico porque la naturaleza del neoliberalismo o la era de la financierización, su naturaleza es de la barbarie, es la degeneración o degradación de la raza humana, si así puede decirse, su acción dentro de las masas es con meros fines de subyugación y represión, y la barbarie (Entra dentro de la categoría del Darwinismo social, promovido por el neoliberalismo, sería su etapa o fase más alta), entra en ambas acciones, para subyugar y reprimir también, ya que la politización del crimen o el utilizar lo criminal (Malandraje) como forma de lucha política, es una forma, y bastante eficaz, de contra-insurgencia y control social, y ese laboratorio social del imperialismo, nació en Nuestramérica, en los 80, con el narcoparamilitarismo colombiano, en los 80 con el propio Pablo Escobar Gavidea y "la contra" Nicaragüense. Esas experiencias el imperialismo yanqui, el enemigo Nº 1 de la humanidad, las ha perfeccionado con la creación del ejercito terrorista disfrazado de fenómeno religioso del "Estado Islámico" o DAESH, por sus siglas en Árabe, en el medio oriente, y por la "guerra en contra del narcotráfico" de Felipe Calderón y Peña Nieto, en México, por lo que López Obrador, no la tiene fácil, pero está demostrando que es una gran estadista, un hombre excepcional, fuera de serie, de la catadura de un Benito Juárez o Lázaro Cárdenas.

En varios artículos me he referido a la diferencia que existe entre la subversión de izquierda y a la subversión de derecha, a raíz que los imperialista, sobre todo en Nuestramérica a partir del triunfo electoral de la revolución bolivariana a comienzos de siglo, empezaron a perder elecciones y empezaron a utilizar, pero bajo su óptica y conveniencia, los métodos de la subversión de izquierda, inclusive han desempolvado el libro de la guerra de guerrillas del Che Guevara (Lo que evidencia que él tenía razón, su tesis es eficaz para tomar el poder y de esa forma quedan desmentidos los reformistas y revisionistas), y su "gran aporte" ha sido la utilización de los métodos delincuenciales como forma de actuación política para ejercer el control social y la contrainsurgencia a la izquierda y ahora como forma subversiva para derrumbar gobiernos progresistas, como el caso venezolano.

El capitalismo neoliberal, eminentemente financiero, no tiene nada que ofrecerle al mundo, solo subyugación y represión, como ya dijimos, para mantenerse y controlar el poder, y una forma de controlar el poder es por medio de la barbarie, como también lo dijimos arriba, y la más alta expresión de barbarie, es un gobierno integrado por malandros, gente sin ninguna regla y sin ningún principio, solo detentan el poder para sí y por el poder mismo y no les importa asesinar gente y/o trocearlas para así imponer su ley. Además la naturaleza de los ladrones, se compagina mas, es más afín con los capitalistas que con la revolución social que exige disciplina y amor y sacrificio por la humanidad, ningún choro va estar sacrificándose por otro gratuita o voluntariamente, al menos que sea por la orden de un pran, y en este caso lo hace porque sabe las consecuencias de no hacerlo. Es por esto que hoy vemos al binomio delincuencia sea común u organizada "ligadita" con la derecha, con la financierización; en contra de la izquierda y del pueblo.

QUE HACER PARA FRENAR O REVERTIR LA GUERRA MOLECULAR.

En el caso venezolano, que el "hueco" lo tiene la parte civil, el sector político, allí es donde hay que hacer mayor énfasis sin descartar el de prepararnos para la guerra que sería la parte militar; pero creo que con la incorporación de 2 millones de milicianos y la creación de 50.000 unidades populares de defensa integral (UPDI), en barrios, pueblos, ciudades y caseríos en todo el país, en donde me imagino que integraran a estos milicianos, bajo la concepción de un CDR cubano, de principio de la revolución (Hoy en día son más para preservar el régimen burocrático reformista que para hacer una revolución socialista) o un consejo de obreros, campesinos y soldados, en la revolución alemana de noviembre de 1918 o un soviet de obrero, campesinos y soldados, de principios de la URSS, en donde desde el barrio, la fabrica, la finca o el aula de clase o sitio de trabajo se ejerce el poder armado (La verdadera alianza cívico-militar), como diría Fabricio Ojeda, la guerra del pueblo, es suficiente para enfrentar con éxito al imperialismo, pero primero para hacer esto se debe dar un golpe de timón, como dijimos arriba.

Aunado a la constitución de soviet, que aquí pueden conservar el nombre de "Consejos Comunales", y está bien, claro está renovándolos, es menester empezar un periodo de crítica y autocritica, en donde impere los ideales revolucionarios más puros, como el del amor a la humanidad, la solidaridad, el sacrificio por el otro, el voluntariado, el trabajo, la honestidad, la transparencia, el amor a las ciencias, a las artes, el cumplimiento del deber y en donde se condene, la explotación del hombre por el hombre, el dominio del hombre por el hombre y toda la sociedad se transforme en un movimiento asambleario, de crítica y autocritica de ensayo y error de inventar o errar; se critique y condene la barbarie, la muerte, el odio que patrocina el capitalismo, en otras palabras, se debe sobresaltar la lucha principal que está planteada hoy en día, "Capitalismo-socialismo", en donde se luche y se haga todo lo posible para que el socialismo salga favorecido.

La recomendación de José Negrón Valera, para revertir o enfrentar la guerra civil molecular, y para ello utiliza palabras de Sebastián Tepedino; es la ley y el orden, pero digo yo, debe ser una ley y un orden socialista, inscrito dentro de la constitución bolivariana. Es decir que a la par que convertimos a los consejos comunales en verdaderos soviets o CDR de antes del 1967, en Cuba (Que es la verdadera alianza cívico-militar), en los barrios, fabricas aulas de clase, centros de trabajo, calles, esquinas, fincas, caseríos, etc., debemos imponer el estado social de derecho bolivariano y a la par impulsar el pensamiento y los valores revolucionarios que son los de más alto valor moral dentro de una sociedad.

Porque precisamente la financierización es de la naturaleza de barbarie y promueve, todos los anti-valores y los instintos mas animales del ser humano, con el único fin de mantenerse en el poder, es por eso que contrariamente a quien promueve el salvajismo, la sociedad darwiniana, la contra-oferta sea el amor, la solidaridad, la hermandad, el voluntariado; esto debe hacerse desde una óptica laica, jamás lo podemos hacer desde una óptica religiosa, por ejemplo cristiana, porque entonces estaríamos cambiando un veneno por otro, es por eso que el amor, la hermandad, la solidaridad, el apoyo mutuo, debe plantearse laicamente, como dijo Bakunin el materialismo humanista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 443 veces.



Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275344.htmlCd0NV CAC = Y co = US