Mi estimado Britto García, le faltó algo bien importante

Con todo el merecido respeto, me permito reforzar sus predicciones lanzadas en su artículo ¡Feliz Año Nuevo! a mi juicio mezcladas de deseos fundados, en tal sentido me atrevo agregando lo siguiente:

10 de enero, el presidente electo, Nicolás Maduro Moros, al ser juramentado por la plenaria de la A.N.C. para el período 2019-2025, en medio de su discurso debe anunciar, en sintonía con lo prometido durante la campaña electoral y a lo largo del 2018, entre otras cosas reafirmando que éste sí será su gobierno luego de cumplir exitosamente el período presidencial que habría de cumplirlo el Comandante Supremo. Dirá Nicolás Maduro con determinación: para hacer viable y concreto los tres (3) últimos ejes anunciados ante el Congreso del Pueblo: la garantía definitiva de la paz y por ende la plena vigencia de la soberanía, el éxito del programa económico y derrota a la especulación, así como la lucha victoriosa contra la corrupción y el burocratismo. Para este último eje solicitará a la Vice. Delsy Rodríguez, coordinar con el Fiscal General de la República, poeta Tarek William Saab y trabajar juntos el tema de la corrupción, quienes deben garantizar éxito caiga quien caiga, sí, caiga quien caiga.

En sintonía con estos ejes el presidente Maduro ha de anunciar nuevo/as caras en las vicepresidencias sectoriales y en los ministerios, ninguno, menos si tiene padrinos o madrinas que pretendan lo contrario, o amparándose en haber sido hombre o mujer de confianza o más chavista que Chávez debe repetir, pues, si recordamos al Gral. Rojas Miller, entenderemos que allí se han mantenido ocultos algunos alacranes; lo mismo debe pasar con los altos cargos militares, no podría yo afirmar que todos son corruptos o complacientes, de lo que sí son responsables todo/as es de no haber salido en la defensa firme y convincente del decoro y honor militar, por el contrario, guardaron el terrible silencio que les ha enlodado el uniforme ante la incesante campaña a todo grito que lanzan los enemigos de la Patria y por ende de las FANB, Policías y los distintos cuerpos de seguridad, señalando el constante matraqueo y el ser beneficiario/as individuales producto del negocio ilícito y del tráfico exportador de rubros estratégicos.

En este nuevo panorama se presenta un nuevo y definitivo reto para Nicolás Maduro, esta vez viene en dos perspectivas contradictorias que permitirán seguir o no al frente de la Presidencia, primera: sucumbir ante la tentación y complacencia antihistórica del dejar hacer o, por evitar que se activen exitosamente los corruptos, los ineficaces con intención y demás bichito/as antipatria tras cumplir la orden dada por la burguesía para que irremediablemente lo tumben, en estas circunstancias no cabrá la menor duda para persuadirnos de la llegada del agotamiento de la paciencia del pueblo, lo que traerá con sigo la sabia y oportuna revuelta popular; en la segunda: por el contrario, si el Presidente se permite cumplir y hacer cumplir de enero a diciembre 2019 todo lo enumerado por Prof. Luis Brito García, en su defensa victoriosa del nuevo líder vendrían los civiles y los militares realmente patriotas, esta vez juntando el 27 de febrero 1989 y el 04 de abril 1992, de allí que, jugando con el orden inverso de los números, nos permitirán ver el cumplimiento otra de las profecías del Comandante Supremo: la rebelión del 31 de febrero traída del 13/A-2002, lo que significará la derrota definitiva del neoliberalismo en Venezuela, asimismo, el renacimiento de la esperanza latinoamericana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2950 veces.



Gustavo C Vásquez


Visite el perfil de Gustavo C Vásquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a273685.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO