Crítica a los historiadores

Historiadores mentirosos que han ocultado la realidad histórica de este Continente.

Algunos historiadores de Venezuela y América, han ocultado la realidad histórica de este Continente, y lo que hacen es copiar y repetir lo que han dicho otros historiadores, que sin investigar la verdad, repiten como historia los embustes y citan, generalmente, y únicamente, el libro del cual se copiaron, y asientan como verdad, embustes que de tanto repetirse llegan a ser verdades. Conocemos a muchos de ellos, pero sus nombres no revelaremos para evitar discusiones estériles y herir sensibilidades.

En estos tiempos de revolución y gracias al presidente Chávez, muchas caretas se han caído y salen a la luz pública verdades ocultas por esos historiadores mentirosos, que lo que buscan es torcer la realidad histórica del Continente por intereses personales y Clasistas.

Pero una nueva generación de historiadores han surgido para revelar la realidad y poner en orden las cosas, me refiero a los que hurgan en los archivos, rectifican fechas, lugares y ocasiones, hacen comparaciones y si es necesario van a la fuente de información, utilizando cualquier medio posible.

Debemos presentar la verdad histórica al desnudo, contra el muro de los perjuicios y hacernoslas ver como algo profundamente dinámico, en donde el individuo juega un papel fundamental, conforme lo entendía el notable historiador Marc Bloch, divulgado por su discípulo Lucien Febvre, cuyo pensamiento encontró una indiscutible resonancia entre nosotros en el historiador victoriano, Federico Brito Figueroa.

Marc Bloch, fue un historiador francés, uno de los iniciadores del enfoque económico (1886-1944) . En 1936, ocupó la cátedra de historia económica de la Sorbona, combatió en la primera guerra mundial, y la segunda guerra mundial, Su actitud de Historiador no le impidió ir al combate, y se sumó a la resistencia Francesa. Cuando el gobierno de Petain lo destituyó por su origen hebreo y por ser colaborador y combatiente de la resistencia francesa, fue torturado y fusilado por la Gestapo.

Para nosotros, los caminos de la libertad, de que hablaba Jean Paul Sartre, en varias de sus obras, no se hicieron con improvisaciones, ni torvos intereses, sino es el fruto de abnegación, del sacrificio, del dolor de vidas dedicadas al ser de los pueblos. Muchos autores de libros, generalmente escogen a uno de sus congéneres, para que les sirvan de prologuistas y así llevarlos de la mano ante el público lector, denotando con ello cierta certificación de que la obra y su autor merecen la atención de alguien de superior jerarquía intelectual. Al respecto, la frase, a manera de prólogo, que José Rafael Pocaterra, el combatido y combatiente de ¨Las Memorias de un Venezolano de la Decadencia¨, estampó en sus ¨Cuentos Grotescos¨-que no tienen de tales-el siguiente pensamiento elocuente ¨hay libros que no tienen prólogo, porque hay muchos prólogos que carecen de libros¨.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 822 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: