Teodoro Petkoff y la izquierda

No hay manera de ocultar el papel que Teodoro Petkoff tuvo en la política venezolana en las últimas décadas del siglo XX. Claro; el papel y sitial que le demos, no debería ser un asunto caprichoso, respondería a elementos objetivos y subjetivos a la vez. Su ausencia física se lamenta y creo que su huella, rondara la vida de la izquierda venezolana.

No intento develar la vida política de Teodoro. No dispongo ahora de elementos informativos que me permitan hacerlo. Leí sus libros, que sería uno de los aspectos a considerar en el análisis de su perfil como político, pero no los tengo a la mano ahora. Su importancia como político, alguien pudiera enmarcarlo dentro del 5% histórico electoral que su criatura el MAS, nunca llego a superar. Este 5% histórico tal vez no diga mucho.

Esta ausencia física de Teodoro, ofrece elementos para iniciar un cierre de un ciclo en la vida de la izquierda en Venezuela. Aún el cierre no es total, pero efectivamente está en marcha. Hay actores viejos y nuevos en este proceso de cierre de una izquierda, que cuando lograron una oportunidad, giraron a la derecha.

No tuve la oportunidad de estar con Teodoro Petkoff largos ratos de tertulia o discusiones, pero puede leer sus libros y tuve la oportunidad sí, de captar su inteligencia y entender para que le sirvió.

Teodoro escribió en una oportunidad un artículo en la revista Nueva Sociedad, que se leía mucho en Venezuela, donde él intentó decirnos lo que era el MAS. Escribió en una corta frase que me atrajo y me sirve ahora para entender al político Teodoro. Soy hoy de la idea, que a partir de un momento, Teodoro estuvo construyendo una organización política para destruir a la izquierda y huir.

En ese artículo, recuerdo que Teodoro definió al MÁS, como un partido en construcción. Ya el MAS había pasado hacía rato, su momento creativo que la había facilitado el apoyo de importantes intelectuales y artísticas venezolanas como Jacobo Borges. Fue el momento (1972) que mereció la donación del premio Rómulo Gallegos que Gabriel García Márquez había ganado con cien años de soledad. Ya había pasado ese momento, pero aún no había llegado el día del "MAS de mis tormentos" de José Ignacio Cabrujas, que a decir verdad, ya mostraba todo lo que Teodoro venía construyendo para huir.

Es imposible observar al MAS en la reunión histórica del Congreso después del 4-F, sólo a partir del mal discurso (mal día) de su jefe de fracción y sin Teodoro. Siendo Teodoro un cascarrabias, se le vio muy tranquilo después del discurso que le oímos a su jefe de fracción, diputado Esculpí. Internamente en el MAS no pasó mucho. Sólo sentimos el lamento de José Ignacio Cabrujas que pidió que si alguien "se encontraba por allí una organización política soltera, sin compromiso, mayor de edad y un tanto desorientada, la persona [podía] quedarse con el dinero, y [llevársela] a la empresa" donde en ese entonces trabajaba Cabrujas.

No; No fue un mal discurso del diputado Esculpí. Ese era el MAS que Teodoro había construido o venía construyendo para huir y fusilar a la izquierda. El MAS fue el fusil que Teodoro ideo y utilizó para este propósito.

En el discurso del diputado Esculpi en esa histórica reunión del Congreso después del 4-F, Cabrujas vio al MÁS como una organización política "sin compromiso, soltera y un tanto desorientada". Así lo reseño en "El MAS de mis tormentos", artículo publicado el 23-F-1992. Se pasó Cabrujas en algo, porque el MÁS no era una organización sin compromiso, no estaba soltera y no andaba un tanto desorientada. Estaba comprometida con el proceso de fusilamiento a la izquierda y en esa histórica reunión, la creatura (MAS) creada por Teodoro, intento darle nuevamente un tiro de gracia a la izquierda. Era un fusilamiento que tuvo sus momentos. "Proceso a la izquierda" fue un momento y el discurso muy comprometido en la histórica reunión del congreso después de 4-F, fue otro momento. Caldera le quedó grande al MAS.

Un político con el perfil de Teodoro, no creo que haya desaprovechado la oportunidad de esa histórica reunión del Congreso después del 4-F1992. Esculpí y su discurso sirvió a ese propósito de intentar darle un nuevo tiro de gracia a la izquierda.

El MAS fue el tren que Teodoro construyó para huir. En esa huida tuvo la concha de CORDIPLAN con sus consecuencias para los sectores que supuestamente Teodoro defendía.

Finalmente; Teodoro encontró el Tal Cual el otro recurso para escaparse. No sé si esto que digo ahora, puede ser algo que no deba decir, pero nunca leí un Tal cual, veía en los kioscos sus titulares y puedo afirmar, con opción a equivocarme, que Teodoro estuvo un tiempo escondido y otro en más largo; Teodoro estuvo huyendo. No dejó de ser un político inteligente, pero siempre estuvo huyendo.

A parte de estar en una huida permanente; Teodoro fue una persona autoritaria y prepotente, que es como redundar en esta "cualidad" que le coloco a Teodoro. En algunas reuniones en las cuales estuve Anzoátegui y donde se trataba las pujas entre las tendencias (Halcones, perros y tucanes); Teodoro no dejaba de manifestar es cualidad autoritaria que lo caracterizó. Nada más cerca de un político autoritario, que una persona impulsiva y rabiosa. Teodoro muy rápidamente descarrilaba.

Fue un político con un verbo muy encendido pero su inteligencia la canalizó para fusilar a la izquierda en su franca huida. Su producto más concreto fue el MAS y no fue capaz de soportar una decisión interna en un momento determinado y huyó, como era su costumbre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 708 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a271611.htmlCd0NV CAC = Y co = US