Por eso la tremenda diferencia entre Venezuela y Canadá

NOTAS PRELIMINARES

1. Entre muchos ejemplos parecidos, como el de la destrucción de PDVSA bajo el mando de Maduro y de su gente debido al descuido y a la falta total de planificación, lo que me incitó a escribir este artículo fue la siguiente noticia en Aporrea:

Conferry suspendió viajes a Margarita y deja en el limbo a más de 800 trabajadores

… donde se evidencia --- otra vez más --- que por su tremenda falta de planificación, por falta de mantenimiento, y por la negligencia, este gobierno ha permitido la muerte de un empresa gubernamental de gran importancia y necesidad para la ciudadanía, dejándola a la deriva y al desgaste.

2. Me he demorado muchísimas horas para escribir este artículo, entre apagones y fallas del internet continuadas, todo el día, entonces por esa razón es posible que este artículo contenga muchos errores, espero que no, pero mi cerbero disléxico ya no puede más después de 10 horas pegado a esta pantalla, ya no puede lidiar con más revisiones y correcciones (y no quiero esperar hasta mañana), entonces les pido disculpas de manera adelantada, anticipando esta posibilidad.

3. Al final de este artículo --- debido al contenido del artículo (verán más abajo) --- hago una nota sobre mi muy violento secuestro en Güiria, Venezuela, frente a Trinidad, en junio del 2015, y proveo algunos nombres de los apellidos de algunas de las personas, o sea, animales, que estuvieron involucrados, y también comparto con ustedes mis sentimientos al respecto. Eventualmente divulgaré los apellidos de todos aquellos que participaron en mi muy violento secuestro. Ellos pagarán.

Gracias, y que disfruten del artículo.

ARTÍCULO

Mi padre, un canadiense francés, era hijo de una familia de mineros de carbón del norte de Canadá (ejemplos aquí), cerca del Yukón, donde se ven esos camiones que manejan sobre el hielo.

Eran muy pobres, sí, hay muchos pobres en Canadá también, y también eran explotados por los ingleses, por eso eran tan pobres.

Pero mi padre se "escapó" de esa condición del canadiense francés y se fue a trabajar con los ingleses, creo que fue por eso que mi abuelo lo desheredó, por ser traidor.

De todas maneras …

En Canadá los ingleses explotaban principalmente a los Indígenas, a los franceses, y a los irlandeses, así como los españoles explotaban a los Indígenas de América Latina, y a los Negros de África.

Bueno …

Aunque nací en Canadá --- durante los años de la organización y subversión francesa contra los ingleses, pero antes de la Revolución armada contra los ingleses de 1963-70 --- crecí en varios países (de norte y sur América) ya que mi padre, habiéndose acostado con los ingleses, eventualmente empezó a viajar mucho vendiendo harina de trigo canadiense y molinos y equipos de empaquetamiento desgastados a los países "bananeros" de centro y sur América, ya que era uno de los pocos canadienses en aquellos tiempos que había aprendido a escribir y a hablar el español, y lo escribía y lo hablaba perfectamente.

Les cuento todo esto porque habiendo crecido en diferentes culturas, hay una cosa en particular que desde joven siempre me ha impresionado y trastornado --- y todavía me impresiona y me trastorna --- con respecto a una diferencia fundamental entre los países norteños y sureños del mundo (eventualmente conocí 34 países, del norte y del sur).

Esta diferencia es particularmente marcada cuando uno compara por ejemplo Venezuela con Canadá.

Aquí en Venezuela, no existe por nada la cultura del mantenimiento.

Nada.

Cero.

A todos los niveles de la sociedad.

Nada.

Aquí en Venezuela, básicamente, todo se hace para hoy, nada para mañana.

O como dice mi esposa (venezolana):

Pan para hoy, hambre para mañana.

Con pocas excepciones (como por ejemplo Chávez, Rafael Ramírez, Jorge Giordani, etc.), las únicas personas que he visto aquí en Venezuela que planifican algo para el futuro son los extranjeros, norteños, como por ejemplo los portugueses con sus panaderías, abastos, y ferreterías, donde siempre se aseguran de traspasar el negocio a sus hijos y nietos para el sustento continuado de sus familias a largo plazo, generaciones.

O sea, pan para hoy, y pan para mañana también.

Pero …

Con respecto al típico venezolano, criollo, de cualquier clase, excepto la elite, y en general …

… si uno compra una caja de cerveza para una fiesta (36 cervezas), bueno, se la toman hasta acabarse, ¿verdad?, y eso es considerado normal aquí en Venezuela, pero si traigo 3 cajas de cerveza, igual se las tomarán, completitas, y eso también es considerado normal aquí en Venezuela, y si traigo 100 cajas, igual … y si traigo 1 pollo se comerán el pollo por completo, rapidito, pero si traigo 20 pollos, también se comerán los 20 pollos, sin dejar nada, o 100, o 1000.

Eso es considerado normal aquí en Venezuela.

¿No es así?

Claro que sí.

Pan para hoy, hambre para mañana.

¿Pero, por qué ocurre esto aquí en Venezuela y no necesariamente por ejemplo en Canadá?

Esa es la pregunta que [siempre] me ha azotado porque en los países norteños, en general, por lo menos en mi generación, ese comportamiento no era considerado nada normal, más bien era y es todavía (creo) considerado irresponsable y tremendamente salvaje.

(Un ejemplo al revés: En Venezuela es considerado tremendamente salvaje hablar en contra de Dios, pero en Canadá, generalmente, hablar en contra Dios es considerado absolutamente normal, son diferencias culturales, pero siempre hay razones para que eso sea así, ese es el punto de este artículo, no es para insultar a nadie, es para intentar buscar las explicaciones a estas diferencias, a estos fenómenos.)

Por ejemplo, en Canadá, en general, después de una fiesta, siempre o casi siempre queda un montón de comida, pollo, carne, queso, papas, lechuga, dulces, lo que sea, y queda cerveza y whisky, bastante, o sea, queda para mañana, para el otro día, y con esos restos la gente prepara sándwiches para toda la siguiente semana, o recalienta las papas durante 3 días, y se congelan los restos de los huesos y de la grasa de la carne y del pollo para en el futuro prepararse un buena sopa, un día que haga mucho frio por ejemplo.

Pan para hoy, y pan para mañana también.

Pero aquí, en Venezuela, no, en general, culturalmente, no se guarda nada, o casi, más bien, si todos no se comen toda la comida de una vez, se bota lo que queda, o se les da a los perros, como si nada, sin pensar ni un solo segundo en el futuro.

Pan para hoy, hambre para mañana.

¿No es así?

Bueno, finalmente, después de pensar en esta cuestión duranta más de 50 años (soy un poco lento), creo que descubrí la razón principal por esta diferencia fundamental en el comportamiento entre la cultura norteña y sureña, o, en este caso, Venezuela y Canadá.

Esa razón es …

EL FRÍO

(Iba a decir, el maldito frío, ya que odio el frio como no se lo pueden imaginar, aun no soporto por nada el aire acondicionado, en ninguna parte. Una vez fuimos en familia, unas 16 o 18 personas, a una playa durante 10 días, y durante esos diez días dormí afuera con los murciélagos y las culebras porque no podía soportar el aire acondicionado, no señor, prefiero morir calientito mordido por vampiros que morir congelado … vean la tragedia más abajo.)

Mientras crecía en Canadá, donde el tiempo de la siembra y cosecha (en general) dura solo 6 meses, entre mayo a octubre, todos mis familiares, mis tías, tíos, primos, etc., tenían huertos donde sembraban por lo menos jojoto (choclo, maíz), arvejas, frijoles, zanahorias, remolachas, papas, pepinos, auyama, fresas, etc., y tenían árboles de manzanas, peras, duraznos, ciruelas, y cerezas, además de tener arbustos de frambuesas y moras.

(Mi huerto era de unos 20 X 30 metros, y sembraba básicamente de todo excepto papas, lechuga, y maíz. Bueno, tampoco sembraba frutas tropicales como la lechosa (papaya) ni plátanos ya que en esos días en Canadá no se conocía nada al respecto. También tenía, aunque no eran míos, árboles de manzanas, peras, cerezas, y ciruelas, y con eso también hacia vino, empecé a hacer vino a los 11 años de edad, hago un muy buen vino de fresas, de hecho, excelentísimo, pero no he podido hacerlo desde el 2013 debido a que no se consigue fácilmente el azúcar en las cantidades que necesito, ni tampoco las fresas, ni la levadura. Por culpa de la oposición y de Maduro, no puedo compartir mi excelentísimo vino con nadie, entonces tomaremos esa cerveza de muy baja calidad de la Polar en vez, enriqueciéndolo a Mendoza el multimillonario en vez de al pequeño productor como yo, sí señor, sí Maduro, sí a la "prosperidad" que Maduro tanto promueve.)

De todas maneras …

Todo eso era muy romántico, en Canadá, como en las películas de las primeras colonias, pero eso fue en mis tiempos …

Cada año, entre las primeras cosechas de agosto, hasta finales de octubre cuando los suelos se congelaban, mis tías y tíos y primos y primas pasaban todos los fines de semanas preparando las conservas para el invierno, mientras que habían otros rubros que solo se cosechaban, se limpiaban, y se guardaban en las despensas subterráneas o semi subterráneas que mantenían una cierta temperatura (baja sin congelar) durante los siguientes 6 meses de invierno.

Ver fotos aquí:

https://www.google.co.ve/search?rlz=1C1GCEA_enCA791CA791&biw=1366&bih=626&tbm=isch&sa=1&ei=vWCqW63GG83b5gLY94vQCw&q=traditional+canadian+root+cellar&oq=traditional+canadian+root+cellar&gs_l=img.3...36539.42987.0.43275.17.14.1.0.0.0.915.3080.0j1j1j1j0j1j2.6.0....0...1c.1.64.img..11.1.613...0j0i67k1.0.S2YllBn2E30


Allí también se guardaban los tubérculos para la siembra del año siguiente, los cuales no se tocaban (no se comían) porque si se comían, entonces no había con qué sembrar el año siguiente.

Eso era MUY importante.

En ese mismo espacio se guardaban las conservas en rescipienets de vidrio, pepinos, zanahorias, arvejas verdes, y dulces de frambuesas, de ciruelas y peras, de ruibarbo también, etc.

Durante los primeros meses de invierno los hombres iban a cazar venado y alces, y esa carne --- a menudo secada al aire frio afuera --- también se conservaba en despensas subterráneas durante el resto del invierno para consumir poco a poco, y también durante una parte de la próxima primavera y verano para el consumo progresivo (esas despensas mantienen una cierta temperatura baja durante casi todo el año).

La pesca (de rio y lagos principalmente) se hacía todo el año.

Era muy romántico …

Pero también requería el esfuerzo de toda la familia durante por lo menos 8 fines de semana consecutivos (para las conservas), donde todos participaban --- como cuando se preparan las hallacas aquí en Venezuela --- todos, las madres, las abuelas, las tías, los niños, los jóvenes, los hombres … y requería la atención continuada de los huertos durante 6 meses … todos lo hacíamos, era un deber, porque si no preparábamos la comida --- conservas de vegetales y frutas etc. --- de manera anticipada para el invierno (6 meses), entonces solo podíamos comer pescado y carne, pero solo a veces (ver más abajo), y a raíz de solo comer un poco de carne (por ejemplo), podíamos enfermarnos de escorbuto y otras enfermedades muy graves debido a la falta de ciertas vitaminas, y también podríamos morir.

Esa era la norma, o la consigna, digamos, o sea, eso fue inculcado en nuestros cerebros desde el comienzo de la colonización, y en familia, desde chicos.

(Era común que la gente muriera de hambre y de enfermedades por falta de alimentos en invierno durante los primeros 100 a 200 años de la colonización inglesa.)

Ah …

Pero …

Lo peor es …

… que en invierno, aun si uno quisiera salir a cazar o a pescar, el frio a menudo no lo permite, podrían pasar semanas sin poder salir a cazar o a pescar, hace tanto frio que uno se moriría del frio intentándolo, y es por esa razón que siempre, cada año, había que planificar en detalle (ver más abajo) todo lo que uno iba a hacer durante todo el año para asegurar la sobrevivencia de su familia a largo plazo, y también de las comunidades en general.

La gente tenía que colaborar y entreayudarse, si no, podían morir.

En base a esta realidad (mentalidad), por ejemplo, y eso me recuerdo perfectamente, mi Madre y mis tías siempre nos decían cosas como, una sola papa hoy, hay que conservar las demás para el invierno, o, no puedes comerte todas las manzanas, debemos preparar las conservas para el invierno, si no, moriremos.

Pero más allá de todo esto, o sea, más allá de prever y prepararse para la sobrevivencia invernal de 6 meses de manera anticipada, y muy bien planificada, había el aspecto del mantenimiento.

Eso era lo más importante.

Aun de tener toda la comida conservada para los 6 meses de invierno, para toda la familia, si los hombres no eran lo suficientemente capaces y responsables para hacer el mantenimiento de las despensas subterráneas (para que no les entre el agua ni la luz), y si no hacían el debido mantenimiento de las herramientas y de los implementos agrícolas para la siembra y la cosecha del año próximo, bueno, la comida se pudriría, matando a toda la familia de hambre, y el clima del invierno terminaría acabando con toda la maquinaria (el frio trae mucha humedad y causea torsión y óxido, hasta puede quebrar los equipos completos debido a la expansión o retracción del metal), y no podrían sembrar lo suficiente a causa de la falta de maquinaria funcional el año siguiente, igual matando a la familia.

Básicamente, el frio quiebra y rompe todo lo que esté hecho de caucho y goma, también deforma todo lo que esté hecho de cemento, metal, y madera, y termina descomponiendo casi cualquier materia liquida como pintura, barniz, aceites, etc.

Entonces, durante cada época del año, antes de la siembra, antes de la cosecha, después de la cosecha, y durante el invierno, los hombres pasaban los fines de semanas haciéndole el mantenimiento a las herramientas, a los edificios (casas, granjas, talleres, despensas, baños exteriores, etc.), y a la maquinaria y vehículos, porque de no hacerlo --- y de no hacerlo BIEN y correctamente --- podrían muy sencillamente matar a toda su familia de hambre, debido al descuido:

1- sin herramientas e implementos agrícolas en buenas condiciones no se puede sembrar ni cosechar lo suficiente para mantener a toda una familia bien nutrida durante 6 meses, es prácticamente imposible,

2- sin tener las despensas en buena condición, se puede perder toda la comida de la familia durante 9 meses … 6 meses de invierno y 3 meses más hasta la próxima cosecha,

3- sin tener la plomería en buena condición, las cañerías y las pocetas se pueden explotar (debido al hielo),

4- sin hacerle manteniendo a la casa, y la granja, entraría el agua, y cuando se congela esa agua, se expande, y quiebra las paredes y el techo, y

5- sin mantener el sistema de calefacción en condición perfecta, todos se morirían congelados del frio …

… igualito a los pollos congelados que uno compra en un supermercado.

Les digo una cosa, así como pueda ser muy romántico la época de siembra y cosecha, no hay absolutamente nada de romántico con respecto al frio, el frio mata, así como desafortunadamente lo descubrieron (pero murieron) varios venezolanos al intentar cruzar la cordillera de Colombia no conociendo el tremendo peligro del frio.

Ver: http://www.caraotadigital.net/internacionales/migrantes-venezolanos-mueren-de-hipotermia-en-paramo-colombiano-segun-caracol-tv/


Bueno, así es la cosa …

Ahora entiendo por qué aquí en Venezuela, básicamente, nadie cuida nada, no hacen el mantenimiento de nada, todo es maltratado, abandonado, obviado, nada es planificado, nada es anticipado, aun Maduro pareciera que hace las cosas de manera arbitraria, sin jamás pensar un carrizo en el futuro, o en las repercusiones, o en las consecuencias de sus acciones, sin anticipar absolutamente nada.

Nada.

Eso es típicamente venezolano.

Desafortunadamente.

Aquí en Venezuela jamás tuvieron que planificar absolutamente nada para sobrevivir el frio asesino del norte durante seis meses de cada año, generación tras generación, siglo tras siglo.

Jamás.

Por eso la tremenda diferencia entre Venezuela y Canadá, creo yo.

(Por eso los países norteños son mucho más avanzados, porque tienen la costumbre de planificar y anticipar el futuro, porque deben hacerlo, si quieren sobrevivir.)

N.B. Tenía bastante fotos originales (de familia) de la época de mis abuelos y de mi juventud en el norte de Canadá, fotos de los trenes en las minas de carbón, la choza de mi abuela (era muy pobre, no tenían luz ni agua), la caza de alces, y los tipis de los Indios en los bosques, las iba a escanear para compartirlas con ustedes, pero mis maldito --- sí manilitos --- secuestradores vagos y cobardes sin bolas en Guiria, Venezuela, en junio del 2015, armados con machetes y cuchillos cayéndole a golpes a un viejo discapacitado (yo), me las robaron todas, no sé por qué, malditos, entre mis secuestradores había gente de las familias Caraballo, y Bernard, para que todos lo sepan, todos, cobardes, que se mueran todos en el infierno, o congelados en el frio infernal canadiense. Casi me mataron, pero me escapé, pagarán.

(Tal vez mi actitud les parezca exagerada, pero les digo una cosa, después de haber sido tan violentamente secuestrado por un montón de malditos psicópatas cobardes sin bolas que estaban listos para descuartizarme con mi propio cuchillo de pesca mientras yo estaba atado a mi cama, no estoy dispuesto por nada de tenerles ni una pisquita de compasión a esos animales, porque no son humanos, son animales, son peor que animales, se los digo, si a ustedes les pasaría, entenderían perfectamente … uno de ellos se masturbaba al lado mío, tocándome el brazo y riéndose mientras el otro sostenía un machete a mi cuello salivando mi asesinato, y yo encapuchado y atado a mi cama sin poder hacer nada … espero que jamás les ocurra eso, eso no es humano, eso no entra en la cabeza, y menos todavía después de 3 años, para que todos lo sepan.)

oscarheck111@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2140 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a269743.htmlCd0NV CAC = Y co = US