¿Por qué tanta alharaca?

Los opositores al gobierno se parecen a las gallinas cuando ponen un huevo : salen cacareando.

Pero esta vez el cacareo que traspasó las redes sociales fue porque el Presidente Maduro tuvo la mala ocurrencia de aceptar una invitación de un chef turco con fama internacional , a cenar en el restaurante que el atiende personalmente . ¡Que falta tan grave cometió Maduro , exhibirse con este Chef ! Tomarse fotos y vídeos que inmediatamente subieron a las redes,lo que de inmediato provoco la furia , odio (o envidia?), de unos cuantos cristianos opositores dolientes de las penurias que estamos padeciendo los venezolanos .

He estado analizando este hecho y me preguntaba si esa reacción la hubieran tenido con personajes no menos famosos políticos como Julio Borges o Capriles o empresarios como Lorenzo Mendoza , Cisneros o cualquier otro venezolano con posibilidades pecuniarias como para visitar un buen restaurante para deleitarse con una costosa comida.

Creo que hay un buen grado de hipocresía de aquellos que se rasgan las vestiduras cuando algún personaje político que no es de su gusto trata como lo hizo el Presidente Maduro por cortesía de una invitación darse un gustazo en el mundo del Gourmet . Pero acaso los presidentes que ha tenido Venezuela , alguno ha rehusado asistir a un banquete dado en su nombre porque le preocupaban la pobreza y miseria que siempre ha vivido el pueblo venezolano?

Estas mismas personas ,años atrás , bien durante la cuarta o la quinta , cuando los sueldos de clase media alcanzaba para todo, con frecuencia iban a echarse una camita al aire a buenos restaurantes y otros pasatiempos, no pensaban en los millones de venezolanos que estaban en la pobreza o pobreza extrema que a veces satisfacían el hambre con latas de carne para perros o de los restos arrojados a la basura. O aquellos clase alta , ejecutivos, profesionales que ejercen la libre profesión con altos ingresos o sueldos producto de la renta petrolera que se pavonean tremendos carros de lujo o tremendas mansiones señoriales ,o salen de vacaciones en lujosos yates o en rápidos jets , que realizan constantes "saraos" y sólo comen en restaurantes de lujo, no son objeto de crítica odiosa en las redes sociales Eso si constituye un insulto a la pobreza. A esos pobres eternos sin esperanza alguna, residuos de un sistema injusto como lo es el Sistema Capitalista.

Pero no cabe duda que esta reacción propagada por las redes no proviene de las clases más humildes que nunca en su vida ha visitado un restaurante lujoso a no ser para hurgar las bolsas donde arrojan los desperdicios de esos restaurantes , por cierto, vi un documental de la clase de despilfarro de personas con mucho poder adquisitivo en Seúl ( capital de Corea del Sur) llegan a un restaurante con cara de aburrimiento y pedir una serie de platos costosos, se los traen , apenas lo prueban ,lo dejan ,pagan y se van. Llega el empleado que limpia las mesas toma una bolsa plástica y deposita esos " desperdicios" en la bolsa . Más tarde emprende su regreso a casa cargando una gran bolsa negra , llega al barrio o tugurio donde vive , allí lo esperan gran cantidad de niños con cara de hambre , este hombre compasivo ( no hipócrita ) , les reparte el contenido de la bolsa a estos niños.los que se dan un gustazo con esos alimentos que rechazan los ricos ahítos de comida. Esa es la verdad cotidiana en este mundo injusto, desigual que no ven esta clase media venezolana que ahora sufre las penurias que siempre han sufrido los pobres . Cuando tenían el dinero para despilfarrarlo y pasarse todo el tiempo en restaurantes de lujo , los de abajo les importaba un comino , ya les caerían las migajas arrojadas de las mesas del festín . Pero de llegar a existir cierta compasión , tendrían la oportunidad de ejercer la caridad cristiana y limpiar sus conciencias del remordimiento de ver padecer al hambriento porque Dios así lo quiere.

Para el supremacista presidente de EEUU Donald Trump ,acostumbrado a los grandes festines y costosas orgías, a pesar de los 45 millones de norteamericanos que viven en la pobreza y el hambre, esa " cenita" del presidente Maduro es sólo una " merienda de negros".

Pero para los tuiteros opositores las bacanales de Trump son elogiables y dignas de aparecer en páginas sociales.

Por una cena no hagan tanta alharaca , señores escuálidos hipócritas, fariseos, que no tardan en salir del templo, después de confesiones y golpes de pecho, empiezan de nuevo a fornicar y acusar a los demás lo que ellos hacen y practican.

Quién este libré de pecado arroje la primera piedra

No todos tienen ojos para ver y oídos para escuchar . Son los ciegos de conciencia y sordos a los gritos de justicia social.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 455 veces.



Ángel Casanova


Visite el perfil de Ángel Casanova para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Casanova

Ángel Casanova

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a269667.htmlCd0NV CAC = Y co = US