¿"Se fue" Elías Jaua o se lo llevaron en los cachos? ¿Por enfrentar a Diosdado?

No sé qué pasó o si lo que dicen es cierto. Según unos chismes que corren por la red, Maduro supo que Elías Jaua andaba runruneando y manifestándose en desacuerdo. Por esta razón, según esa fuente nada confiable, trajeron a Aristóbulo para el Ministerio de Educación. Y en verdad, esa decisión pudiera ser inesperada, más que un imprevisto, eso que le gusta mucho decir a la gente del gobierno, un hecho sobrevenido, una vaina que nadie se esperaba.

Pues Chávez dijo Comuna o nada, pero la gente del gobierno, de repente se dio cuenta que aquello lo había subestimado tanto que pusieron en ese ministerio a una subalterna de Aristóbulo, cuyo mayor mérito es haber sido eso y optó por corregir tamaña falla. Y se le ocurrió en la primera oportunidad de rotar el gabinete que se le presentó, traer a Aristóbulo, quien venía de ser derrotado en Anzoátegui, a recuperase su nivel de jefe y le puso al frente del ministerio de Comunas, donde su agente y hasta como habitual sustituta de ahora, vista la incapacidad por la edad de María Cristina Iglesias, no había hecho nada, pese que ya el guatireño, en el de Agricultura Urbana, tampoco dejó ningún recuerdo o rastro. Aunque si, es bueno reconocerlo, habló bastante y echó de su pecho maravilla, en lo que pasa por bueno, mientras estuvo en la ANC.

Entonces pues se produjo el doble hecho "sobrevenido" que significa la misteriosa destitución de Jaua, justo en el momento que los docentes esperan sus nuevas tablas salariales, lo que podría servirle a él para lucirse y salir en hombros, le sacan sin explicación alguna. Mientras por twitter se despide como con inocultable tristeza e insatisfacción, esa que siente quien no quiere alejarse. Pero siendo doble el hecho, debo completar con la también inesperada, sorpresiva, vuelta de Aristóbulo a un cargo donde antes estuvo y dejó hondas insatisfacciones. Llega allí ya como un cadáver o momia que las partes del cuerpo se le han desprendido por el tiempo y el tanto ir y venir.

Días atrás, escribí un artículo que fue muy leído, en el cual refiriéndome a la decisión del Congreso del PSUV de nombrar a Maduro presidente del mismo y haberle dado a éste autoridad para escoger la Dirección Nacional, función que estatutaria y hasta constitucionalmente le corresponde a las bases, sobre todo por lo democrático, protagónico y participativo, dije que "Elías Jaua tendrá que coger su "cachachá" e irse del PSUV". Y dije aquello porque Jaua venía sosteniendo últimamente que todas las autoridades del partido deberían escogerse por esa vía. Y aquella decisión contrariaba todo lo que Elías venía defendiendo y como dije entonces, no creí fuese la bandera sólo suya, sino con respaldo de arriba dado todo su historial.

Como mis radares, que pudieran ser muy malos, pero más que eso son de poco alcance, pues me muevo en un espacio muy reducido que no me permite llegar a las intimidades y me guío por lo general, la "Rosa de los vientos" y los puros sentidos, me indicaban que Jaua formaba parte de las intimidades de Maduro y había sobradas razones para ello, entendí que su propuesta electoral estaba destinada a "cortarle las patas a Cabello".

Pero luego hallé gente habiendo solicitando lo mismo que Jaua y había optado por aceptar como buena la decisión de hacer de Maduro presidente del Partido, a la casi típica forma personalista y proceder negociado, pero reclamaba que el resto de la dirección fuese elegido en las bases. Fue un intento de protestar contra un mal proceder pero hasta donde no se produjesen colisiones, sobre todo personales con el presidente. O mejor, era una estrategia que sólo buscaba restarle poder a Cabello. Se equivocaron, el poder de este no es nada imaginario, es fáctico, no está sujeto a las vueltas que puede dar una decisión electoral. Por eso, en aquel artículo, cuyo enlace pongo, https://www.aporrea.org/actualidad/a267196.html, dije "Pero entonces, llegado hasta aquí, uno empieza de nuevo a pensar en la prédica de Jaua y en los políticos que se valen de la mentira para lograr sus propósitos; si no es verdad esto lo maloso que uno piensa, Jaua, por respeto así mismo, debería "coger su cachachá e irse tal cual como llegó".

Jaua y Aristóbulo llevan años en lo mismo. Van de aquí para allá sin dejar nada hecho y hasta ni siquiera por hacer. Forman parte de la cuota propia o la de alguien. Uno, al escuchar sus nombres, nos recuerdan a aquellos maravillosos jugadores de beisbol venezolano, Vidal López, Emilio Cueche y por supuesto Víctor José "Vitico" Davalillo, quienes eran buenos donde les pusieran. Si el brazo de lanzar, recordemos que los tres fueron grandes lanzadores, se cansaba, quedaban en juego cubriendo alguna posición porque no se podía prescindir de la enorme capacidad para batear de cada uno de ellos.

Pero aquellos peloteros demostraron con los números, una manera muy objetiva de hacerlo, sin tener que escuchar embustes ni discursos regodeados, que fueron excelentes atletas. Lo de estos funcionarios es solo aparecer, ocupar cargos por dos o tres meses, no dejar por eso mismo nadie les evalúe ni haga auditoría y aparecer luego en otro y otro, como un largo y lento caminar para no dejar la huella delatora.

No sé que de malo hizo Jaua en el MPPE, aparte de conformarse que aquello siguiese como venía y reclamar elecciones a todos los niveles. Quizás lo malo para él esté, observe bien el lector, que Diosdado ha venido como dándole el visto bueno a "Somos Venezuela", lo que significa que el de "El Furrial" y Maduro, dadas las circunstancias y por aquello de "quien le tira a su familia se arruina", han encontrado puntos de acuerdos, como que "acepto te nombren presidente del partido y hasta te autoricen a escoger los miembros de la Dirección Nacional, pero repartimos "la cochina" otra vez y de manera más equitativa

Es decir, Jaua que pudo haber iniciado una campaña por su cuenta y, hasta con el aval de Maduro, llegó al límite donde a cualquiera se le quiebra el serrucho y no tuvo el aguante para frenar a tiempo. Hubo otros que defendieron lo mismo que Jaua y luego de finalizado el Congreso que dio todos los poderes a Maduro con la obvia complacencia de Cabello, optaron por protestar aunque fuese a medias. Quizás, por esto mismo, aunque fuese en la más estricta intimidad, Jaua sintió deseos y derechos de hacer lo mismo. Pero en unas relaciones como esas, las que suelen darse entre políticos que medran a la sombra del poder para coger mangos bajitos, la "lealtad y prudencia" suelen generar conflictos. La verdad es que Jaua tuvo una salida como "sobrevenida", cuando nadie la esperaba y se fue con "su tristeza a cuestas", la habitual y la que siempre genera una tragedia inesperada. Claro, no va a sorprenderme que Jaua, cualquier día, hasta se podría decir, "ese día llegará", cuando haya reflexionado y puesto las ideas en su sitio, vuelva si no al redil, si es que ahora está ido, si a su habitual conducta. ¡Ese muchacho es bueno y muy disciplinado!

Y en eso, reapareció Aristóbulo, a reanudar su ronda, lo más seguro que con habitual corte por detrás y a esperar allí, el paso del tiempo y la oportunidad para irse a otro lado a seguir en la espera. Y con la corte atrás.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 107913 veces.



Armando Lafragua


Visite el perfil de Armando Lafragua para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Armando Lafragua

Armando Lafragua

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a269124.htmlCd0NV CAC = Y co = US