Hipótesis de Guerra: Proxywar colombiana focalizada en el Corredor Estratégico Cúcuta-Catatumbo

HIPOTESIS DE GUERRA: PROXYWAR COLOMBIANA FOCALIZADA EN EL CORREDEDOR ESTRATEGICO CUCUTA-CATATUMBO (*)

     Carlos Lanz Rodríguez

En las anteriores entregas de este ensayo, examinamos en la parte inicial el marco general donde se inscribe la amenaza de Colombia-Clan Santos con el desarrollo de la Proxy War ( Guerra delegada) contra Venezuela. Este es un enfoque  de guerra no convencional donde los EEUU evade la intervención directa  y utiliza a “terceros” actores que lo sustituyan en la agresión, utilizando  Colombia la coartada de la lucha contra la guerrilla y encubriendo su servilismo, por lo que ha recibido ingente recursos del imperio: asesoramiento, adiestramiento, equipamento, tal como se materializó en el  Plan Colombia y en la Política de Seguridad Democratica, cumpliendo con  el papel contrarrevolucionario  del “Israel de américa”.

Continuando con esta parte, reseñamos el enfoque norteamericano de guerra no convencional  y el desarrollo que ha venido alcanzado la doctrina “VISION CONJUNTA 2020” y los intentos de adecuación a los nuevos enfoques de guerras híbridas y sin límites. En esa perspectiva, surge una de las principales determinaciones de la doctrina VISION CONJUNTA 2020: EL DOMINIO DE ESPECTRO COMPLETO, conceptuado por nosotros como ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO, donde se rompe que las clásicas visiones o paradigmas de la guerra convencional focalizada principalmente en la cuestión militar, incorporando ahora una totalidad de aspectos que abarca desde la cuestión étnico - cultural, el ámbito socio-económico hasta  lo político-territorial.

 Todo esto redefine el marco estratégico, operacional y táctico en el empleo de medios y recursos.

Ahora, en esta última parte de este ensayo, retornamos a la amenaza de Colombia-Clan – Santos, examinando su alineación con la doctrina conjunta yanky y la versión de guerra híbrida, que combina:

  • Empleo del poder aéreo de  las distintas bases de los EEUU instaladas en su territorio: ataque convencional sobre centros de gravedad, neutralización de puestos de mando y control, destrucción de infraestructuras y servicios esenciales.
  • Utilización de grupos élites y fuerzas especiales, tanto colombianas como norteamericanas.
  • Asociación con paramilitares, BACRIM, narcotraficantes y contrabandistas.
  • Ejemplo de focalización territorial en la franja fronteriza, específicamente norte de Santander-región Catatumbo y su articulación con las proyecciones separatista de la “media luna”: Estados Táchira-Zulia

FOCALIZACION POLITICO-MILITAR Y SOCIO-TERRITORIAL DE LA ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO.

La anterior  caracterización de la guerra no convencional (  hibrida-sin límites) y su concreción en la estrategia de amplio espectro, en Colombia se puede focalizar como un ejemplo en  la región Cúcuta-Catatumbo, donde se combinan históricamente aspectos socio-territoriales como el contrabando y el narcotráfico, igualmente, la para-política  y la autodefensa. Eso viabiliza una guerra sin fronteras, con múltiples expresiones económico - financiera,

Ya vimos con anterioridad como en  la nueva estrategia imperial, se establece el accionar con paramilitares en operaciones encubiertas .Por eso, desde el comienzo de la autodefensas en Colombia, los yankys han financiado y entrenados tales grupos. Este nacimiento y auge de estas fuerzas mercenarias está asociado a Santos y  al capo Uribe, quien es el padre de la PARAPOLITICA

Por supuesto, Uribe y Santos no andan solo en esto, ya que  han contado  con la alianza con latifundista, empresarios, cambistas que especulan con divisas, comerciantes estafadores.

Veamos a continuación el sistema de complicidades y alianzas entre estas fuerzas híbridas o para-estatales en el eje Cúcuta-Catatumbo:

-- Territorialmente, este proceso tiene su más preciado exponente en el corredor Cúcuta-Catatumbo, donde se da la triple alianza: paracos, contrabandistas y narcotraficantes los cuales  realizan sicariatos, trafican con drogas, hacen contrabando de gasolina, de alimentos, medicamentos y de otras mercancías , como tráficos ilícitos, trata de blancas, blanqueo de capitales. Asi encontramos un conjunto de interés y prácticas delictiva. Al lado de las actividades lucrativas, esta triple alianza en  Cúcuta, realizan sicariatos, desapariciones, masacres, desplazamientos forzados

-- Los paramilitares lograron hacerse al control militar, económico y político de la ciudad de Cúcuta, infiltrando entes gubernamentales y organismos del poder local y regional. La injerencia paramilitar en Norte de Santander incluyó –según declaró Mancuso– el pago de mil millones de pesos para los servidores públicos que hacían parte de una "nómina paralela", nómina que envolvía a altos funcionarios de la Fiscalía de Cúcuta, del Ejército, la Policía y el DAS. Los mandos de los para-militares son ex militares, ex policias y ex agentes del Das, sumándoseles efectivos del ejército colombiano .

-- No sólo son apoyados por policías, sino que uno de los alcaldes de Cúcuta, Donamaris Ramirez Paris, fue los jefes de la banda paramilitar los Rastrojos. Como ya anotamos, estos  paracos realizan control territorial, establecen toque de queda, hacen limpieza social y mantienen el orden público, cobran vacuna por protección. También los paras realizan labor filantrópica, ayudando a familias necesitadas, organizan micro-empresas, moto taxis, alquiler de teléfonos

En el caso de la región Catatumbo, Freddy Milciades Ordóñez G. en su trabajo “Notas para una aproximación a la dinámica del conflicto armado en El Catatumbo” Ciencia Política nº 4 julio-diciembre 2007, nos hace una radiografía del interés económico-social de la contrarrevolución en esa zona y su  proyección sobre el territorio venezolano, describiéndonos el control territorial que poseen los paracos (de viejo y nuevo cuño) sobre poblaciones y espacios transfronterizos:

 “… en el estado Zulia se observa el control territorial ejercido por los paramilitares en las ciudades de Maracaibo, El Guayabo, Casigua, El Cubo y Machiques (Codhes y otros, 2007. p. 108). La presencia de paramilitares colombianos en territorio venezolano quedó evidenciada en conversaciones interceptadas por la Fiscalía a comandantes de las auc y se ha dado a conocer en diferentes informes y estudios… por ejemplo la revista Coyuntura Política, nº 1, da cuenta de la presencia del grupo paramilitar Águilas Negras en los municipios del Estado Táchira: Orope, Boca de Grita, San José de las Palmas, Colón, La Fría, Coloncito, Ureña, San Antonio, Capacho y San Cristóbal; en el Estado Zulia, en la zona rural de Machiques y Casigua; y en El Vigía, en el estado Mérida…”

Igualmente, el autor hace también la radiografía de la militarización de la región Catatumbo y sus áreas aledañas:

 “ El Departamento Norte de Santander, así como la región del Catatumbo, hasta el mes de diciembre de 2005 formaban parte de la jurisdicción de la Quinta Brigada del Ejército Nacional…A partir de diciembre de 2005 se conformó la Trigésima Brigada, integrada por cerca de 4.800 soldados, y con una jurisdicción compuesta por 38 municipios de Norte de Santander y seis municipios del sur del Cesar. En enero de 2006 entró en operación la Brigada Móvil nº 15, esta última con jurisdicción exclusivamente en el Catatumbo y conformada por 1.300 hombres. Las unidades militares que quedaron a cargo de la Trigésima Brigada son los batallones García Rovira y Santander (con sede en Pamplona y Ocaña), el Grupo de Caballería Mecanizado Hermógenes Maza (con sede en Cúcuta), el batallón Plan Especial Energético y Vial nº 10, el Batallón de Contraguerrillas nº 46 Héroes de Saraguro, el Batallón de Servicios nº 30 y la Brigada Móvil nº15. La Trigésima Brigada y la Brigada Móvil nº 15 suman más de 6 mil soldados operando en Norte de Santander, a los cuales habría que adicionar los agentes de la Policía Nacional y de los distintos organismos oficiales que operan en el departamento para sumar el grueso de la Fuerza Pública que actúa en la región (aprox. 9.000 hombres), además se proyecta la implementación de nuevas brigadas móviles…”

Estos últimos aspectos debemos enfatizarlo ya que pone en el tapete la amenaza político-militar en desarrollo:

  • Más de 20.000 hombres de fuerzas especiales (OMEGA) entrenados y dotados para realizar las más variadas operaciones encubiertas, con autonomía de mando y  jurisdicción, sobre todo transfronterizas.
  • 10.000 efectivos de múltiples fuerzas especiales acantonadas en el eje Cúcuta-Catatumbo.
  • Cientos de operadores del narcotráfico, contrabandistas, BACRIM.
  • Control territorial del eje fronterizo, manejo táctico de miles de trochas y caminos adyacentes.
  • Presencia en ciudades y pueblo de los Estados Zulia y Táchira
  • Complicidades y apoyo de agentes gubernamentales del lado venezolano, incluidos gobernadores y alcaldes.

 Con este entramado de fuerzas operando en el eje fronterizo, en muchas ocasiones kilómetros adentro de nuestro territorio, resulta incorrecto y mortal estar hablando de “invasión” como en la guerra convencional. Sin gran despliegue y movilización, el imperio y sus fuerzas títeres  están posesionados en el terreno, haciendo posible lo que el Cmdt. Chávez denunció como la “media Luna”

En mayo de 2008  el Cmdt. Hugo Chávez en su programa Aló Presidente No.310 hizo referencia al movimiento separatista boliviano denominado “media Luna” y advirtió el peligro de que los estados Táchira, Barinas y Zulia que son territorios continuos, los cuales  forman una especie de media luna pegada a la frontera venezolana con Colombia, pudiesen caer  en manos opositoras, señalando 'Ellos van a tratar de levantar un movimiento secesionista, golpista, desestabilizador'.

Ahora cuando la oposición posee el poder en algunos estado de esa 'media luna' (Tachira y Mérida ) se facilita ese proceso  separatista, sirviéndole de plataforma territorial al imperio en su estrategia intervencionista.

En la actual coyuntura esta es una amenaza que hay que confrontar, ya que estos sectores trabajan con el imperio y el Clan Santos en la construcción de un espacio territorial que sea asiento del gobierno de “transición” o zona liberada en el marco de la guerra no convencional.

(*) Fragmento del ensayo “GUERRA NO CONVENCIONAL Y ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO”. Diciembre de 2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2218 veces.



Carlos Lanz Rodríguez


Visite el perfil de Carlos Lanz Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Lanz Rodríguez

Carlos Lanz Rodríguez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a268738.htmlCd0NV CAC = Y co = US