Contra la reacción y el reformismo

La implosión del chavismo (II)

  • En los cientos de cuadros, militantes y amigos del chavismo se expresa en la negación del centralismo, en la defensa de las posiciones ultra-democráticas, en el vacío del papel de los organismos de dirección, en la protección irracional de la voluntad y el poder de decisión de la base.

REFLEXIÓN

Pasamos la vida esperando la insurrección popular y cuando ésta se dé nos limitaríamos a mirarla desde la ventana de nuestras casas. Pues bien, por estos principios que fueron abandonados, es necesario planteamos un proceso de cuestionamiento fundamentado en la necesidad imperante de salvar la lucha revolucionaria. Los argumentos que lo justifican serian expresión de una crisis con una dirección politica incapaz de afrontar la problemática existente y absolutamente desconectada de una militancia dividida, dispersa y sobre todo inmersa en el desarme ideológico, ante una lucha estancada y acorralada de los revolucionarios.

LA LUCHA IDEOLÓGICA

Todo revolucionario debe evaluar su actividad política a fin de introducir los correctivos necesarios en aquellos aspectos que se han desarrollado de manera errónea o insuficiente y afinar los aspectos positivos de la política que se hace llegar a las masas. Ello nos conduce a la recuperación de una ideología que hemos construido en no pocas batallas y ese proceso hace obvia la necesidad de un proyecto popular que nos unifique en las luchas.

Los hechos nos demuestran que nos hemos convertido en unos reformistas que maneja un lenguaje radical. Hay que superar la aplicación de políticas equivocadas, la presencia de desviaciones pequeñas burguesas, el reformismo, el sectarismo y el revisionismo. Este es un trabajo colectivo, son cientos los cuadros, militantes y amigos que han intervenido en su realización.

Las recientes elecciones, significan entre otras cosas, la falta de definición de la política electoral en general y del problema candidatural en particular; pues, se negó el debate interno cruzado por la lucha interna y las tendencias burocrática-espontaneísta impusieron al pais una colusión ejecutiva antidemocrática. La táctica aparentemente aún no considera que ha sufrido una derrota y se encuentra débil y desvinculado de las masas, amén el hecho de que en el pueblo aún existen ilusiones frente a la "democracia protagónica y participativa", lo que le aporta legitimidad y le da una gran fortaleza al reformismo y el desarme ideológico frente a los revolucionarios.

Ahora bien, el punto de partida de esta politica es el reconocimiento que el movimiento revolucionario nuevamente ha sido derrotado, que se encuentra debilitado, aislado y desmoralizado. Entonces, es necesario una táctica de recuperación y reorganización de las fuerzas populares que tiene que tomar en cuenta la situación del conjunto del pueblo y su nivel de consciencia a través de luchas económicas y democráticas: hay que cuestionar la dominación burguesa, el problema de la clase social que ocupa el poder político y el movimiento de masas y la clase obrera en particular, se encuentra de manera sustancial, dominada por el desarme ideológico de clase.

Por ello, es importante la lucha teórica, la lucha ideológica contra la reacción y el reformismo. La propaganda y la agitación politica son tareas principales. Pero vinculadas y apoyadas en las experiencias que las masas obtienen a través de sus movilizaciones. La propaganda y la agitación, el cuestionamiento permanente de la dominación capitalista y de las organizaciones e instituciones que le sirven, vinculadas a la proposición de alternativas concretas, a movilizaciones concretas, unida a la práctica diaria de las masas, son los instrumentos principales para impulsar el desarrollo del movimiento espontáneo de las masas y darle un cauce consciente.

LA PROPUESTA TÁCTICA

Los elementos de esta línea politica estaría en la necesidad de darle preeminencia, dentro de la presente situación politica a señalar que la lucha ideológica constituye el aspecto principal en los enfrentamientos de clases en desarrollo; a repetir que en Venezuela no existe un partido revolucionario de los trabajadores y que el proceso de su construcción constituye el eje de las tareas políticas y de masas del movimiento revolucionario; a demostrar que la contradicción principal que rige el movimiento es entre teoría y práctica y el aspecto principal de esta contradicción, está constituido por la teoría. En tal sentido, nos planteamos analizar diversas propuestas tácticas:

  • La abstención electoral: La táctica abstencionista no es más que una repetición mecánica de la táctica del movimiento revolucionario en etapas anteriores y no se corresponde con el análisis de las condiciones existentes en el pais, máximo aun cuando la ultra-derecha la asume como forma de lucha.
  • La táctica del condicionamiento o táctica de dos fases: Plantea una etapa de lucha por la democratización del proceso electoral y crear condiciones para que los revolucionarios participen con posibilidades de victoria; si no se logra eso, se pudiera llamar a votar nulo, la abstención o el boicot. Como se ve, es una táctica confusa, que de hecho, también la asume la ultra-derecha.
  • La táctica de no definir posición frente a las elecciones sino estimular los conflictos de clases: El filo principal de la táctica debe estar dirigido a desenmascarar el orden existente y a promover la organización de masas a partir del fortalecimiento de los sentimientos anti-sistema que crecen entre ellos. Por lo tanto, es imprescindible elaborar una táctica que determine que las masas manifiesten una clara y decidida protesta contra el orden actual y las relaciones económicas-políticas vigentes. Implica también que la táctica no debe alentar ninguna ilusión a la posibilidad de que las masas resuelvan la situación de miseria y explotación en que viven, a través de los organismos institucionales actuales.

UN ACUERDO BÁSICO

Los problemas de los cientos de cuadros, militantes y amigos del chavismo, en su esencia, residen en la existencia de una línea revisionista que conduce al fracaso, a la práctica del empirismo y los métodos artesanos del trabajo político afectado por la dispersión y la ayuna de la teoría revolucionaria: las propuestas como línea política son erradas puesto que carecen de fundamentación principista. Además, caracterizaron la participación en las elecciones del 2018, como el momento político de la coyuntura en medio de profundas contradicciones, por lo que no se definió una política electoral. En todo caso, ahora sería importante un acuerdo básico:

  • Impulsar el debate, de cara al pueblo y pedagógico, en torno a la situación que vive el país.
  • Sistematizar y caracterizar el proyecto alternativo dirigido a construir el poder popular.
  • Contribuir al proceso de acumulación de fuerzas del pueblo en general.
  • Difundir el programa nacional, popular, democrático y revolucionario que resulte del diálogo e interpretación científica de nuestra realidad.
  • Impulsar la construcción del poder popular, como referencia que contribuya a fortalecer los niveles de consciencia, organización, sistematización y construcción de un proyecto que, históricamente viene adelantando el pueblo venezolano, permitieron elevar a nuevos planos de reflexión y acción.

Sin embargo, como elemento positivo está el llamado a una política de análisis estructural y coyuntural del país, los cuales permitan precisar que nuestro candidato es el pueblo soberano y que nos debe definir, entonces, el carácter revolucionario y evitar colocarnos a la cola de alguna expresión electoral burguesa. Es tiempo de luchar y amar, es tiempo de apretar los dientes y salir al encuentro con nuestro pueblo, con el proyecto político y con un programa transformador que exprese con claridad la historia, las luchas, los saberes y sueños por la que históricamente ha venido peleando nuestro pueblo. Con la convicción de que la victoria no es solo necesaria, sino sobre todo posible.

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas del pensamiento… ¡1

1 En este caso, sería mejor darle sentido a la frase poética y hasta democrática de Mao Tse Tung con la que terminamos este artículo: "Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas del pensamiento para promover el progreso en las artes y de las ciencias y de una cultura socialista floreciente en nuestra tierra"; fue una de las famosas frases pronunciadas por Mao Tse Tung en el verano chino de 1956 y que solo como frase impactante bien traducida, puede ser recordada en la actual Venezuela.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1157 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Servando Marín Lista

Servando Marín Lista

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a268144.htmlCd0NV CAC = Y co = US