Migremos hacia el campo con viviendas rurales

El Oeste mexicano invadido por EE. UU. fue poblado por los llamados pioneros, mineros, agricultores, ganaderos etc.

En ese dilatado territorio hallaron tierras fértiles y con muchos minerales bastante alejadas del Este lo que les permitió darse sus propias leyes y sembrar hábitos que le fueron característicos.

Y así como los industriales provocaron el llamado éxodo campesino venezolano que despobló nuestros campos y saturó de indigentes la cuidad de Caracas, asimismo podemos revertir ese orden en productivo y migratorio.

El Estado puede limitarse a entregar permisos transitorios para ocupar tierras ociosas y sediciosas donde hacer familias productivas. Eso aliviaría de inmediato la demanda citadina que definitivamente ya no puede resolverse en el corto plazo.

Desde aquí aconsejamos de buena fe al gobierno, empantanado como se halla con esta hiperinflación, para que inmediato modifique las orientaciones a la Misión Chamba Juvenil.

Jóvenes y padres pueden iniciar desde ahora mismo su migración hacia los diferentes estados llaneros venezolanos donde hay agua en abundancia, done hay tierras feraces y una vegetación capaz de autoalimentar a millares de familias.

La Gran Misión Vivienda Venezuela colaboraría ofreciendo materiales de construcción de casas para las familias en proceso de asentamientos urbanísticos en el campo

Min Sanidad se mantendría en contacto con dichas familias a fin de ofrecerles medicamentos de urgencia mientras nuevos centros poblados vayan surgiendo en este rico y desolado campo agrícola venezolano.

El Ejército Nacional velaría por seguridad fronteriza de esto nuevos centros demográficos. Sólo persona debidamente autorizada podría practicar este tipo de migraciones interna.

Buena parte de las viviendas rurales edificadas durante al IV R terminaron habitadas como casas de recreo de fin de semana por los favoritos de los partidos políticos de marras.

Esta vez podría ser diferente porque no serían viviendas en las periferias citadinas actuales, sino en llano adentro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1014 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: