Queremos diálogo, queremos paz, pero también queremos pan

Hace cuatro años, cuando Maduro comenzó a sufrir los embates de la guerra económica y los bachaqueros comenzaron con su descarada subida de los precios de los productos de primera necesidad en detrimento de los más necesitados, escribí este articulo, en el cual el lector se podrá dar cuenta la vigencia que tiene en estos momentos. https://www.aporrea.org/contraloria/a225627.html

Hasta ahora nada ha cambiado con respecto al problema del bachaquerismo y la descarada subida de los precios por parte de los oligarcas monopolios y toda clase de especuladores que viven a expensas de los dólares preferenciales, grupos mafioso que se alimentan con el hambre del pueblo y que luchan por mantener su hegemonía nacional y control del estado (Léase FEDECAMARAS CONSECOMERCIO,GRUPO POLAR, etc), al contrario, el problema se ha agudizado a pesar del esfuerzo titánico del presidente Maduro por combatirlo y no ha generado los efectos esperados en la toma de decisiones de un gobierno que se muestra débil e inconsistente en la aplicación de las leyes. Ministros van y ministros vienen sin ningún efecto positivo anhelado por el pueblo consumidor, pues a cada subida de salarios nos asestan un descomunal aumento de los productos. O sea, el empresariado especulador está ganando la guerra que ellos mismos han desatado con un solo fin: Acabar con el gobierno y todo lo que les huela a chavismo.

Nadie puede dudar de mi condición de hombre comprometido con cada uno de los cambios políticos y sociales generados en Venezuela desde la aparición de Hugo Chávez y de apoyar este proceso que lidera nuestro presidente Nicolás Maduro, mis trabajos y gran cantidad de artículos en diversos medios sociales así lo demuestran. Pero eso no es motivo para ponerme una venda en los ojos y no ver las calamidades que estamos sufriendo en esta guerra inducida por la ultraderecha oligarca con apoyo del imperio gringo con el solo propósito de imponernos en Venezuela y en América el neocolonialismo, que nuestro gobierno no ha podido hasta ahora resolver.

Los que votamos por Maduro lo hicimos con la esperanza que en más tardar una semana se comenzaran a ver los resultados, pero la realidad es que estamos viendo un estado mostrándose como un paquidermo adormecido y con un repetitivo enroque administrativo que no refleja los conocimientos técnicos, administrativos y ejecutivos que requieren el peligroso estado social y político en que esta sumida la Venezuela actual. Igual que ha pasado con la ANC, que solo se dedicó a darle más importancia a la liberación de los políticos guarimberos que a la defensa del bolsillo del pueblo, ojalá que con el nombramiento de Diosdado Cabello en su presidencia su palabra de salir a la calle sea un echo. Todo se ha ido en llamados a diálogos y reuniones con banqueros y empresarios que por supuesto piensan más en su bienestar que en el pueblo llano.

Si se continua con esta desidia, de no atacar el problema de su raíz y agarrar el toro por los cuernos, FEDECAMARAS; FENEAGRO FEDENAGAS y todas esas federaciones de mafiosos que suben los precios a cada veinticuatro horas ahogando económicamente al pueblo, seguirán ostentando el poder económico que tienen, seguirán jodiendo mas al pueblo y llegará el momento muy próximo que el caracazo será un niño de pecho, porque si bien estamos de acuerdo con el dialogo y con la paz, también ese pueblo quiere pan y si no bajan los precios bajaran los cerros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1147 veces.



Hermo Rosales

Comunicador social, poeta, cuentista, escritor, autor entre otros de los libros, “Evocaciones”, “El jardín de las Dalias”, “Mi abuelo el cazador”. Sus trabajos han sido publicados por los diarios “Provincia”, “SigloXXl”, “El Norte” y la revista “Síntesis”, es cofundador del semanario “Anzoátegui hoy”

 hermos4848@yahoo.com

Visite el perfil de Hermo Rosales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: