Aventis

PSOE, el camino del silencio entre La Moncloa y Venezuela

Bueno, acá a nadie le dio por votar, la abstención fue muy grande, el centro electoral muy cerca de mi residencia, un casucha del partido político gobernante escaneando el carnet de la patria y, donde los que regían el proceso muy sentaruchos, como si nada, adecos todos y decían en sus cuadras que votásemos por Falcón Henri o Javier Bertucci, todos en uno, una sola componenda política y cuando entre al cuarto de sufragios, la sorpresa fue mayúscula, todos eran miembros del oficialismo, ninguno opositor, no se pueden esconder y les dije esa máquina esta apagada, bueno, ellos de tecnicismo cero, de viveza mucho y, les dije voten por mí, mientras que me adelanto firmando y estampando mi huella dactilar, esto, lo entiendo como fraude electoral, pero, me gusta estas experiencias y no me los cuenten las ancianas chismosas del barrio o algún quejoso.

Bueno, los venezolanos somos zombies y babiecas del voto. No entendemos las diferencias entre socialismo y democracia, sucede como el cono monetario, son tres en uno, y todos so válidos. Los transportistas son los que mandan y el jefe del transporte le entrevistaba en el año 1970, cuando Guillermo Antón Santana, un cubano agraciado y Carlos Viso del Prette eran sus dueños.

Así es Venezuela, no hay diferencias con España y Europa.

Lo cierto es que estamos bordeados por el fantasma del olvido. Sumergido en un país necesario de inversiones, con unas estructuras comunicacionales inclocusas no propias del siglo XXI, necesitamos oportunidades reales de empleo, solo quedamos ancianos. Es necesario unir nuestras voces para una mejor patria y tener servicios públicos dignos y derechos idénticos al hamponato y los militares, ellos controlan el poder secular. Y no lo digo por ofender, pero que casualidad, despedimos de nuestro condominio una bella persona y digna, hablaba con él, todas las noches sobre el proyecto bolivariano, escuchaba sus consejos, me gusta escuchar a la gente y el hablaba muy bien y llevaba un control estricto de todas nuestras pertenencias, carros, aire acondicionados, objetos dejados en el vehículo y era miliciano, un miembro colateral del ejército glorioso de mi país, a los pocos días subieron a las azoteas, porque nuestras casas son mediterráneas, casas de veraneo de los europeos construidos por una familia italiana y se robaron un Split o aire acondicionado. La vez pasada, apenas entregaron unas bolsas de Clap, comida subsidiada para el pueblo y, a los pocos días se llevaron cuatro motores de Splits . Que coincidencia de horas y tiempo y en el sector se había caído una fase en ambas oportunidades y una sola hora, un aproximado de las tres de la mañana,

Así que, España y Venezuela se quedan vacías, es el espanto del comunismo, las capitales de provincias y comarcas no cuentan con la alegría de nuestros niños, son voces que se pierden y reclaman algo elemental, nuestra libertad.

Necesitamos una verdadera agenda política, hay que abanderar de nuevo el país, que demuestre su fuerza y de un solo grito, masticar el silencio y expulsarlo, porque somos un pueblo libertario. Nuestra conciencia, no vale una bolsa de comida, pero, algunos sediciosos la validan.

.

Lo que observo en mi país, Venezuela, no lo he imaginado durante cuatro décadas, cuando ingrese a la Universidad de Carabobo en el año 1971, todo era un caldo de cultivo para la gente de izquierda que se creían muy amamantados con la fiebre fidelista y del che, pero, se cobijaban bajo el espectro de los viejos partidos Acción Democrática y el socialcristiano, COPEI, quien en este tiempo es el escudero de los izquierdistas corruptos que son defendidos por Juan Pablo Fernández, el hijo de un ex candidato presidencial que durmió en un rancho en el cerro de Caracas, que desfachatez y, dejo a su hijo acompañar al presidente Nicolás Maduro Moros en sus reuniones intimas en el Palacio de gobierno- Miraflores- con el tren ejecutivo nacional, cuyos componentes hasta el momento no accionan un ápice a favor del pueblo.

De verdad, los ancianos de mi país le dieron una autoridad a un sector de mi país un halo de superioridad sobre el resto de la población y, la corrupción avanzo a paso agigantados llegando hasta el sector militar.

La clase política ha ido trufando de odio y de sinrazón.

Ya no hay sonrisas entre las decenas de personas que transitan las calles y los paseos de las ciudades capitales, hay una estelada a su espalda, hiperinflación y hambre, estos dos elementos crearon una ola de migración que estos ancianos que apoyaron a las élites militares a tomar el gobierno civil a nombre del gobierno. hoy se encuentran desasistido en su fase sanitaria y seguridad pública, porque en los CDI, centros hospitalarios de atención sanitaria se robaron hasta los cristales y montura de los lentejuelos.

Ni para comprar un grifo de baño. Da un salario mínimo, menos para comprar un rublo de vegetales como la auyama, repollo o pepino.

Hay un pueblo que decidió enterrar sus sueños proverbiales en el seny de la esperanza y precipitarse al borreguísimo por la cuesta del precipicio de unos hombres que dicen ser de izquierda y cuyas identidades se encuentran escondidas en el neoliberalismo

Afirma el historiador Juan Pablo Fusi que las identidades tan sólo son homogéneas en las comunidades inventadas, ya que en las reales existe una saludable diversidad. Y esa diversidad se palpa en Cataluña como en Caracas cuando se habla con amigos, con el taxista o con el panadero.

Pedro Sánchez, del PSOE, el mismo de José Luis Zapatero que es mediador y asesor con Podemos- Iglesias- Serrano de las políticas aplicadas en Caracas y, ahora funge como presidente de España y huésped de La Moncloa mediante un pacto del grupo Frankenstein, simplemente perdió el norte y, ahora tenemos una amalgama parecida a un coctel de la más rancia burguesía neoliberal que ha perdido su norte político. el Gobierno de España continúa anclado en el dontancredismo y, en vez de hacer política, lo cifra todo al ámbito judicial. El tacticismo político de quienes manejan el cuanto peor en Cataluña y Caracas, mejor en el resto de España. Y no sólo eso. De aquellos polvos vienen estos lodos: la campaña de recogida de firmas contra el Estatut, el "Pujol, enano, habla castellano", el boicot a los productos catalanes y venezolanos lanzado desde posiciones de la derecha extrema, no valen de nada, ya pactaron, solo esperen su caída vertiginosa

Ambos polos son, y no sólo lo parecen, enemigos íntimos, unos enemigos que se retroalimentan en sus propios discursos; pues mientras se habla de Cataluña, en la cara oculta de la luna se camuflan el escándalo del tres por ciento, la pasarela judicial de los Pujol, el compadreo de la Gürtel, el caso Palau, la Operación Lezo, el saqueo de la Comunidad de Valencia, las telarañas que preludian el punto y final del fondo de las pensiones, los más de 60.000 millones de euros de ese rescate bancario que no iba a costar un duro al consumidor, los salarios de miseria, los recortes en sanidad, educación y demás servicios sociales… Y, mientras tanto, "¡Visca Catalunya!" y "¡Viva España!".

En Caracas, hay otro grito, se cayo PDVSA, las incidencias de Obredeht, la corrupción en las bolsas de alimentos del CLAP y por allí, nos vamos,

Para ser un militante del socialismo, se debe tener en el alma una disciplina que nos lleve a reflexionar sobre la necesidad de ser un demócrata autentico, donde los votos cuenten y cada fenómeno social sea solventado por los dirigentes de base que lograron ser alcaldes, gobernadores o diputados.

Jamás un dirigente comunista nos puede tratar como un agente de laboratorio y me preocupa la manera como nuestros jóvenes se van hacia otros países del contexto político nuestro y, precisamente para el presidente, esto, no tiene sentido, porque su visión esta dada en Cuba y no le importa nuestro mercado laboral y crecimiento productivo.

Así que, debemos ir a un consenso productivo para fomentar la nueva patria y, debe ser estructural, donde todos deben contarse por igual. Ese espacio, constituye el modelo constructivo y la democracia socialista debe ser insertada en el crecimiento de nuestra población y, lo que sucede en Venezuela, solo es una fachada, una escenografía de lo que no queremos, por lo tanto, no podemos estar en un continuo conflicto político, los empresarios deben solucionar su paradigma industrial y dejar de abusar e ir contra el pueblo.

El régimen del señor Nicolás Maduro Moros es un quiebre total y su espíritu estamental es incierto, tenemos como pueblo, tomar una gran decisión y para ello, debemos sincerar el proceso electoral y no ser excluyentes, debemos ir a una verdadera transformación económica,

Esto nos permitirá exigir el futuro respeto a la Constitución, la reconstrucción del Estado de Derecho y saldar cuentas con un pasado que mantiene a la República postrada en medio de lacras innumerables.

Lo propio de los empresarios es acumular riqueza, ahora escondiéndose en una filantropía barata. Trenzar alianzas que transcienden al interés de la mayoría de los venezolanos Tienen una visión gerencial de la política: los gobernantes son los obedientes ejecutores de sus designios; quiero decir, no les interesa directamente ejercer el poder, por eso Mendoza. no se lanzó de presidente de la República, pero, claro está, que quieren ese poder a su servicio, como quieren al mejor gerente al frente de sus empresas y como democracia una fachada.

Solo, les interesa subir el precio de los alimentos.


Estamos lejos de ser una democracia consolidada, sigue habiendo estamentos y aparatos corporativos que se sobreponen e imponen al poder de los ciudadanos, tienen todo de su parte, logran ventajas, pero ahora sin renunciar a ese mecanismo y los votos que pueden obtener, es una historia que parece cancelada; ese es el drama que viven los empresarios, la pesadilla que no los deja dormir, la desgracia que se cierne sobre sus negocios, muchos mal habidos y esperamos respondan a una nueva fiscalidad que el país necesita, como la vida de la sangre o la savia.

El Estado Venezolano no debe tener en su seno, perturbadores de oficio. Entre las prioridades, Sánchez sobre todo tendrá que sacar un techo de gasto del proyecto de ley de Presupuestos para 2019 nada más llegar al poder, porque en la última semana de junio tiene que estar aprobado. De hecho, su intención es tratar de pactar incluso los Presupuestos Generales del Estado del 2019, pero para ello tendrá que negociar con los independentistas vascos y catalanes, Bildu, Unidos Podemos, Compromís y Nueva Canarias.

El que será nuevo partido de Gobierno deberá llevar al extremo la geometría parlamentaria. Por eso el entorno socialista admite que, lo más realista es centrarse en sacar adelante medidas que no impliquen fuertes aumentos de gasto, ya que el nuevo Gobierno sigue sometido a la ley de estabilidad presupuestaria y al cumplimiento del objetivo del déficit, tal y como Sánchez ha recordado en sus intervenciones durante el pasado debate de moción de censura


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1123 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a264481.htmlCd0NV CAC = Y co = US