Las placas tectónicas: América del Sur fue un continente único e independiente

Una de las expectativas de los investigadores es que el cambio de la Tierra con la evidencia del plegamiento de las placas tectónicas bajo el océano y el colapso o la subducción de las regiones occidentales del Anillo de fuego en el Lejano Oriente, al derrumbarse estas placas finalmente tiran de las regiones de la Sur América al oeste en el Océano Atlántico. Al mismo tiempo, los terremotos a lo largo de las regiones occidentales sobresalen en América del Sur y conforman los Andes, desde la punta sur de América del hacia arriba a Perú y más allá. Los puntos estresantes a lo largo de la costa que conduce a la hermosa y majestuosa Cordillera de los Andes del Sur, pronto se convertirá en el punto focal como la Cordillera de los Andes que se deslizará sobre la Placa de Nazca. Esto se pone un estrés significativo sobre la placa tectónica bajo los Andes del Sur. A medida que los sectores del Norte de América del Sur se retira hacia el oeste. Lo que se cree es que el extremo sur de América del Sur se ancla y un punto de giro en la Placa Antártica se apoya contra los Andes del Sur. Con la sólida placa continental de la Antártida que se niega a ceder a ningún tipo de compresión, las regiones del norte de América del Sur parecen ser jalado hacia el oeste y se alzará unos 200 kilómetros en la región del Océano Pacífico. La evidencia de estos cambios catastróficos en las placas continentales de nuestro planeta se puso de relieve en un terremoto el 6 de febrero de 2013 en Santa Cruz, que fue seguido un par de días más tarde por otro terremoto de 7,0 grados mucho más grande en el suroeste de Columbia, en la provincia de Nariño. Unas 300 kilómetros de distancia de la capital colombiana, Bogotá y horas más tarde una serie de terremotos corrió arriba y abajo de la espina dorsal montañosa de los Andes. Esto dio lugar a una segunda serie de temblores en el borde oriental de la Placa Sudamericana donde encuentra Falla del Atlántico y una tercera serie de terremotos a lo largo de las regiones del Norte de América del Sur donde el borde de la placa continental se une junto con la Placa del Caribe.

La placa tectónica Norteamericana continental en la que asientan a América del Norte, incluyendo Groenlandia en la parte occidental del océano Atlántico Norte, hasta la Dorsal Meso atlántica, la mitad occidental de Islandia una parte del océano. El límite convergente en el oeste ha generado dos notables fenómenos: la cordillera de los Andes y la fosa peruano-chilena; mientras que en el este el límite divergente con la placa Africana permitió la aparición del océano Atlántico y, posteriormente la dorsal meso atlántica. De manera que la desgracia para la América del Sur comienza a ocurrir hace unos 10 millones de años, y todo porque hace 3 millones de años se forma lo que ahora es la América Central, se abre un paso terrestre entre lo que podríamos llamar el continente americano del Norte y el continente americano del Sur. Los continentes de América del Sur y el del Norte al unirse por un puente de tierra conectan los conectan. Ese puente se fue formando por piedra arena y otros materiales que según los científicos provienen de antiguos ríos que se originarios en Colombia. Los dos continentes están unidos en Panamá, pero siempre existió el debate sobre cuándo apareció este puente terrestre. La mayoría de los expertos establecen su formación en unos 3 millones de años atrás. Un nuevo estudio, publicado en la revista especializada Science presenta evidencia de estuvo incompleta al menos por 10 millones de años. Hasta entonces, un profundo canal marino, llamado canal centroamericano separaba los continentes americanos. Los investigadores basan sus estimaciones en la presencia de unos pequeños granos de un mineral llamado circón desenterrado en el lecho de un antiguo río en el norte de Colombia. Estos granos sugieren que el puente terrestre debe de haber existido: "Sostenemos que un primer puente no perduró y éste existiría hace 13 a 15 millones de años atrás", dijo el geólogo Camilo Montes de la Universidad de los Andes en Bogotá, quien dirigió el estudio. Los diferentes continentes se han movido lentamente por el mundo durante la historia del planeta. Se han separado, aislado y unido varias veces en un proceso llamado tectónica de placas. América del Sur se convirtió en una masa continental aislada cuando se separó de África. Asimismo, América del Norte se dividió de Europa y su curso fue detenido al llegar a la altura de los meridianos de Sur de América. Uno de los resultados más dramáticos de la unión de las dos Américas fue la mezcla de animales que vivían en las masas continentales, ya que varios cruzaron el puente terrestre para invadir el otro continente. El evento es conocido como el Gran Intercambio Biológico Americano. América del Sur tenía una población animal única, con marsupiales exóticos tortugas inmensas, algunos depredadores, además de perezosos terrestres del tamaño de elefantes, tatúes tan grandes como automóviles, criaturas similares a camellos con trompas de elefantes y enormes pájaros de bellísimo plumaje de todas las especie, unos volaban y otros no lo hacían. América del Norte tenía una serie diferente de mamíferos placentarios incluidos felinos dientes de sable y otros depredadores similares, enormes osos, lobos y varios herbívoros como los parientes de los grandes elefantes y caballos. Según datos científicos los dos continentes continúan moviéndose. "Sí, las placas todavía se mueven", dijo Montes. "Nunca paran", agregó.

América del Sur sería felicísima si la masa tectónica de América del Norte con el tiempo se retira del lugar en que se encuentra en la actualidad, hacia el oeste, y así si la América del Sur llegaría a ser la tierra bendecida y la tierra de gracia mencionada por Colón. Cuentan que en una ocasión alguien reclamaba al Señor el por qué a Venezuela la había provisto de riquezas inimaginable, mientras otros países estaban empobrecidos. El Señor y que le contesto que no, él había sido muy justo, porque para equilibrar la balanza a Venezuela le había enviado una catajarra de adecos y copeyanos y ellos poco a poco arruinaría al país y regresaría al mundo la entonces volvería la equidad. Algo parecido pasó con la América del Norte, que además de los adecos y copeyanos, el Señor también y que dijo que en le pondría al lado a Norte América para sembrar a la del Sur de Miseria en nombre de la libertad. Vaya usted a saber si esto es cierto o falso. Ahí queda eso y Chao……



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1718 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a264449.htmlCd0NV CAC = Y co = US