¿Quieren parar de fumar? Trátenlo así. Funciona

Hay una manera muy sencilla y efectiva de parar de fumar.

En serio.

Empecé a fumar porque cundo lo probé, me gustó, pero mucho, entonces seguí fumando durante más de 37 años, una, o dos, o tres cajas diarias, y a veces, si trabajaba continuo durante más de 20 horas, cuatro cajas.

Era uno de esos fumadores que cuando me terminaba un cigarrillo, prendía otro.

Pero …

Había una gran diferencia entre la mayoría de los fumadores y yo.

La mayoría, después de varios años fumando empieza a quejarse, diciendo cosas como:

"Tengo mucha tos, oh no, tengo que parar de fumar."

"Esto me va a matar, tengo que parar."

"Sí, sí, voy a parar."

"Este 1 de enero pararé de fumar."

"Ahora si que voy a parar."

"No soy capaz, no tengo suficiente fuerza voluntad."

"Lo he intentado."

Bueno, la verdad es que esta mayoría jamás parará de fumar por completo, y si lo hacen, después de un tiempo empiezan otra vez, y así sigue el ciclo vicioso (tengo un hermano que paró durante 9 años y empezó otra vez).

Contrario a la mayoría, en el caso mío yo me decía (siempre):

"¿Para qué me voy a quejar si me gusta tanto fumar? Eso no tiene sentido, no señor, yo voy a disfrutarlo al 100%."

Pero, le agregué la siguiente condición:

"El día que mi cuerpo me diga que es hora de parar de fumar, lo haré, y disfrutaré el resto de mi vida al 100% el placer de NO fumar, o sea, de la misma manera en que disfruté todos los años fumando."

Así pude realmente disfrutar del placer de fumar sin irle en contra psicológicamente, o sea, sin ponerle excusas, sin condenarme a mí mismo por ser tan estúpido como para deliberadamente y concientemente matarme solo para obtener esa satisfacción de la nicotina (¡muy buena!, para mí).

Esa actitud me liberó, creo, de la miseria, pero también me liberó del esclavismo subconsciente al tabaco, o a la nicotina.

Bueno, un día, mientras recuperaba después de haber sufrido una serie de ACVs en el 2012 y 2013, sentí que mi cuerpo me decía:

"Ok, ahora sí es tiempo de parar de fumar, no me siento bien, de hecho, me siento muy mal."

Le respondí:

"Ah, correcto, bueno, ese fue el arreglo, ¿no?, hemos disfrutado fumar durante 37 años, y te acuerdas lo que habíamos pactado, bueno, ahora disfrutemos juntos el hecho de NO fumar durante los próximos 37 años, de la misma manera, al 100%. ¿Qué te parece?"

Y mi cuerpo respondió que sí, le pareció buena idea, y así fue.

Eso fue hace más de 5 años atrás, y jamás fumé otro cigarrillo, pasé de 3 cajas diarias a cero cajas diarias, sin ningún problema ni dificultad.

Ven, en mi estimación, parar de fumar no tiene nada que ver con la fuerza de voluntad, o con intentar de parar, no, es sencillamente una decisión, o mejor dicho un acuerdo (interior y anterior) hecho entre la conciencia de uno y su propio cuerpo.

Pero, para poder asegurar que el acuerdo se cumpla en el futuro sin esfuerzo alguno, uno debe tener en mente, o repetirse cada vez que prende un cigarrillo, algo al estilo de:

"Mmmm, qué sabroso, me gusta mucho, me hace sentir muy bien, voy a aprovecharlo al 100% ya que el día en que mi cuerpo me diga que ya es tiempo de parar, bueno, pararé y jamás tendré la oportunidad de fumar otra vez, entonces, mejor sea que lo disfrute hoy, es más, no tienen sentido no disfrutarlo sabiendo de antemano que en algún momento no fumaré más. Mejor sea que lo disfrute. Cuando sea el tiempo de parar, ya sé, ya sabemos, mi cuerpo y yo vamos a disfrutar el NO fumar al 100% igual como estoy disfrutando fumar este cigarrillo en este momento al 100%. Mmm. Así es, así será."

En otras palabras …

Si mi cuerpo hoy solo disfruta del fumar al 50% --- por pena, dudas, por sentirse culpable, etc. ---, bueno, cuando sea tiempo de parar de fumar, mi cuerpo igualmente solo disfrutará el No fumar al 50% ya que mi cuerpo está psicológicamente preprogramado de esa manera, y será muy difícil parar.

Hay que programarlo al 100%, no al 50%.

Esa es la idea.

No tiene nada que ver con la fuerza de voluntad.

¿Quieren parar de fumar?

Trátenlo así. Funciona.

N.B. Mis ACVs no tuvieron nada que ver con fumar, fue a raíz de un accidente donde me quebré una rodilla de manera muy grave que me causó 2 trombosis en seguida, lo que enseguida causó que la sangre acumulada en la pierna forme callos (coágulos) en mi sangre que llegaron a mis pulmones (creando agua en los pulmones) y después a mi cerebro. Hasta hoy tengo callos flotando por mi sangre, tuve otro ACV el mes de julio del 2017 mientras que subía una escalera, y casi me maté, pero sobreviví, con un brazo quebrado en dos lugares, costillas quebradas, y un tremendo golpe a la cabeza (la cara, eso dolió, mucho). Espero que no me pase otra vez mientras cruzo una calle, ay, ay, ay, allí sí que sería terrible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1811 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a264174.htmlCd0NV CAC = Y co = US