"Hora cero" y la victoria condicionada al "Golpe de Timón"

Un gran número de venezolanos que formamos parte del núcleo duro del proceso bolivariano, salimos a votar en defensa de la paz, la independencia y la soberanía nacional; otros hombres y mujeres, probablemente lo harían por otras razones; nuestro enemigo principal, el gran capital financiero transnacional, desde que se encontró un hueso duro de roer a partir de 1999, no ha cesado en su intención natural contra la reacción emancipadora del pueblo bolivariano, heredada de nuestros libertadores.

Claro; Chávez fue ese hueso duro de roer, tan duro que eligió sucesor a Nicolás Maduro, que habiendo soportado diez veces los ataques proferidos contra el Comandante Chávez, aún se mantiene de pie, sin claudicación frente al enemigo, obteniendo este 20M una votación victoriosa muy alejada de su más cercano seguidor con una participación nacional de 46%, hasta el segundo boletín del CNE.

Lo que algún camarada, de mi mayor respeto y consideración, calificó como una victoria pírrica, es calificado por otros analistas, como una victoria épica, yo sencillamente la califico como una "oportunidad" condicionada a un "Golpe de Timón", ya que, tal como lo manifestó, el camarada Luis Britto García, ya no hay excusas para atender las demandas del pueblo; y efectivamente, hoy percibo nuestro pueblo de rodillas frente a la especulación, la estanflación, la burocracia, la corrupción y los errores que se han cometido en la última década, en materia de políticas cambiarias, monetarias y fiscales.

Ciertamente, parafraseando un análisis del "Estado y la Revolución", el "Comandante Chávez, no puede ser convertido en un icono inofensivo, canonizado y rodeado de aureola de gloria que pueda ser utilizado para consolar y engañar al pueblo, castrando el contenido de su doctrina revolucionaria, mellando su filo revolucionario para la emancipación y mucho menos, envileciéndola", nuestro Comandante eterno no tuvo la oportunidad de dar el Golpe de Timón, y como el que tiene que girar el Timón es el capitán, le corresponde al Camarada Nicolás Maduro, obrero y hombre de pueblo, dar ese giro esperado en el país, antes que se pueda hundir el barco, que hasta ahora, sigue siendo una esperanza de emancipación para Venezuela y para muchos pueblos del mundo.

La nueva oportunidad que brinda el pueblo de Jesús, de Bolívar y de Chávez no puede ser desperdiciada, se impone un Plan Estratégico de Emergencia Nacional para la recuperación económica, la producción de alimentos y medicinas, pulverización de la burocracia y abatimiento de la corrupción.

 




 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1427 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roger Lázaro

Roger Lázaro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a263748.htmlCd0NV CAC = Y co = US