A días de las elecciones, la incertidumbre

A días de las elecciones, la incertidumbre y el desespero agobian a los cabecillas capitalistas del gobierno y de la oposición. Es que en las elecciones se decide el carácter del desenlace de esta profunda crisis inducida por el gobierno.

El cambio es inevitable, y aquí aparece la primera gran incógnita: ¿Cuál será el carácter de la transición, cuál el resultado? Las respuestas pasan por estudiar las estrategias de ambas bandas y el efecto de esas estrategias en la conducta de las masas. Veamos.

La estrategia de los candidatos es muy clara: la compra de votos. Esta política opera sobre la educación de la masa en el clientelismo, en la limosna, este es uno de los éxitos del gobierno, la prostitución de la política. El gobierno está en franca desventaja, sus promesas no tienen credibilidad, no se comprende cómo después de las elecciones hará algo diferente a los últimos cinco años, cómo puede enderezar el desastre que él mismo creó. La oposición tiene la ventaja de lo nuevo y se lanza a ofrecer dólares de manera irresponsable. La masa acostumbrada por el gobierno a la mentira, a las falsas promesas, puede caer en la trampa de creer cualquier embuste. No tiene capacidad de dudas, no se pregunta ¿de dónde sacarán los dólares?

De este torneo de mentiras, en esta subasta del voto no sabemos quien saldrá ganador, tibisay es la gran electora. Lo que sí se puede afirmar es que saldrá una masa desencantada, con expectativas de regreso al paraíso y se encontrará con la profundización del infierno. Ese es un dato interesante, después del 20 tendremos una masa fértil a cualquier propuestas fascista. Una masa dispuesta a cambiarlo todo por nada.

Quedan pocos días, es improbable que el cuadro cambie. El escenario pertenece a la insensatez capitalista, gane quien gane el futuro se presenta muy difícil. A la crisis económica y social se sumará una crisis política descomunal, las dirigencias serán barridas, viviremos el caos de una masa sin organización, sin vanguardias, sin esperanzas.

Esos días, quizá esos instantes, de incertidumbre serán la última oportunidad por muchos años para el resurgimiento de la opción revolucionaria, del Socialismo, del Chavismo auténtico que vive en el alma de los humildes y que estos aún no han podido borrar. Será la oportunidad para conducir a la masa escéptica, sin rumbo pero con mucha rabia, sin comprender el momento pero con mucha esperanza. Será el momento de los relegados de hoy, los calumniados, los exiliados. Las masas en los momentos de apremios identificarán a los genuinos que aparezcan con la fuerza de lo auténtico, desecharán las falsificaciones.

El barro del que están hechos los aspirantes a líder se probará en esos días, la inteligencia, la formación, la valentía, la audacia. Sin dudas, surgirán nuevos líderes, las masas parirán, reconocerán a sus jefes, los fracasados pasarán a la historia como los olvidados.

Estos son días de preparación para ese momento crucial en la historia, son días de coraje, de riesgo, de decoro, de decisión para las acciones que la tempestad anuncia.

elaradoyelmar.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4033 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas