Asidero

Hegemonía militar y debilitamiento de la UNASUR

Donald Trump, ha logrado disgregar al UNASUR, mediante una diplomacia de arengas y bloque. Este colapso producido por Chile, Colombia, Paraguay, Brasil y Argentina, nos revela el colapso económico que le sobrevendrá a Venezuela por no adecuarse a criterios económicos internacionales.

Es una manera abrasiva y conspirativa, donde la doble jugada del presidente estadounidense ha permitido que los países de habla hispana y de tendencia izquierdista florezca hacia el aislamiento económico y social., creando, a su vez, inestabilidad política y crisis económica que destruye de una manera monolítica, las bases del Estado.

Ya Cuba, no podrás expandir su ideología y dominio por la falta de madurez de los presidentes socialistas al idealizar sus estrategias, la vía militar ha sido la causa de todos estos fracasos y, que ha traido división en la zona, Washington, solo observa y maneja un conjunto de estrategias para dividir y reconquistar.

Unasur fue creada formalmente hace ya una década para promover y avanzar el desarrollo económico y social de Sudamérica. En principio su formación no era ideológica en términos políticos, sino una manera de lograr mayor soberanía e independencia en la región a través de avanzados mecanismos de cooperación e intercambio, así como en materia de defensa y seguridad. (Eva Gollinger), Aunque una mayoría de los gobiernos suramericanos que fundaron la Unasur eran de izquierda —Hugo Chávez en Venezuela, Lula da Silva en Brasil, Néstor Kirchner en Argentina, Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia, Fernando Lugo en Paraguay, Michelle Bachelet en Chile— también participó Colombia, cuyo presidente era el ultraderechista Álvaro Uribe. El objetivo inicial de este bloque regional era crear una comunidad al estilo de la Unión Europea, con un pasaporte unificado, una ciudadanía suramericana, una moneda común y un Parlamento.

La Patria Grande se desvanece y la corrupción y el control de alimentos por parte de las FANB venezolana ha contribuido a la división de este grupo del área económica.

Durante su década de existencia, la Unasur fue debilitada por turbulencias políticas en los países miembros: intentos de golpes de Estado en Ecuador y Bolivia, el fallecimiento de Hugo Chávez en Venezuela y la consecuente crisis socioeconómica, golpes parlamentarios y jurídicos en Paraguay y Brasil y fuertes giros hacia la derecha en Argentina, Perú, Chile y Brasil. Aunque no era un bloque ideológico, no todos los gobernantes actuales comparten el concepto de una identidad y unión latinoamericana o sudamericana.

La ola progresista se encuentra en un contexto ideológico e histórico delicado, porque, en América Latina encontramos un gran grupo de ciudadanos que son dirigentes políticos, pero carecen de formación en la lucha de clases. Todas las alternativas, tienen un punto de particularidades en la acción política por ejercer.

Estamos en un punto de disputa y la inoculación de estrategias poco ha servido y, necesitamos reimprimir a la vida, un nuevo dinamismo. La hegemonía del poder es una disputa en los países neoliberales y, muchos desean romper sus hegemonías y la acción militar, para tener oportunidad de seguir gobernando.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2002 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a262692.htmlCd0NV CAC = Y co = US